Los políticos tamaulipecos, en la "mira" de la DEA y del FBI

20/06/2015
03:10
-A +A

[email protected]

Reynosa, Tamps.— El ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, se sumó a la lista de políticos de la entidad que la justicia de Estados Unidos ha señalado en los últimos años por su presunta responsabilidad en delitos como lavado de dinero, nexos con el narcotráfico, fraudes fiscales o bancarios.

La relación la encabeza el ex mandatario Tomás Yarrington Ruvalcaba y sus colaboradores Napoleón Rodríguez de la Garza; el constructor, Fernando Cano Martínez; y Pablo Zárate Juárez, ex director del Instituto de Vivienda y Urbanismo Tamaulipeco (ITAVU).

Además la investigación de la justicia de Estados Unidos se extendió a la actual administración estatal, luego de que un magistrado acusó al ex titular de Desarrollo Social en la entidad, Homero de la Garza, de lavado de dinero.

Yarrington Ruvalcaba fue denunciado en 2012 en cortes federales de San Antonio y Corpus Christi, Texas, de comprar propiedades con dinero ilícito a través de prestanombres. También fue investigado por la Procuraduría General de la República (PGR), que en esta gestión anunció que se cerraba el archivo en su contra por falta de elementos.

Sin embargo, en Estados Unidos la Fiscalía Federal del Sur de Texas obtuvo de un Juez Federal, a inicios de diciembre de 2013, la orden de aprehensión contra Yarrington Ruvalcaba, por fraude bancario, fiscal, lavado de dinero y presuntos nexos con el narcotráfico. Sus abogados han señalado que ninguna de estas acusaciones procedió.

Según un comunicado del Departamento de Justicia de Estados Unidos, fechado el 2 de diciembre de 2013, señala que en 1998 Yarrington recibió grandes sobornos de los principales traficantes de drogas que operan en Tamaulipas, incluyendo el Cártel del Golfo.

Algunas de las propiedades que el gobierno estadounidense le atribuye estaban a nombre de Napoleón Rodríguez de la Garza; el constructor, Fernando Cano Martínez; y Pablo Zárate Juárez, quien, según el fiscal Kenneth Magidson, fue acusado de conspirar para lavar instrumentos monetarios, conspirar y cometer fraude bancario.

Además, a Zárate Juárez se le decomisó una aeronave Pilatus Aircraft 2005, con matrícula N679PE. La fiscalía estadounidense afirma que el mismo avión aparece en la acusación penal contra Yarrington Ruvalcaba. Mientras que el empresario Fernando Cano Martínez, favorecido con millonarios contratos por Tomás Yarring- ton, fue acusado de lavar dinero y realizar operaciones fraudulentas en bancos de Texas.

 

Julio Manuel L. Guzmán

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS