Conflictos viales y gresca por marchas

Jóvenes se enfrentan con policías y granaderos. En mitin se expresan contra partidos políticos
En el Hemiciclo a Juárez, encapuchados lanzaron bombas molotov a granaderos, uno de los cuales se vio envuelto en fuego (Foto: Cristopher Rogel Blanquet / EL UNIVERSAL)
27/05/2015
02:33
Eduardo Hernández, Marcos Muedano y Julián Sánchez
Ciudad de México
-A +A

[email protected]

La jornada de la Doceava Acción Global por Ayotzinapa terminó con un enfrentamiento entre manifestantes y granaderos, luego de que concluyó un mitin encabezado por familiares de los 43 normalistas víctimas de desaparición forzada, en el que se llamó a no permitir la instalación de casillas en el estado de Guerrero durante el proceso electoral del próximo 7 de junio.

Luego de ocho horas de movilizaciones, que pusieron en jaque al Distrito Federal por el cierre de calles y avenidas, se realizó un mitin en el Hemiciclo a Juárez, en el que Felipe de la Cruz, vocero de los padres de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, pidió que no se permita la instalación de casillas en los comicios de Guerrero, ya que no se han presentado vivos a los normalistas.

Al concluir el mitin, los jóvenes hicieron una gran fogata frente al Hemiciclo a Juárez con propaganda electoral que habían arrancado durante las sendas marchas que salieron de las estaciones del Metro Taxqueña, Indios Verdes y Zaragoza, así como del Auditorio Nacional.

“La quema de esta propaganda es un mensaje para los políticos parásitos, de que también a ellos los vamos a quemar”, dijo a través del sonido Felipe de la Cruz.

La protesta había concluido, pero aún había un número importante de manifestantes alrededor de la fogata, cuando cuatro policías intentaron apagar con extintores el fuego.

Esto provocó el enojo de los presentes, quienes comenzaron a lanzar objetos a los uniformados y a enfrentarlos; los policías intentaron responder, pero eran superados en número, hasta que llegó el apoyo de granaderos que estaban frente al Palacio de Bellas Artes, lo que reavivó la gresca y, sin que el fuego se apagara, los policías rociaron con polvo del extintor a los inconformes.

Jóvenes embozados lanzaron un par de bombas molotov a los granaderos, lo que provocó que se encendiera el uniforme de dos, uno de los cuales gritó desesperado a sus compañeros: “Apáguenme, apáguenme”, lo que hicieron de inmediato con los extintores.

Durante el enfrentamiento, que duró poco menos de media hora, Luis Rosales Gamboa, subsecretario de Operación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), estuvo entre los lesionados, con una herida en la barbilla.

Detuvieron a cinco, pero minutos después fueron liberados, uno de ellos —que iba disfrazado de árbol— de manera inmediata, pues sólo se había acercado a los policías con una pancarta. A los otros los dejaron ir, por la negociación que realizó Felipe de la Cruz, quien dijo que no eran de su grupo, pero pidió su liberación porque iban con ellos en las marchas.

En estas movilizaciones, a diferencia de otras realizadas en los meses anteriores, participaron menos personas, pues, de acuerdo con autoridades fueron siete mil; los organizadores aseguraron que fueron más de 10 mil.

Se despliega protesta

En estas movilizaciones, al cumplirse ocho meses de los hechos en Iguala, Guerrero, padres de los normalistas insistieron en que no declinarán en su lucha hasta que se cumpla su exigencia.

Marcharon acompañados, entre otros grupos, por integrantes de organizaciones como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, del Sindicato de Telefonistas, del Frente Popular Francisco Villa y ejidatarios de San Salvador Atenco.

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal desplegó a dos mil 657 uniformados con 213 vehículos, y un helicóptero sobrevoló las diferentes zonas por las que transitaron los manifestantes en su recorrido.

En la manifestación que salió del Metro Taxqueña participó un grupo de jóvenes encapuchados, autodenominados anarquistas, que realizaron pintas en fachadas de instituciones bancarias, negocios, mobiliario urbano, estaciones del Metro y otros lugares, además de arrancar propaganda electoral de los partidos políticos.

Las cuatro marchas concluyeron en en el Hemiciclo a Juárez, donde reiteraron que no cesarán las movilizaciones hasta que presenten con vida a los 43 estudiantes normalistas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS