“UNAM toma medidas, no propone una guía moral”

Lanza campaña #UnGoyaPara contra adicciones y acoso escolar; el principal mal que aqueja a jóvenes es la soledad, asegura
David Pastor Vico Dirección General de Atención a la Comunidad (BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
07/08/2017
02:16
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) lanzó una campaña para promover valores en contra del consumo de drogas al interior de las instalaciones, el machismo, el acoso escolar y para adoptar valores en las acciones de la vida cotidiana, señala el promotor de la campaña que se realiza a través de la Dirección General de Atención a la Comunidad, David Pastor Vico.

El objetivo es que los estudiantes asuman esos valores como parte de su vida y los lleven a sus comunidades y su entorno. Con frases como “#UnGoyaPara quienes buscan en la UNAM su dosis diaria de conocimiento, y no de drogas”; “para los que en vez de dar un madrazo, dan un abrazo”; “para quien dice ‘salud’ al que estornuda y no al que chupa en nuestras instalaciones”; “para los que piensan que los porros no caben en la UNAM”; “ para los que saludan a una mujer y la miran a los ojos”; “para los que gritan contra la discriminación y no para lastimar”; “para quienes no bulean, y doble goya para quienes defienden a las víctimas de acoso escolar”, se busca dar un nuevo sentido a la porra universitaria, explica el también funcionario de la universidad.

El “goya” es la porra que por tradición acompaña los partidos de futbol de los Pumas; ahora también acompañará los pequeños actos cotidianos que implican la aplicación de valores: no consumir drogas en las instalaciones universitarias, respetar las reglas de tránsito, no ejercer el acoso escolar o frenarlo.

“Ojalá no tuviéramos nunca que sacar una campaña de valores, porque significaría que están en su mejor época, pero la UNAM es una muestra representativa de la sociedad; no sólo que sea una muestra, sino la mejor representación”.

¿Cuál es la importancia de promover los valores en un fin de semestre tan complicado como el que tuvo la UNAM?

—La Universidad está redoblando, como es patente y manifiesto, sus esfuerzos por que [esta] sea una isla de garantía y de seguridades para toda la comunidad. Es obvio que la campaña también tiene que responder a eso de una manera más abierta y comunicativa. Somos una isla de seguridad, pero tenemos que tomar medidas desde el primer momento y una de las medidas es ésta. Si todos fuésemos amigos, nos respetáramos y nos viéramos como iguales, podríamos evitar muchas cosas. Siempre va a haber incidentes particulares, pero dentro del espíritu universitario hay que tomar cierto tipo de cartas.

¿En la campaña se buscará reforzar el no consumo de drogas?

—La campaña lo que te dice es que lo que vamos a valorar de ti es si dejas, precisamente, ese tipo de conducta para volcarte en tus estudios y en tu ser universitario. Lo que no podemos hacer, ni pretender ser, es una guía moral, no podemos dogmatizar, porque si lo haces puedes tener un efecto rebote. No tiene sentido, tenemos que hablarles en ese lenguaje y que sean ellos los que deduzcan la situación.

¿Se va a trabajar el tema desde el aspecto de los valores?

—Van a encontrar carteles específicos que hablan de eso: “Un goya para los que deciden pasarse la noche estudiando y no consumiendo”.

¿Ha notado que la situación actual haya generado un ánimo en la baja de los alumnos?

—No se nota, porque ellos vienen con una ilusión tremenda, con el ánimo muy alto. [De] lo que no son concientes realmente es hasta qué punto ellos van a ser un motor de cambio en la sociedad, es lo que no saben y lo que necesitamos que descubran, que van a ser el motor de cambio de la sociedad.

¿Cuál es el pilar de la campaña?

—El respeto: entre nosotros, a la sociedad, a la universidad, a las normas de conducta que hemos aceptado. Cuando hablamos de respeto a uno mismo, hablamos de no consumo de drogas, por eso valoramos al que decide estudiar en vez de estar fumando mota. Que si lo quiere hacer en su casa, muy bien; esta no es una campaña moral, no le vamos a decir: ‘¡No lo hagas nunca!’. Esa es su responsabilidad, pero sí que respete el espacio. Que se den cuenta de que su compromiso con la sociedad es convertirse en personas críticas y autónomas.

¿Cómo surgió la idea de esta nueva campaña de valores?

—Nos dimos cuenta que no tenía ningún sentido hablar de valores universitarios de una manera paternalista, no tiene sentido decirles a los alumnos qué hacer o no. Necesitamos revalorizar las acciones que potencien el sentido de colectividad. Ojalá no tuviéramos nunca que sacar una campaña de valores porque significaría que están en su mejor época, pero la UNAM es una muestra representativa de la sociedad.

¿La campaña trata de adoctrinar en valores?

—La idea no es adoctrinar ni ser paternalistas o moralistas. La moralidad es un sistema de imposición vertical, los valores son las herramientas que nos permiten llevar una convivencia mucho más sana. Los valores facilitan la vida más respetuosa y solidaria, en ellos se debe fundamentar la universidad.

¿Cambió el formato de valores en la UNAM?

Ahora la campaña es más fresca, utilizamos muchos colores alejados del azul y oro institucional, con un lenguaje absolutamente coloquial para que los estudiantes lo puedan entender. No decimos ‘igualdad’, ‘equidad de género’ [porque] al final se convierten en consignas que entran por una oreja y salen por la otra: necesitamos entender el fenómeno para que se interiorice y que los alumnos acaben portando estos colores de la campaña.

¿Cuáles son los temas que aborda la campaña?

—Son temas de la cotidianeidad, por ejemplo de vialidad, porque somos una ciudad en pequeñito y los hábitos para aprender vialidad empiezan aquí; posteriormente, si tienen hábitos sanos, podrán extenderlos al resto de la ciudad. Cuando ves una colonia que tiene problemas, 20 chavos de esa colonia estudian aquí. Qué genial sería que estos chicos no sólo vieran el mensaje, sino que lo expandieran e irradiaran a su colonia. Queremos convertirnos en un agente de cambio a partir de los valores universitarios.

¿Qué problemas han detectado en los jóvenes?

—Soledad. Vivimos en una sociedad que no confía mucho, los seres humanos no confiamos los unos en los otros. Los problemas de México y de la UNAM no son sólo de aquí, son globales: si te puedes comer una hamburguesa de una marca y te la puedes comer en Moscú, significa que tenemos los mismos problemas. Son chicos profundamente individualistas, que les cuesta trabajo relacionarse con los demás, vemos soledad, falta de compañerismo. Debemos fomentar los valores propios de su edad, que se relacionen con los demás y aumenten su emotividad, así conseguimos un aumento de la textura del tejido social y, milagrosamente, subirá su nivel académico: el trabajo colaborativo fomenta el mejor desarrollo académico de los alumnos, y el respeto.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS

NOTICIAS DEL DÍA