Invitan a negociadores de TLCAN al Senado

Buscan conocer opiniones de sectores productivos del país; garantizan diálogo abierto con la iniciativa privada
El presidente del Senado, Pablo Escudero, señaló que la Cámara Alta supervisa y aprueba la firma de los tratados internacionales (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
07/08/2017
02:05
Alberto Morales y Suzzete Alcántara
-A +A

[email protected]

El presidente del Senado, Pablo Escudero (PVEM), invitó al coordinador y negociador en jefe del sector privado mexicano, Moisés Kalach, así como al presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, a dialogar sobre el inicio de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Escudero Morales detalló que conforme al marco constitucional, el Senado es el órgano legislativo que analiza la política exterior, así como supervisa y aprueba la firma y modificación de los tratados internacionales de los que México forma parte. 

“Por lo que es necesario conocer los comentarios y propuestas de todos los sectores productivos del país”, dijo.

Informó que es importante conocer el punto de vista del sector privado respecto a los ejes temáticos que guiarán la postura de México en la mesa de negociaciones para la modernización del TLCAN a fin de lograr en conjunto, un mayor desarrollo económico.

Escudero expuso que se trata de un diálogo abierto con la iniciativa privada que se ha esmerado y consolidado, y está lista para hacer frente a los nuevos retos que se presenten en la negociación para modernizar el tratado.

Destacó que es importante colaborar con los diferentes sectores productivos del país para establecer una agenda común, así como conocer el papel que desempeñarán en el cuarto de inteligencia dentro de las negociaciones, para analizar cada una de las disposiciones que permitan actualizar el TLCAN, velando siempre por los intereses de México.

Critica prioridades de SE. La coordinadora del PRD en el Senado, Dolores Padierna, criticó que en las “prioridades de México en las negociaciones para la modernización del TLCAN”, de la Secretaría de Economía (SE), no hay ninguna mención a la minería, aun cuando se trata de una de las actividades económicas primordiales para nuestro país.

La perredista recordó que México es receptor de empresas estadounidenses y canadienses —sobre todo estas últimas— en el sector minero.

“Esa condición debería llamar la atención sobre la estructuración de la estrategia de negociación del gobierno, sobre lo que entienden que funciona mal y sobre los cambios necesarios”, expresó la senadora.

Padierna Luna declaró que las grandes empresas se benefician con casi 95% de las extracciones de oro, plata y cobre.

La perredista señaló que pese a que México es primer productor mundial de plata y uno de los 10 primeros en 15 minerales, además de que el sector minero metalúrgico aporta aproximadamente 4% de nuestro PIB, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) sólo 1% de los ingresos fiscales corresponde a los impuestos que pagan las mineras, mientras en países como Perú esta cantidad es más de seis veces mayor.

Debido a la escasa regulación, los que deberían ser proyectos de desarrollo terminan por convertirse en proyectos de muerte y empleos precarios, dijo.

Señaló que un tratado de libre comercio debe aprovechar las ventajas comparativas en un marco de igualdad de las naciones socias, con salarios similares a los de los países de origen, regulaciones compartidas sobre medio ambiente y mecanismos tributarios.

“De lo contrario, se estará tasando el valor de algunas vidas y algunos territorios por encima del de otros. Eso sería sumisión, no asociación”, dijo.

Piden diputados incorporarse. La bancada del PRD en la Cámara de Diputados exigió al gobierno federal que el Poder Legislativo sea incorporado a la renegociación del TLCAN.

El vicecoordinador del PRD, Jesús Zambrano, destacó que como poder representante de la ciudadanía debe vigilar los acuerdos a los que lleguen los gobiernos involucrados y evitar negociaciones que no beneficien al país y a la mayoría de los mexicanos.

Expuso que el tema del salario mínimo es fundamental en las discusiones que iniciarán el 16 de agosto, toda vez que los sectores patronal y sindicales han externado que es ineludible fortalecer los ingresos de la clase trabajadora para detonar la capacidad adquisitiva y el mercado interno que se encuentra estancado.

“Sin duda hay un desequilibrio enorme en las percepciones de los mexicanos frente a los estadounidenses y los canadienses, prueba de ello es que un mexicano tiene como base salarial 80 pesos diarios por ocho horas de trabajo, mientras que un trabajador estadounidense gana de mil 24 pesos a mil 480 pesos por la misma jornada laboral, lo que implica que en Estados Unidos se puede ganar de 12 a 18 veces más por día que en México”, precisó.

Dijo que el hecho de que la Coparmex, la CTM y el CCE coincidan en que se debe subir el salario mínimo sin afectar inflación, es un punto que no se puede soslayar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS