“Un frente opositor no es la solución de gobierno”: Derbez

El PAN debe aprender de sus errores e ir unido o no ganará en 2018, asegura
Luis Ernesto Derbez Bautista Ex secretario de Relaciones Exteriores (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
13/08/2017
04:00
Suzzete Alcántara
-A +A

politica@eluniversal.com.mx

Video

“Un frente opositor no es la solución de gobierno”: Derbez

El PAN debe de aprender de sus errores e ir unido o no ganará en el 2018, asegura

 

Luis Ernesto Derbez, aspirante a la candidatura presidencial del PAN, considera que el ex presidente Felipe Calderón debería dejar de expresar públicamente su respaldo a su esposa Margarita Zavala, porque en lugar de hacerle un bien, sostiene, le hace mal.

Califica de incómodo e innecesario que el ex mandatario exhiba sus expresiones a través de redes sociales, pues afirma que la ex primera dama tiene méritos propios por los cuales se le evaluará.

Desde el piso 16 de uno de los edificios de Paseo de la Reforma, y de donde presume de tener una vista panóramica del centro de la Ciudad de México, Derbez Bautista señala que si el PAN no aprende de sus errores del pasado difícilmente podrá ganar en el proceso electoral de 2018.

Entre dichos errores, dice, el no querer observar que sus triunfos en el 2000 y en 2006 fueron por una minoría, y no por un contudente número de votantes, basta con recordar que entre Calderón Hinojosa y Andrés Manuel López Obrador sólo hubo una diferencia de 0.6%.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el panista, quien durante ocho años se alejó de la escena política y se desempeñó como rector de la Universidad de las Américas de Puebla (BUAP), agrega que el PAN debe llegar a la contienda por la Presidencia con propuestas escritas y dispuestas a ejecutarlas, pues sólo así podrá combatir la corrupción e impunidad de la que tanto se quejan los mexicanos.

Argumenta que haciendo realidad el combate a la corrupción se podrán evitar tragedias como la de la Guardería ABC, en la que perdieron la vida 49 niños, por permitir que de los programas sociales se hagan negocios familiares, donde solo salen beneficiados los primos, tíos o cuates.

¿De dónde surge el deseo de contender por la candidatura presidencial para 2018?

—Va sonar cursi y romántico, pero el deseo surge de la frustración. Cuando veo quienes han declarado que les interesa esta lucha por la candidatura y me siento con varios de ellos y les pregunto “¿qué vas hacer si llegas a la Presidencia?”, encuentro que no hay un plan ni visión y es simplemente “quiero ser”, me surge una obligación moral de decir: “Entonces, yo que sí he estado pensando esto, me salgo de mi zona de confort”.

¿Esto lo hace diferente del resto de los aspirantes?

—Sin duda, soy en este momento un político disruptivo, no vengo de la política. Llego de fuera, llego diciéndole a la gente: “Estoy entrándole a esto porque sí sé qué hacer”, pero si hubiera alguien no voy, pero no hay nadie, y la única persona que ha dicho qué piensa hacer [Andrés Manuel López Obrador] no está diciendo cosas correctas, está hablando del siglo pasado.

¿La aspiración nunca pasó por su mente cuando fue funcionario?

—Sí, sin duda. En 2006 cuando tenía más exposición no estaba preparado, uno debe saber cuándo se está preparado para querer ser Presidente de la República. Además, en ese momento tenía problemas familiares.

¿Cómo ve al PAN ahorita?

—Veo un PAN que necesita reencontrar las raíces, que está trabajando en eso, que le está costando trabajo; veo un PAN que acumuló personas porque éramos gobierno, y veo un PAN que está limpiando eso. Veo un PAN con un presidente joven, ambicioso, sería terrible que no lo fuera, y siendo ambicioso es alguien inteligente, alguien que ha sabido conducir al partido de una manera pragmática, que ha obtenido triunfos que no tuvimos en mucho tiempo.

Pero al mismo tiempo veo a un PAN con una gran posibilidad de fraccionamiento, de división, si no logramos llegar a la conclusión de cómo debe ser el proceso de selección de la persona que represente al partido en el proceso electoral de 2018, ese es el gran riesgo. Hoy tanto el presidente como los que aspiramos debemos atender que solo unidos al final, podremos triunfar.

¿Qué tiene por hacer el PAN para que la gente le dé su voto?

—Regresar a sus valores tradicionales, presentar una propuesta concreta, hablarle a la gente y decirle: “Esto es lo que vamos a hacer”.

¿Cree que el PAN puede unirse?

—Sí, siempre y cuando pensemos en la propuesta, que haya transparencia en el proceso, pero también se necesita entender que es importante una coalición de gobierno, no un Frente Amplio de Oposición, eso es juntarnos para no dejar que llegue Juanito o Pedrito, no, se debe pensar en juntarse para mejorar el país, de forma positiva.

Ese término de oposición es terrible, porque te lleva a pensar “me voy a juntar para que no llegue alguien más”, cuando lo que se debe hacer es decirle al pueblo de México: “Si yo gobierno así lo voy hacer, tengo un plan de gobierno, tengo una coalición”.

¿Es decir, no le convence el Frente Amplio Opositor?

—No, por la palabra opositor. Me convence un frente amplio de gobierno, de coalición. No podemos seguir con la palabra de opositor, el que diga eso entonces quiere oponerse. Lo que quiero es construir un país nuevo, quiero un frente que construya otro México.

En un gobierno de coalición, el Presidente no es el salvador, es el gerente del equipo que va resolver los problemas, porque va a poner gente de todas las visiones para hacer un país de futuro, eso quiere decir que involucras en las decisiones, no como el Pacto [por México] que se rompió porque gobernaste solo y lo que tenemos ahora es corrupción.

¿Quién es el rival del PAN?

—Es la apatía, la falta de transparencia. Si el PAN comete el error de no ser transparente en su proceso, ese es su propio rival, él mismo. El verdadero rival del PAN es el PAN.

¿No va a declinar?

—No voy a declinar, no tengo ningún interés, si voy a declinar pues mejor me quedó como rector. Declinar para que me hagan senador, ¡no por Dios!, eso ya me lo ofrecieron hace 10 años, ¿para ser embajador? No, gracias.

¿En caso de no obtener el triunfo?

—Estoy convencido de que primero está México, después del PAN y luego la persona, pero si quien gana no piensa igual, entonces no será alguien a la que a mí me interese apoyar, pero no generaría fractura.

¿Se suma a las voces que piden a Ricardo Anaya definirse?

—La indefinición es terrible, pero como presidente del partido él está jugando un papel, y tiene que cumplir y hasta el momento lo está haciendo, le podemos achacar muchas cosas, pero la defensa de voto en Coahuila la está dando.

¿Qué dice de que el ex presidente Fox ahora defienda el PRI?

—Es muy triste, se lo he dicho. No puedo creer que alguien que representó la transición en su momento es alguien que respalda la presidencia de Enrique Peña Nieto. El ex presidente Fox debió de reconocer su papel en la historia, que era ser el primer presidente de oposición que ganó en la época moderna de México, debió haber cuidado eso, que no lo hizo y eso, en mi opinión, es un error.

De la misma manera, y lo digo con todo respeto, que el ex presidente Felipe Calderón ande tuiteando y demás, porque es incómodo e innecesario, su esposa no necesita ese respaldo, ella tiene sus méritos y debemos evaluarla y debería exigir ser evaluada por sus méritos propios, pero es complicado, ya lo vimos con Hillary Clinton.
 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios