Falta de fiscal detiene sistema anticorrupción: presidente del INAI

No tener fiscal detiene maquinaria contra la corrupción; la transparencia hace evidente la voracidad de los gobernantes
Francisco Acuña Llamas, comisionado presidente del Inai. FOTO: GERMAN ESPINOSA. ELUNIVERSAL
22/07/2017
04:00
Alberto Morales
-A +A

[email protected]

El comisionado presidente del Inai, Francisco Acuña Llamas, afirma que sin fiscal y magistrados anticorrupción se “detiene” la plena vigencia de todas las dimensiones institucionales y procedimentales del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

En entrevista, Acuña explica que, de acuerdo con la ley, sin el fiscal anticorrupción de la PGR las reformas al Código Penal Federal para los nuevos delitos de corrupción no están plenamente vigentes.

Coincide con especialistas en que el SNA debe incidir en casos emblemáticos de corrupción, pero aclara que en las pesquisas contra los ex gobernadores, los procesos deben seguir la vía ordinaria, porque, reitera, sin fiscal no les pueden imputar los nuevos delitos.

“Son el Estado de derecho y la legalidad muy claras, no pueden entrar en categoría de este nuevo sistema aquellos que no hayan nacido dentro de su periodo de operación plena. Entiendo que muchos voltearán a ver si no prosperan los enjuiciamientos sobre los ex gobernadores en la vía ordinaria, cuando por esta vía no entran en vigor y en plena conexión los delitos que pudieron haber estado vigentes al haber fiscal”.

La entrevista se realiza en la oficina del comisionado presidente, en el cuarto piso de la sede del Inai. Acuña Llamas es el único comisionado en el inmueble, porque, dice, le tocó hacer “guardia” en el periodo de receso administrativo del instituto.

El comisionado presidente confía en que el Senado complete los nombramientos faltantes del SNA antes de que termine el año, porque de lo contrario, advierte, los partidos tendrán que asumir el costo político ante la ciudadanía en los comicios de 2018.

¿Cómo llegan a la implementación del SNA?

—El pasado 19 de julio se completaron los periodos de espera para que se fueran cumpliendo las diferentes facetas para el inicio [del SNA], pero no estamos completos. Falta el fiscal anticorrupción, faltan los 18 magistrados, y no se puede dejar de mencionar esto, porque, por ejemplo, las normas penales reformadas en el Código Penal federal para delitos de corrupción no están plenamente vigentes hasta que no haya fiscal.

¿Por ello no firmaron el exhorto contra el espionaje?

—Esa fue la razón por la cual no acompañamos el exhorto que tanta controversia suscitó, porque precisamente hace falta ese fiscal. No en la dimensión que algunos han dicho de que sin él [fiscal] no se puede avanzar, claro que se pueden hacer cosas, no estamos paralizados y no hemos dejado de operar, de sesionar, de propagar en todos lados que el SNA es una realidad constitucional en casi todos los sentidos, salvo la figura del fiscal y los magistrados.

Estamos en activo, sí; la fecha se cumplió, sí, pero el plazo no se satisfizo, porque no hay plena vigencia de todas las dimensiones institucionales y procedimentales por la falta del fiscal.

¿No tener fiscal en qué afecta al SNA?

—Eso detiene la plena vigencia de los tipos penales de corrupción. Es cierto, hay otros tipos delictivos que tienen que ver con actos de corrupción, como el cohecho, como el abuso de autoridad, el peculado, sí están ahí y son funcionales, pero para la dimensión que constituyó ese sistema innovador mexicano, único en el mundo, que va contra la manifestación evidente, tan lamentable, que nos aqueja, porque el mal de nuestros tiempos es la corrupción.

¿El SNA debe incidir en temas emblemáticos de corrupción?

—Sí, claro, pero ahí es donde el Estado de derecho y la legalidad son muy claras: no pueden entrar en categoría de este nuevo sistema aquellos que no hayan nacido dentro de su periodo de operación plena. Entiendo que muchos voltean y nos ven si no prosperan los enjuiciamientos sobre los ex gobernadores en la vía ordinaria, cuando por esta vía no entran en vigor y en plena conexión los delitos que pudieron haber estado vigentes por no haber fiscal.

¿Pero en el caso del socavón del Paso Exprés de Cuernavaca sí puede actuar?

—La lupa ya está puesta. El Inai inició de inmediato la exigencia a la SCT para que coloque toda la información pública de esa y de todas las obras que ha realizado, para que la ciudadanía efectúe el escrutinio que requiere hacer. Las manifestaciones ante casos como la negligencia que genera desastres, como en este caso, con una terrible consecuencia en pérdidas de vidas humanas, porque al final hay un acontecimiento que nos lleva a la terrible comprobación de que no hubo, seguramente, todas las medidas de seguridad que deberían haberse tomado para que se evitara lo que ocurrió.

¿Cuál es el papel del Inai en el Sistema Nacional Anticorrupción?

—El Inai es la mirilla que visualiza y permite el monitoreo de la apertura informativa, que muy frecuentemente se trata de evitar o eludir cuando se trata de aspectos delicados del quehacer ordinario de las instituciones públicas. Ahora, en conjunto, es para apuntar [a que], con mayor energía, las potencias institucionales generen verdaderas barreras a la corrupción. Está por venir por todo un camino nuevo.

¿Y sí funciona la transparencia?

—La transparencia está funcionando, porque se pone en evidencia lo que se hace y lo que no, lo malo y lo bueno, y en esa parte, lo negativo, como las manifestaciones impúdicas de los abusos de la insaciable voracidad de gobernantes de algunos estados, que han sido encontrados como presuntos responsables de peculado y de unos derroches incalculables, en estas dimensiones tan apabullantes que hemos visto, se debe a que hay un aumento muy grande en las lupas de la transparencia.

Hay quienes dicen que como está la ley, el fiscal no tiene dientes, ¿se debe reformar?

—Siempre habrá quienes quieran más y mejor de lo logrado y conseguido, ya [sea en] la propia dimensión institucional de esta armazón de instituciones acopladas para una actividad específica como lo es la [lucha] anticorrupción, [o] reforzando las vías de cada institución, es ya algo notable que seguramente transformará la realidad nacional cuando estemos en plena vigencia. Eso de las exigencias no dejan de ser debates interesantes que se tienen que hacer, pero un fiscal anticorrupción, sea quien sea, por las potestades que tiene, podrá operar.

¿El Senado está a tiempo de reparar su falta?

—Al nombrarlos, el Senado colmará una laguna, y por supuesto que nos dará el faltante que es una necesidad, porque, como dije, se detiene una parte importante de la maquinaria operativa del SNA.

¿Esta demora es parte de las resistencias del poder público para entrar a este nuevo modelo?

—Puede serlo, porque no cabe duda que esta es una ingeniería constitucional e institucional que los partidos echaron a andar con gran voluntad de las bancadas, las cuales entre sí se reconocen que por ellos surgieron estas instituciones y estas reformas legales, pero hay que reconocer también que la temperatura política cambia en la medida que se acercan nuevos comicios. El próximo año viene la más grande disputa electoral, la más competida y aguerrida, y no dejo de reconocer que algo hay de esto permeado en las condiciones que se dan entre ellos para dar el sí a determinadas decisiones.

¿Si en 2018 llegamos sin fiscal, el costo político lo asumirán los partidos?

—Sin duda, pero espero no tener que llegar a ese momento, espero que entre los senadores al final prevalezca el gran Senado que hemos tenido en esta Legislatura, que ha prohijado las mayores instituciones para esta faceta democrática, y no vaya a desdorar los grandes avances por no haber tenido la capacidad de conciliación política para encontrar solución a estos pendientes.

¿El Inai llevará su llamado al Comité Coordinador del SNA para que se completen los nombramientos?

—No es descartable, es posible y hasta conveniente, pero ahora lo estamos haciendo [a título personal] porque lo que importa es que no se consume una mayor demora para que no se detengan las acciones, ante la mirada escéptica de la población que está molesta cuando ve que lo que le han dicho que pasa cuando la impunidad vence, cuando la corrupción se instala y es ineludible, cuando las aspas creadas para limpiar la polución pública de las instituciones se anegan, cuando esto no sirve los efectos en la ciudadanía es la pérdida de credibilidad.

¿Cómo ve el camino de la implementación del SNA, habrá más resistencias?

—Muy arduo, porque estamos empezando de cero en algo nuevo donde no hay librito o guía, es una nueva era en donde seguiremos con el ejercicio de cercanía con los medios de comunicación y las organizaciones de la sociedad civil, que tienen una exigencia enorme. Seguramente muchas veces nos echarán críticas y nos van a reclamar, pero lo importante es que haya un diálogo democrático.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS