Entre diablos rojos le pide a la diosa fortuna cerrar sexenio

El Jefe del Ejecutivo festeja su cumpleaños 51 y anota un gol
El presidente Enrique Peña Nieto partió un pastel de cumpleaños en las instalaciones del Deportivo Toluca, donde realizó un recorrido (FOTO TOMADA DE FACEBOOK)
21/07/2017
04:30
Francisco Reséndiz
Toluca, Méx
-A +A

[email protected]

El presidente Enrique Peña Nieto cumplió 51 años. Y ahí, en el césped de La Bombonera dio gracias a Dios, pidió ayuda a “la diosa fortuna” para concretar los proyectos que faltan a su administración, demandó un título al Toluca y hasta metió un gol.

Es su quinto cumpleaños que festeja siendo Presidente de la República y lo hizo igual que en los años anteriores: con un evento en su natal Estado de México, pero esta vez fue diferente. No hubo un gran acto, celebró casi en privado, lejos de las masas, sólo acompañado por algunos de sus más leales.

Casi son las dos de la tarde. Las gradas del nuevo estadio del futbol profesional Nemesio Diez se sacuden cuando se siente el vuelo bajo de un helicóptero del Estado Mayor Presidencial. En una de las esquinas esperan en el graderío los ídolos de ayer y de hoy del Deportivo Toluca. El presidente Peña Nieto ha recorrido el estadio acompañado por el presidente y heredero del Club, el empresario Valentín Diez Morodo, también están cerca el gobernador Eruviel Ávila Villegas, los secretarios de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, y de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda Nava. El rojo y el blanco, colores de los diablos inundan la cancha.

Por fin llegan al campo. Peña Nieto se ve feliz, tranquilo. Entonces se sincera en un discurso de menos de 10 minutos. Habla de la distinción de visitar su tierra en su cumpleaños e inaugurar este estadio en el Centenario del Deportivo Toluca, presume sus 10 títulos.

Tardó en llegar a la develación la placa inaugural —platica— por la gente que salió para saludarlo e insiste en el privilegio que representa para él visitar su estado natal.

En su discurso da gracias a Dios por cumplir 51 años, y el privilegio de ser Presidente de la República.

Luego recuerda el inicio de su carrera política en esta ciudad, tras salir de Atlacomulco para estudiar en Toluca hasta el bachillerato y viajar a la Ciudad de México para cursar la universidad. Dijo entonces que regresaría como aficionado. Hizo una sugerencia, que no reclamo, aclaró.

“Siendo gobernador del estado, el Toluca obtuvo tres títulos, y ahora en la Presidencia le debe uno, en la satisfacción al Presidente, que el Toluca sea campeón, como espero que lo sea en esta temporada”, dice.

A punto de retirarse, el Presidente lanza un grito fuerte: “Yo sí le voy, le voy al Toluca”, y luego otro más fuerte: “Le vamos al Toluca”. Aplausos.

Camina rodeado de chamarras rojas y blancas al centro del campo. Las gradas, sin aficionados. Habla con periodistas que le preguntaron qué le pide a la vida en su cumpleaños.

Responde que para el último año de gobierno le pide a la vida poder concretar los proyectos, aprovecha para destacar los avances en materia educativa, donde hay logros concretos con escuelas nuevas, de tiempo completo, planteles renovados y un gran compromiso de los maestros.

El Presidente agrega que en telecomunicaciones hay una mayor competencia, las tarifas y precios de acceso a internet y telefonía celular han bajado considerablemente y se cuenta con una mejor infraestructura en todo el país, ampliando la capacidad de puertos, al tiempo de duplicar la red de gasoductos en beneficio de apuntalar la industria y con ellos crear empleos.

“Que cómo me siento, pues me siento satisfecho, qué le pido [a la vida], pues la energía, la vitalidad y, sobre todo, que la diosa fortuna nos acompañe para que todo lo que nos hemos propuesto se materialice”, indica Peña Nieto.

El presidente Peña Nieto camina hacia una de las porterías, es aquella donde México recibió los goles de Italia en 1970. Bromea con el portero Alfredo Talavera: “Yo lo tiro a la derecha y tú te avientas a la izquierda”, le dice. Hace una pausa, se quita el celular del cinturón: “Me voy a lanzar”, dice el futbolista, el Jefe del Ejecutivo federal sonríe.

El Presidente corre hacia la pelota colocada en el punto de penalti y dispara con la pierna derecha, el tiro va cerca del guardamenta pero a ras de pasto, Talavera va hacia su derecha y reacciona de inmediato, pero sólo alcanza a manotear la pelota que entra pegada al poste. Gol. El Presidente y la porra lo celebran.

Así, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto celebró su cumpleaños número 51, pero lo hizo lejos de las masas, solamente con unos cuantos, en privado, sin un gran evento.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS