Especialistas ven difícil armar un frente amplio

Afirman que para lograr que el frente amplio tenga credibilidad ante la sociedad, deberá ir con un candidato ciudadano que no sea afín a ninguno de los partidos
El 20 de mayo, Ricardo Anaya, líder nacional del PAN, y la presidenta del PRD, Alejandra Barrales, abrieron la posibilidad de ir juntos rumbo a las elecciones de 2018. FOTO: CUARTOSCURO
14/07/2017
03:50
Suzzete Alcántara y Misael Zavala
-A +A

Politólogos coincidieron en que la construcción de un frente amplio entre el PAN y el PRD se ve difícil, toda vez que hasta ahora no se han definido por completo los motivos del porqué deberían ir juntos al proceso electoral de 2018.Añadieron que aun cuando ambas fuerzas políticas han expresado que el frente amplio tiene otros objetivos más allá de evitar la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República o que el PRI se mantenga en el gobierno federal, en realidad parece lo contrario, eso sumado a que al interior de los partidos hay voces que no coinciden con la alianza, particularmente en el PRD.

Los especialistas indicaron que para lograr que el frente amplio tenga credibilidad ante la sociedad, deberá ir con un candidato ciudadano que no sea afín a ninguno de los partidos que lo conformen, hecho que se ve complicado ya que cada uno buscará imponer a su abanderado.

El investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), José Antonio Crespo, externó que para garantizar el triunfo de un frente amplio en 2018, deberán ir con un candidato distinto a cualquier instituto político.

“Formar un frente amplio implica ir con un candidato distinto, un frente entre el PRD, PAN, quizá Movimiento Ciudadano, debe ir acompañado de organizaciones cívicas y otras personalidades que les permita derrotar tanto al PRI como a López Obrador, pero eso implica que se retiren los candidatos del PAN o PRD, y eso lo veo difícil. No veo que digan: ‘Me hago a un lado para que llegue un ciudadano’, no es fácil eso”, asentó.

Para el politólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Khemvirg Puente, una de las principales dificultades para unificar al PAN y al PRD en un frente amplio sería la definición del candidato y la única opción para tener una candidatura en la que todos los partidos jalen por igual, es que no sea militante o dirigente de uno de ellos.

“No le veo muchas posibilidades a los candidatos hasta ahora visibles. Los perredistas no se van a sumar de manera entusiasta —me refiero a las bases y simpatizantes— a una candidatura de Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle o Ricardo Anaya, y lo mismo podría decirse del PAN. Es muy difícil que los simpatizantes de Acción Nacional se sumen a un candidato con militancia del PRD como los que se proponen, e incluso [a] Miguel Ángel Mancera”, externó.

En el PAN han hecho público su deseo de contender por la candidatura presidencial seis militantes: la ex primera dama Margarita Zavala; el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle; el ex secretario de Economía y Relaciones Exteriores en el sexenio de Vicente Fox, Luis Ernesto Derbez; el senador y ex gobernador de Guanajuato, Juan Carlos Romero Hicks, así como su compañero de bancada y ex mandatario de Baja California, Ernesto Ruffo, además del gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez.

En cuanto al presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, éste no ha descartado su intención de contender por la candidatura presidencial.

El profesor e investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas), Alberto Aziz Nassif, apuntó que ve complicado que se llegue a concretar el frente, en razón de que hay grupos dentro de los partidos que no están en favor del mismo, por el tema de la selección del candidato, ya que si éste proviene de los partidos, no compartirían ideologías.

“El PRD es un partido que ha ido perdiendo votos y Morena le ha quitado protagonismo, por eso la necesidad de hacer una alianza; en cambio, para el PAN el escenario es diferente, éste sí piensa en competir para ganar, pero si la candidata fuese Margarita Zavala, sería poco probable que el PRD la apoye, sería sorprendente que fueran con un ciudadano, eso sí sería un frente, pero lo veo difícil”, indicó.

El profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Víctor Alarcón, dijo que hasta el momento se puede hablar del PAN, PRD y MC como interesados en la conformación del frente, pero al estar en una etapa prematura, es imposible definir si lograrán una verdadera propuesta de cambio.

“Si bien PAN y PRD en sus consejos nacionales abrieron la posibilidad, los propios aspirantes de ambos partidos se encuentran escépticos con respecto al frente. Ninguno ha dicho que se retira de la contienda para darle paso a un ciudadano. Han expresado que puede discutirse la participación de un ciudadano, pero no se ve que se vayan a hacer a un lado o que se someterán a una encuesta”, refirió.

En el Partido de la Revolución Democrática públicamente han levantado la mano dos gobernadores como aspirantes presidenciales: Silvano Aureoles, de Michoacán y Graco Ramírez, de Morelos. Ambos impulsan la creación de un Frente Amplio Democrático (FAD) para competir en 2018.

Sin embargo, una parte importante de las corrientes perredistas como Vanguardia Progresista, liderada por el secretario de Movilidad de la Ciudad de México, Héctor Serrano, impulsa una candidatura ciudadana en la que podría caber bien el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, quien no es afiliado al sol azteca, pero tiene participación y voz al interior del partido que lo arropó para llegar a su actual cargo.

Diversas corrientes, como Izquierda Democrática Nacional (IDN) y Nueva Izquierda (NI), han comenzado acercamientos con personajes trascedentales para que participen en la construcción de un frente. Incluso René Bejarano, líder de la IDN, ve posibilidades de que el frente lo puedan encabezar personajes como el ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente; el académico y analista político José Woldenberg o Emilio Álvarez Icaza.

En el proceso electoral de 2000, tanto el PAN como el PRD buscaron contender en alianza con la intención de quitarle la Presidencia al PRI, el cual para ese entonces llevaba 70 años en el poder debido a que no lograron la declinación de alguno de los dos candidatos presidenciales, Vicente Fox y Cuauhtémoc Cárdenas, cada uno compitió por separado, obteniendo la victoria el guanajuatense en alianza con el Partido Verde Ecologista (PVEM).

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios