“México y EU deben trabajar por AL”: Lydia Barraza

Destaca papel de ambos para apoyar a Venezuela; hoy las fronteras no contienen las crisis, asegura
Lydia Barraza Portavoz del Departamento de Estado de EU (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
11/07/2017
02:10
Ariadna García - enviada
-A +A

[email protected]

Estados Unidos y México deben trabajar de la mano para buscar la solución de conflictos en América Latina y El Caribe, consideró Lydia Barraza, portavoz del Departamento de Estado de EU.

En entrevista, destaca que los gobiernos de Estados Unidos y México han logrado trabajar de la mano para tratar los problemas de Centroamérica, por ejemplo.

Prueba de ello, dice, es la reciente reunión Regional de Prosperidad y Seguridad para Centroamérica, en la que las dos naciones se unieron para tratar un tema que tiene que ver con el desarrollo y la seguridad.

Estados Unidos y México, detalla, comparten valores de democracia, crecimiento económico, defensa de economía libre y abierta.

La relación, expresa, es tan estrecha que se puede trabajar mano a mano para ayudar a otros países y encontrar soluciones compartidas en la región.

¿La crisis en Venezuela detiene el diálogo en la OEA?

—Estados Unidos en la OEA está comprometido a trabajar con sus socios de toda la región para encontrar una solución en Venezuela. Hacía mucho tiempo que no veíamos una crisis de esta magnitud en la región, una crisis económica, política, social, humanitaria que afecta el día a día de cada venezolano.

Sabemos que esa crisis produce falta de alimentos, de medicamentos, es tan importante que los países del hemisferio, los vecinos de Venezuela también tengan un papel en contra de resolver la crisis, en dialogar con el gobierno de [Nicolás] Maduro y apoyar a la sociedad a los ciudadanos de Venezuela.

¿Tienen la percepción de que este tema ha dividido al continente?

—Hemos visto hoy día, incluso, en las intervenciones de todos los miembros de la OEA, la gran mayoría expresó una grave preocupación por lo que pasa en Venezuela. Los reportes saliendo de Venezuela, lo que hemos visto de las manifestaciones, ya estamos en tercer mes de manifestaciones con más de 70 muertos, miles de heridos, no es un asunto que simplemente podamos callarnos. Vivimos en un continente integrado, vivimos en un hemisferio en el que las fronteras no contienen la crisis. Vemos que los vecinos están afectados por esa crisis: la economía de la región está afectada y tenemos que llegar a un acuerdo.

¿Estados Unidos ve una amenaza en que la crisis de Venezuela se extienda a otras partes?

—Es importante la estabilidad regional y que estemos progresando como una región. Sabemos que cuando hay países que tienen dificultades o retos de desarrollo, de seguridad, estamos tratando de encontrar maneras de apoyar ese progreso.

Por ejemplo, tuvimos hace poco, en conjunto con México como coanfitrión en Miami, una conferencia de seguridad en Centroamérica porque vemos que los países del Triángulo del Norte tienen unos desafíos verdaderos de seguridad, pero también de crecimiento económico y desarrollo.

Con el liderazgo de los dos países, Estados Unidos y México, queremos apoyar a que esas naciones tengan acceso a más seguridad, que luchen contra la violencia y contra el crimen que existe, contra el narcotráfico, hay problemas de migración, pero también oportunidades reales, asimismo como las hay en Venezuela.

En esta región tenemos oportunidades de crecimiento en agricultura, en otros sectores, hay un rol que pueda tener el sector privado, las instituciones financieras. Ese diálogo, las soluciones más comprensivas que podamos integrar mejor la región en los países, es el espíritu de la cooperación con Estados Unidos y México.

¿Estados Unidos y México deben ir de la mano para sacar adelante a toda la región?

—Sí, claro. México ya está asumiendo una posición de liderazgo en la OEA, asimismo, como lo hemos conversado con Centroamérica, el mes pasado sostuvimos en Washington un diálogo sobre organizaciones internacionales y de crimen y sobre cómo podemos trabajar mejor en la frontera y en otros lugares para combatir esas organizaciones. Ya la relación está estrecha, podemos trabajar mano a mano para ayudar a otros países y encontrar soluciones compartidas en la región.

¿Las soluciones deben ser compartidas y generadas por ambas naciones?

—Claro, compartimos los valores de democracia, de crecimiento económico, de tener una economía abierta y libre con comercio, entonces, creo que juntos somos un buen equipo en cuanto a liderar en Centroamérica.

¿Venezuela es oportunidad de acercamiento de Estados Unidos con América Latina?

—La oferta de diálogo es algo genuino, estamos aquí en la mesa, conversando de una manera muy honesta, muy genuina. Queremos que haya prosperidad, no nos hace bien a ningún país miembro de la OEA o de la región, ver a una democracia o una economía entera fracasar.

Nos va mejor a todos que haya prosperidad, que haya democracia.

¿Cómo se puede hacer frente a los conflictos políticos que impiden el desarrollo? ¿Es más fácil dos contra todos los demás?

—Las relaciones bilaterales son muy importantes, por ejemplo en seguridad, en lugares como Honduras, Estados Unidos trabaja con ellos a través de programas de cooperación. Hay oportunidades para trabajar con comunidades que en realidad el diálogo mucho lo hablamos de gobierno a gobierno.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS