"El PRD ya no es un partido de oposición"

Sostiene que el frente amplio sólo busca ofrecerle al PAN la Presidencia, el acuerdo va en contra de lo aprobado por el sol azteca para serle útil al país
Carlos Sotelo García, Miembro del Comité Ejecutivo del PRD. (GERMÁN ESPINOSA. EL UNIVERSAL)
01/07/2017
02:11
Misael Zavala
-A +A

[email protected]

Una farsa, un montaje y una maniobra ilegal de pillos, así define Carlos Sotelo García al Frente Amplio Democrático (FAD) aprobado por la mayoría de corrientes del PRD. El único miembro del Comité Ejecutivo Nacional que se abstuvo de asistir a la sesión del 25 de junio en la que se avaló la ruta perredista rumbo a 2018, argumenta que el principal objetivo de dicho frente es regresar al PAN a la Presidencia de la República.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el también encargado de la Secretaría de Asuntos Municipales y Desarrollo Regional del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del sol azteca, sostiene su desacuerdo con el FAD y adelanta que el grupo de corrientes al que pertenece, Militantes de Izquierda, analizará con seriedad —en reunión nacional— una ruta en la que discutirán la viabilidad de unirse a Morena, ya que entre el abanico de posibilidades está el “ir con Andrés Manuel López Obrador”.

 

¿Cómo toma usted la creación de un Frente Amplio Democrático abierto a los partidos de derecha, como el PAN?

—Es lamentable que, sin pudor alguno y sin cuidar formas, el Mancerismo [Miguel Ángel Mancera] y el Chuchismo [Nueva Izquierda] impongan una ruta hacia 2018, misma que el Partido Acción Nacional aprobó dos días antes; hasta en ello se subordinan a los ritmos, tiempos y necesidades del PAN, tan neoliberal como el PRI.

También es un desacato grave a la línea política aprobada por los dos últimos congresos nacionales para que, en la cuestión de la candidatura presidencial, el partido impulse un frente nacional de las izquierdas para derrotar al PRI y al PAN; lo que aprobaron los Manceristas y Nueva Izquierda va en contra de la orientación política que el partido aprobó para serle útil al país.

El Mancerismo y el Chuchismo son los responsables de concretar una intención de ir aliados al PAN, de ofrecerle al país el regreso de Acción Nacional a la Presidencia de la República, ese es el acuerdo básico.

¿Después de esto, usted se va del PRD?

—Yo permaneceré en el PRD todo el tiempo que pueda permanecer, pueden ser días, semanas, meses o años. No acataré una decisión de ir con el PAN en 18, no voy a actuar como palero.

No estamos a gusto en el PRD, pero no nos vamos a ir.

¿Están pensando irse con Morena, tocarán sus puertas?

—Nos hemos reservado una decisión precisa [de ir con Andrés Manuel López Obrador] pero es evidente que entre Miguel Ángel Mancera [jefe de Gobierno de la Ciudad de México], Graco Ramírez [gobernador de Morelos] o Silvano Aureoles [gobernador de Michoacán], o el que sea del PAN, nosotros vamos a ir del otro lado.

¿Entonces qué harán si se impone una alianza con el PAN en 2018?

—El MIZ va a pelear el espacio, la base social-electoral y territorial perredista a las corrientes hegemónicas [Nueva Izquierda, Vanguardia Progresista, Galileos, entre otros].

¿Podría haber más sangría en el PRD después de estos acuerdos?

—Están trasladándose a Morena cuadros de equipos, de grupos de Galileos, de Nueva Izquierda, de Alternativa Democrática Nacional, de los Manceristas, de nosotros [MIZ], de todas las expresiones del partido hay una sangría que no para, que [aun] con la decisión de Morena de cancelar las alianzas formales con el PRD, no cesa.

El sol azteca ya no es un partido opositor al régimen, pues el Chuchismo y el Mancerismo han pactado con el PAN, y el PRD se encuentra atrapado por el poder neoliberal del PRI y el PAN.

Nada nos identifica con el Partido Acción Nacional; con dicho partido y el PRI tenemos profundas diferencias programáticas y de proyecto de nación.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS