La estructura priísta no alcanzó en Nayarit

Según encuestas de Cota, resultados le favorecían, pero el festejo nunca llegó
Tras el cierre de casillas, el candidato del PRI se mostró optimista. En conferencia, aseguró que la estructura de su partido “había funcionado”. (ISAÍAS HERNÁNDEZ. NOTIMEX)
05/06/2017
03:30
Francisco Reséndiz y Raúl Torres, enviado y corresponsal
Tepic.
-A +A

[email protected]

Manuel Cota Jiménez se considera un estratega electoral y pese a que las encuestas previas a la elección (incluso las propias) lo colocaban por debajo del su rival, Antonio Echevarría García, confiaba en que la estructura de su partido, el PRI, se mostraría durante la jornada electoral; sin embargo, los datos preliminares indican que no logró poner a punto esa maquinaria.

Durante la campaña el priísta intentó deslindarse del gobernador Roberto Sandoval Castañeda y del escándalo del ex fiscal Édgar Veytia, detenido en Estados Unidos acusado de narcotráfico e incluso decía comprender el enojo de la gente hacia los políticos; pero también, durante la campaña, la estructura del partido en la que el candidato basaba sus aspiraciones mostró fisuras: el magisterio y el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado y los municipios (en otro tiempo fundamentos del clientelismo priísta) estaban divididos.

Poco después de las 10 de la mañana de ayer, Cota Jiménez salió de su casa en la calle Escuela Medicina Humana, cruzó la calle y se formó en la fila de la casilla ubicada en la Escuela Secundaria número 51 de Tepic, Nayarit, para esperar su turno en la mampara.

 

La presencia de medios de comunicación incomodó a los funcionarios de casilla y a los representantes de los partidos; el candidato cruzó las cuatro boletas, las dobló y con calma las colocó en las urnas; posó para las fotos.

Antes de salir ofreció una disculpa por las molestias ocasionadas; afuera se mostró optimista: “Estoy muy contento, ha sido un día de tranquilidad y paz para mi tierra, para Nayarit (…); el viernes decían que me había retirado, Manuel Cota se retira después de cuatro años más”, decía en alusión al periodo que durará en el poder el próximo gobernador del estado.

Aseguró ahí, afuera de su casa, que confiaba plenamente en las autoridades electorales y que aceptaría los resultados hacia el final de la jornada; después se retiró con su familia a esperar el devenir de la votación.

Entre denuncias de irregularidades, los partidos fueron dando forma a una contienda de jaloneos que según la autoridad electoral no pasó a mayores.

Durante las primeras horas de la tarde, por redes sociales comenzaron a correr las encuestas realizadas por unos y otros: mientras que el PRI colocaba a su candidato menos de dos puntos por delante del contendiente de la coalición PAN-PRD-PT-PRS, el equipo del empresario Antonio Echevarría otorgaba a éste al menos 14 puntos de ventaja sobre el priísta.

Apenas cerraron las casillas, Cota citó a rueda de prensa en un hotel del centro, dijo que según sus encuestas, la votación le favorecía, que la estructura de su partido había funcionado, que la competencia era cerrada y por eso había que ser prudentes, responsables, esperar a los resultados oficiales.

“Las tendencias nos favorecen, el triunfo indudablemente habremos de tenerlo con la certidumbre de las actas que están fluyendo, el triunfo electoral es de la Coalición Nayarit de Todos”, dijo. Se le veía contento, convencido.

Ahí mismo lamentó la muerte de uno de sus colaboradores, que horas antes sufrió un accidente automovilístico en el periférico de Tepic. Cota envió condolencias a la familia.

El Programa de Resultados Electorales Preliminares implementado por el INE en Nayarit comenzó a trotar lento después de las 20 horas, pero desde el arranque la ventaja de Echevarría sobre Cota comenzaba a ser evidente.

Cerca de las 21 horas llegaron noticias desde el Estado de México y los bríos de los tricolores nayaritas se renovaban: el Instituto Electoral del Estado de México señalaba que la tendencia de su conteo rápido colocaba al abanderado del PRI con ventaja sobre la candidata de Morena.

Sus adversarios políticos preparaban la celebración en público; después vinieron los resultados preliminares, el anuncio de lo que parecía evidente, y en el PRI, al menos por esa noche, guardaron silencio.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS