Contra el PRI corrupto y el populismo de AMLO: Jesús Ortega

Se busca ir contra el PRI corrupto y el populismo de López Obrador, asegura; explica que un gran frente es la única forma de ganar las próximas elecciones
Jesús Ortega Coordinador de Nueva Izquierda del PRD (GÉRMAN ESPINOSA. EL UNIVERSAL)
29/06/2017
02:05
Misael Zavala
-A +A

[email protected]

Jesús Ortega Martínez abre un espacio en medio del ajetreo previo a la reunión nacional de la corriente Nueva Izquierda a llevarse a cabo el fin de semana en Oaxtepec, Morelos. El fundador del PRD dice que el Frente Amplio Democrático (FAD), impulsado por su corriente de la cual es líder, busca actuar en dos extremos rumbo a 2018: vencer al priísmo corrupto decadente presidencialista y al populismo conservador de Morena, dirigido por Andrés Manuel López Obrador.

En sus oficinas en la colonia Roma dice a EL UNIVERSAL que la única alternativa para acabar con un régimen unipersonal (PRI y AMLO) es conformar una mayoría en el país con partidos políticos, organizaciones, sociedad civil y quien se quiera sumar.

Sin embargo, asegura, esa mayoría no es sólo juntar al PRD con el PAN, pues limitar una alianza entre ambos partidos “parecería inútil” y él no estaría interesado.

Ortega rechaza que la creación del FAD tenga dedicatoria para el PAN, ya que el PRD tomó varias consideraciones, por ejemplo, la situación del país y que “la aventura de la soledad en las elecciones conduciría al precipicio”.

El perredista se reserva los nombres, pero asegura que su partido tiene seis o más presidenciables rumbo a 2018.

Por la gran coalición

¿Cuál es la finalidad del FAD aprobado por el sol azteca?

—Yo creo que no hay otra alternativa que no sea la de una nueva mayoría en el país, resultado de una gran coalición electoral, multipartidista, pluriciudadana, pluriorganizacional y que construya un gobierno de coalición.

Esa es la tendencia en el mundo. Se acabó la tendencia del gobierno unipersonal, el presidencialismo se ha agotado, es un sistema en plena decadencia y está en crisis terminal, no importa de qué partido sea el gobierno de un solo individuo, puede ser del PRI o puede ser de Morena o de cualquier otro instituto político, ese régimen se ha agotado.

También se ha agotado el sistema clásico de partidos y los gobiernos de un solo partido.

La alternativa de sustituir al gobierno unipersonal de Enrique Peña Nieto por uno unipersonal de otro signo partidario no resuelve la problemática del país. Ese es el fundamento del FAD.

¿Entonces cuando habla de vencer al régimen del PRI también habla de vencer a López Obrador?

—Exactamente. Se trata de vencer al régimen político que se ha caracterizado por la concentración absoluta de un solo individuo. Eso lo vemos en el Revolucionario Institucional, claramente. Pero eso mismo se puede presentar con otros partidos.

Mi opinión es que hay que evitar la vigencia de ese régimen con el priísmo, pero hay que evitar su restauración por la vía de otro partido.

Hay condiciones políticas para que se cristalice un FAD y se convierta en una opción de gobierno frente a los dos extremos: el priísmo corrupto decadente presidencialista y al extremo del populismo conservador como Morena.

¿Se analizó que el PRD, por sí solo, no puede llegar a la Presidencia de la República?

—Claro que se analizó. Nuestras capacidades, nuestras potencialidades y este análisis se conjuntó con la situación de otros partidos y del país. Esos tres elementos, la situación del PRD, así como la de otros partidos y del país, obligaron a todos a considerar que la aventura de la soledad en las elecciones es una que conduce al precipicio. La salida de una alianza de dos solamente permitiría la sobrevivencia nuestra, la vigencia nuestra, pero no se trata de eso, sino de contribuir a la solución de los grandes problemas de la nación.

¿Para tomar la decisión del frente amplio, hubo la necesidad de consultar al PAN?

—Para nada, en absoluto, no fue así. No tenemos por qué consultarlo. El frente amplio no solo es PAN-PRD, quiero dejarlo muy preciso, porque lo pretenden descalificar, el gobierno y Andrés Manuel López Obrador, desde esa base.

Es más, puedo decir con toda certidumbre que si fuera sólo una alianza PAN-PRD, yo no estaría interesado, creo que no sería la solución que buscamos.

¿Hay una dedicatoria al PAN con la definición del PRD de ir en un frente amplio?

—No. Si la idea de amplitud se redujera a dos partidos, me parecería un error; si la amplitud se limitara a una alianza entre dos partidos, me parecería, lo digo con sinceridad, hasta inútil.

La amplitud tiene que ver con una nueva visión del quehacer de la política, innovar. Con un gran gobierno de coalición y la integración de amplios sectores de la población a ese gobierno; construir una nueva mayoría, pero no solamente en función de intereses partidarios o estrategias partidistas, sino en función del involucramiento de amplios sectores de la población.

¿Cómo elegir a un candidato del frente, qué método se debería utilizar?

—Se necesita una amplía disposición a escuchar todas las posibilidades, explorar lo que ha habido en el mundo: elecciones primarias, primera vuelta o segunda vuelta de coalición, debates, encuestas, mediciones; la suma de muchas formas.

¿Con qué cartuchos se presenta el PRD, es decir sus presidenciables?

—Hasta ahora han dicho que aspiran cuatro compañeros. Pero tengo noticia de que se presentarán dos más, no estoy autorizado a decir quiénes... o tal vez más.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS