Políticos de todos los colores dicen estar en la mira del espionaje

Intervención telefónica, práctica común, aseguran; dicen haber sido víctimas del malware Pegasus
ALEJANDRA BARRALES, YEIDCKOL POLEVNSKY, CLEMENTE CASTAÑEDA, ROBERTO GIL ZUARTH y FERNANDO HERRERA ÁVILA. (FOTOS: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
25/06/2017
02:06
MISAEL ZAVALA, JUAN ARVIZU, CARINA GARCÍA Y HORACIO JIMÉNEZ
-A +A

[email protected]

Diversos políticos    aseguran haber sido víctimas de espionaje. O al menos lo sospechan. El diario The New York Times dio a conocer esta semana que el gobierno mexicano presuntamente usa el malware Pegasus para infiltrarse en teléfonos celulares y con ello espiar al usuario, sobre todo contra periodistas y activistas.

Algunos políticos consultados por EL UNIVERSAL que dicen haber sido infectados por el malware pertenecen al Partido Acción Nacional (PAN). También hay miembros de Morena y de Movimiento Ciudadano. A su vez, en el PRD tomaron precauciones para evitar ser espiados. Pero todos se sienten observados.

Azul alambreado. Los senadores panistas Roberto Gil Zuarth y Fernando Herrera Ávila dijeron que en sus teléfonos celulares recibieron mensajes para quedar enganchados al programa de espionaje Pegasus, pero no los abrieron.

El también panista Ernesto Cordero recordó que fue objeto de espionaje en el proceso interno en el que compitió por la presidencia nacional del PAN y conversaciones suyas con Fernando Rodríguez Doval fueron filtradas con ediciones intencionadas para causar daño a su postura política.

La grabación fue dada a conocer por EL UNIVERSAL en enero de 2014 y en ella Cordero pidió “hundir” al entonces presidente del partido, Gustavo Madero, y a Luis Alberto Villarreal, entonces coordinador de diputados del PAN, por “ladrones”.

Los senadores coincidieron en que las denuncias penales carecen de resultados por la incapacidad gubernamental de perseguir estos hechos, incluso porque hay vacíos legales que ameritan estudio legislativo, a fin de hacer una efectiva persecución de estas prácticas en las que actúan también empresas privadas.

Gil Zuarth subió a su cuenta de Twitter una imagen que se asemeja a los mensajes infectados con el malware Pegasus, que recibió el 17 de junio de 2016 a las 17:11 horas, en el que se lee: “Oye Roberto, ya viste lo que los del PRD dicen de todos nosotros sólo por ganar credibilidad, mira te adjunto”. Aparece entonces un recuadro: “Toca para cargar la vista previa”.

Señaló el panista Gil Zuarth que recibió tres mensajes en total, no abrió ninguno y subrayó que ello ocurrió cuando era presidente del Senado.

Fernando Herrera Ávila, coordinador de la bancada senatorial del PAN, aseguró haber recibido dos mensajes que no abrió, hace seis meses, porque sólo atiende llamadas y mensajes de teléfonos identificados.

Los mensajes los desechó y recuerda que el gancho para atraerlo era una referencia a una nota viral, en un caso, y a una enfermedad de un pariente, en el segundo. Sin embargo, “no me enganché”, asegura. Y respecto de presentar denuncias, no lo hizo porque “se trata del mismo gobierno”, dijo.

El coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, Clemente Castañeda, es uno de los únicos legisladores en el Palacio de San Lázaro al que le han llegado mensajes para —probablemente— tratar de intervenir su teléfono.

Clemente Castañeda confirmó que le llegaron algunos mensajes y se encuentra en una revisión con su equipo técnico para definir el origen de este ataque.

El vocero de la bancada del PAN, Jorge López Martín, dijo que a él no le han llegado los mensajes con los que se descarga el Pegasus, pero sí acusó que está siendo intervenido debido a que el año pasado filtraron una conversación para tratar de dañar al entonces candidato del PAN a la gubernatura de Aguascalientes, Martín Orozco.

También al teléfono del coordinador del PAN, Marko Cortés, le llegaron mensajes con el objetivo de que descargara el malware.

Otros diputados como Waldo Fernández (PRD), Jorge Ramos (PAN), Lía Limón (Verde), Mariana Benítez (PRI), Manuel Cavazos (PRI), Javier Bolaños (PAN), Francisco Martínez Neri (PRD) y Édgar Romo (PRI) rechazaron que les haya llegado algún tipo de mensaje.

Izquierda se blinda contra el ataque. Para los partidos de izquierda el espionaje ha obligado desde hace tiempo a cuidar sus comunicaciones para evitar que sean intervenidas, filtradas y utilizadas en su contra.

Aunque se mantiene al margen para poder afirmar que ha sido víctima del malware Pegasus, en entrevista con El Gran Diario de México, la presidenta nacional del PRD, Alejandra Barrales Magdaleno, aseguró que no es un asunto aislado el espionaje del que supuestamente fueron víctimas periodistas, defensores de derechos humanos y activistas.

“Lo que vemos con frecuencia es la intervención de llamadas telefónicas, eso es lo que se conoce con frecuencia, hasta ahora que se conoció esa herramienta que es más sofisticada [el malware Pegasus]. Pero lamentablemente pareciera una práctica”, indicó.

La secretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky, aseguró que las víctimas de espionaje no son solamente periodistas y defensores de derechos humanos, sino también los opositores al gobierno.

La morenista denunció que fue víctima de espionaje por parte de sus detractores, luego de que —a principios de mes— fue difundida una grabación de una llamada telefónica que ella sostuvo con Andrés Manuel López Beltrán, hijo del presidente nacional de su partido, Andrés Manuel López Obrador.

Polevnsky afirmó que su partido está consciente de la intervención y el espionaje hacía Morena, por lo que “siempre cuidamos la información de nuestras comunicaciones.

“Estamos hartos del gobierno espía y de la ineptitud y sordera de las autoridades federales. Ya basta, es en serio. Es muy grave el delito de espionaje cometido por el gobierno federal, además de periodistas y defensores de derechos humanos, lo hacen con opositores”, dijo.

Se recuerda también el caso reciente de la candidata de Morena al gobierno del Estado de México, la maestra Delfina Gómez Álvarez, quien durante la campaña electoral fue víctima de espionaje a través de un aparato geolocalizador (GPS), el cual fue colocado en su camioneta con el objativo de poder conocer su ubicación en todo momento.

Huellas en el INE. En el Instituto Nacional Electoral existe la evidencia de espionaje en el caso de las escuchas ilegales al consejero presidente, Lorenzo Córdova, en 2015, caso del que no hubo ningún resultado de la denuncia penal contra quien resultara responsable.

Sin embargo, actualmente no existe ninguna evidencia de un caso similar, de acuerdo con los consejeros electorales Marco Antonio Baños y Dania Ravel Cuevas, quienes descartaron haber sido víctimas de espionaje o de intervención en sus teléfonos celulares mediante programas como Pegasus.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS