“No siento rencor por adversarios groseros”: Echevarría

Si quieren vencer al PRI en 2018, se necesita una alianza, asegura; rechaza el panista ser heredero de la alternancia en la entidad
Antonio Echevarría García, virtual gobernador electo de Nayarit. (VALENTE ROSAS. EL UNIVERSAL)
10/06/2017
03:10
Francisco Reséndiz
Tepic, Nay.
-A +A

[email protected]

El virtual gobernador electo de Nayarit, Antonio Echevarría García, es franco: en la elección de 2018 la forma de derrotar al PRI o a cualquier partido político es mediante una gran alianza de partidos con la sociedad. “Si queremos que esto cambie, debemos ir en el mismo paquete”, sostiene.

Sin experiencia política en administración pública, sin ser militante de algún partido, pero amante del frontón, de la charrería, del mole y de los caballos cuarto de milla, a sus 44 años Echevarría García gobernará Nayarit, cobijado por una alianza que agrupó al PAN, PRD, PT y PRS.

“Creo en las alianzas en la política y en las empresas, este es el mundo de las alianzas y si queremos trascender, hay que hacer alianzas. Ese es el llamado a los partidos, si lo pudieron hacer por Nayarit, ojalá lo puedan hacer por México”, señala.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el empresario rechaza ser un “heredero de la alternancia” y deja claro que su padre, el ex gobernador Antonio Echevarría, y su madre, la senadora Martha Elena García, no meterán la mano en su gobierno.

En el tercer piso de la sede de Grupo Alica —consorcio que agrupa a empresas de siete familias de Nayarit y que dirige desde hace cuatro años—, anuncia una cruzada contra la corrupción: “Porque no se vale que les valga madre que se muera una persona con tal de robarse un peso”, dice.

¿Qué viene para Nayarit?

—Viene un nuevo tiempo. Somos gente de trabajado, de equipo y vamos a gobernar para todos los nayaritas.

Llega una alianza de partidos, ¿cómo conformar un gabinete?

—Lo vamos a comenzar cuando tengamos la constancia de mayoría. En mi gobierno estarán personas del PAN, del PRD, del PT y PRS, así como ciudadanos que quieran un nuevo Nayarit.

¿Se necesitan alianzas para derrotar a un partido hegemónico?

—Claro que son necesarias, pero no solamente de partidos, sino con los ciudadanos. Debemos estar todos, convencernos de participar para llegar al objetivo de ganar y no sólo ganar, sino llegar con el compromiso de hacer un buen gobierno.

¿Por qué ganó?

—Porque hicimos una campaña muy cercana a la gente, porque la gente nos conoce, desde mis tatarabuelos somos de Nayarit, la gente sabe a qué nos dedicamos, nos ve en la calle y saludamos a todos sin discriminar a nadie. Somos gente normal, común y corriente, de carne y hueso, nuestro paso por la vida es pasajero y uno llega a administrar bien para dejar un buen legado.

¿Al ganar de la misma forma que lo hizo su padre hace 18 años, se considera heredero de la alternancia en Nayarit?

—No, eso no existe y menos en estos tiempos en los que hay democracia. La gente emitió su voto porque analizó los perfiles de todos los candidatos. Nosotros no compramos ni un solo voto, ni una sola conciencia. Aquí no hubo herencia, aquí el pueblo se expresó y las urnas se retacaron de votos.

¿Qué aprendió del gobierno de su padre que no repetiría en el suyo?

—Hubo cosas buenas y malas, somos humanos. Del gobierno de mi padre me gustó la honestidad, al echar a andar este principio de combatir la corrupción, es un principio básico que tendrá mi gobierno. Vamos a acabar con la impunidad y la corrupción.

Tras ganar, ¿habrá revancha o una venganza política?

—Los contrincantes fueron groseros, se pasaron, se excedieron, no soy rencoroso y veo para adelante, hoy lo que quiero es que Nayarit salga adelante. Yo no voy a enfrascarme en pleitos estériles. Nada de revanchas ni venganzas. Pero vamos a aplicar la ley.

¿Se puede gobernar con una amalgama de visiones e ideologías?

—Claro que sí. Uno de los compromisos que hicimos antes de crear la alianza fue gobernador a partir de las coincidencias, en lo que no las haya ni vamos a tocar el tema para no enfrascarnos en pleitos y perder el tiempo.

¿Y si no se ponen de acuerdo?

—Al final lo que le interesa al PAN, PRD, PT, PRS y a la sociedad es el bien común, que a las personas les vaya bien, ya estamos en otros tiempos.

Las revoluciones y las guerras se han hecho no por ideología de los partidos, sino cuando las personas tienen hambre. Vamos a apoyar a los que menos tienen y a las personas que tienen y quieran generar desarrollo.

¿Se puede gobernar un estado como se dirige una empresa?

—Mi papá fue dos veces secretario de Finanzas, le dije hace tiempo: “Explícame, asesórame sobre cómo es la administración pública, sobre el manejo del dinero. Me dijo que es más fácil administrar un gobierno estatal o municipal que una empresa privada.

En la empresa privada pagas ISR, PTU, INFONAVIT, impuestos, y en el gobierno es muy sencillo: sólo entradas y salidas. Pero tienes que agarrar un principio básico: no gastar más de lo que ingresas. No gastaremos más de lo que ingrese y tendremos un gobierno con números sanos. Claro, al llegar vamos a hacer una auditoría.

¿Se dará continuidad o será un nuevo inicio para Nayarit?

—Vamos a continuar con las cosas buenas, no soy de borrón y cuenta nueva. Vamos a analizar qué es lo que sí funcionó y eso se va a quedar. Vamos a consultar a líderes de opinión, empresariales y sociales para ver qué más podemos hacer por Nayarit.

¿Qué es lo primero que tiene que cambiar?

—La corrupción es tangible, combatirla es una de las razones por las que me animé a participar en la política. Soy director del grupo empresarial más importante de Nayarit y pagamos una cantidad considerable de impuestos. Me da coraje ver a funcionarios públicos que conozco desde hace 25 años, que tenían una vida sencilla y hoy tienen una vida que no se vale.

¿Cómo hacer que Nayarit deje de ser un estado en el que todos los habitantes quieren ser proveedores o estar en el gobierno?

—El gobierno es el detonador de la economía de Nayarit. Vamos a abrir el padrón de proveedores, desde el que vende hojas de papel hasta el que hace la obra más grande, para que resurja la economía y haya dinero en las calles.

¿Serán sus empresas proveedoras del gobierno del estado?

—No las vamos a ver así. Grupo Alica nunca ha participado en licitaciones del gobierno estatal, son mínimas. Nuestras franquicias son empresas trasnacionales que no son proveedoras del gobierno del estado.

¿Habrá una cruzada estatal contra la corrupción?

—Desde el primer día, en el momento en que recibamos el gobierno del estado vamos a hacer una auditoría muy minuciosa, sobre todo en el sector salud, porque no se vale que les valga madre que se muera una persona con tal de robarse un peso.

¿Qué vio en el sector salud?

—En campaña veía los centros de salud cerrados o no había medicinas, doctores ni enfermeras. Puedo mencionar la muerte de niños al nacer, casos de lepra, un sinfín de cosas.

¿Puede un gobernador decir que no conocía sobre actos de corrupción de sus colaboradores?

—Cuando llegué a la dirección del Grupo Álica cree el departamento de Auditoría Interna, que depende directamente de mí y yo le decía dónde buscar; empecé a ver corrupción y a unos los liquidamos, otros están en proceso penal y eso mismo haremos en el gobierno del estado.

¿Permitirá que sus padres, ambos con trayectoria política, intervengan en su gobierno?

—Por supuesto que no, ya lo platiqué con ellos. No tuvieron nada que ver con la campaña, les pedí que se mantuvieran al margen. Pero son mis padres y cuando requiera un consejo, se los voy a pedir.

¿Qué perfil tendrá el nuevo fiscal?

—Vamos a convocar a la barra de abogados para que ayude a ver qué perfil debe tener y con base en ello tomaremos la decisión, pero debe ser un fiscal que reconozca la sociedad, que sepa hacer equipo y de confianza para informarme lo que está sucediendo.

¿Cómo percibe la seguridad?

—La veo bien. Lo que queremos es que permanezca. Yo le pido al señor gobernador [Roberto Sandoval] a ver qué día me recibe para platicar del tema.

¿Prevé tensión en la transición?

—No. Soy una persona de equipo y mi gobierno será de cuatro años, así que no vamos a perder el tiempo en pleitos. Pero si hay algo que tengamos sustentado con auditorías, vamos a actuar como marque la ley.

¿Cómo será su relación con el presidente Enrique Peña Nieto?

—Siempre lo he respetado. Del Presidente espero que tenga respeto por la decisión de los nayaritas. Debemos trabajar en equipo.

Se pronunció por las alianzas a nivel nacional en 2018, ¿por qué?

—Creo en las alianzas en la política y en las empresas, este es el mundo de las alianzas y si queremos trascender hay que hacer alianzas. Ese es el llamado a los partidos, si esta vez lo pudieron hacer por Nayarit, ojalá lo puedan hacer por México.

¿Qué candidato debe encabezar esa alianza nacional?

—Debe ser una persona aceptada por la sociedad y alguien que ame a México, un patriota.

¿Es la forma para vencer al PRI?

—Al PRI y a cualquiera.

Mantente al día con el boletín de El Universal