Castillejos. La mitad de su vida, en el círculo de la élite y del poder

Humberto Castillejos Cervantes, abogado participó en reuniones bilaterales de alto nivel sobre procuración de justicia con el procurador general, el director del FBI
Foto: Archivo. EL UNIVERSAL
10/06/2017
02:03
Redacción
-A +A

El joven abogado Humberto Castillejos Cervantes —quien ayer dejó la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal— ha vivido casi la mitad de su vida inmerso en un círculo de élite y de poder. Se define el destino de un joven abogado.

A sus 40 años se fortalece. Procesó el sustento jurídico de todas las reformas estructurales y controversias constitucionales y presentó las propuestas del Ejecutivo para ocupar vacantes en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Egresado de la Universidad Iberoamericana e hijo del penalista Marcos Castillejos, se le vincula a los ex procuradores Rafael Macedo de la Concha y Eduardo Medina Mora —hoy ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación—, pues fungió como asesor externo del procurador de 2001 a 2006 y coordinador de asesores de 2006 a 2008.

Participó en reuniones bilaterales de alto nivel sobre procuración de justicia con el procurador general, el director del FBI, la DEA y el director de la Oficina Ejecutiva de la Presidencia para el Establecimiento de Políticas para el Control de Drogas y con el subsecretario del Tesoro, todos de Estados Unidos.

En 2011 fue el coordinador Jurídico en la campaña a la gubernatura del actual mandatario del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas. Fue diputado local en el Estado de México: fue presidente de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales, curul que dejó para incorporarse como Consejero Jurídico del Ejecutivo.

De acuerdo con datos recabados por EL UNIVERSAL en Los Pinos, inicialmente estuvo vinculado al actual canciller Luis Videgaray, pero tomó fuerza propia al participar de manera cotidiana en reuniones con Enrique Peña Nieto.

A lo largo de casi cinco años en comunicación permanente con el Presidente obtuvo una confianza total. Desde esa posición tuvo que ver con las reformas estructurales, defendió la reforma política de la Ciudad de México y combatió su constitución.

Impulsó a personajes como Alfredo Castillo, ex comisionado para Michoacán y actual director de la Conade, y Raúl Cervantes, actual procurador general de la República y quien se perfilaba para ocupar un lugar en la Corte.

El joven abogado tuvo incidencia en temas de seguridad. Ayer salió del círculo presidencial. Por ahora.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS