“Reportero acusó golpiza antes de ser plagiado”

24/05/2017
03:02
Astrid Sánchez y Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) informó que desde abril de 2016 Salvador Adame Pardo, periodista secuestrado el pasado 18 de mayo en Nueva Italia, Michoacán, había manifestado temer por su vida, luego de haber sido golpeado junto con su esposa por agentes de la policía municipal.

“En abril de 2016, el CPJ informó que la policía había detenido a Adame y a Frida Urtiz, su esposa y copropietaria de 6TV, cuando los dos informaban sobre una sentada en la sede del Gobierno local de Nueva Italia como protesta contra la suspensión de un proyecto social financiado por el gobierno.

“En aquel momento Adame declaró al CPJ que agentes de la policía los habían golpeado a él y a su esposa en presencia de funcionarios municipales. Declaró que temía por su vida y por la de su esposa, y que estaba pensando en abandonar el estado, pero desde entonces no había denunciado ninguna amenaza”, detalló el comité.

El CPJ se pronunció para que autoridades mexicanas no escatimen en esfuerzos para lograr que se libere sano y salvo al periodista secuestrado por un grupo de sujetos armados.

“La violencia y los intentos por intimidar a la prensa en México están impidiendo que los periodistas realicen su labor con seguridad”, declaró en Nueva York Carlos Lauría, coordinador del programa de las Américas del CPJ.

La víctima fue secuestrada en la Avenida Lázaro Cárdenas de Nueva Italia, cerca de una planta purificadora de agua. Adame ha ejercido el periodismo durante 20 años, y radica en la municipalidad de Múgica, al sur de Michoacán, donde se ubica Nueva Italia.

El CPJ detalló que Adame se dedicaba a la cobertura noticiosa general y de la política local y según declaraciones que emitió un colega, la víctima ha sido crítico frecuente de los funcionarios del municipio.

El comité demandó al gobierno federal garantizar que los autores intelectuales detrás de los homicidios de periodistas sean perseguidos y juzgados. A la Procuraduría General de la República le exigió garantizar que los “cerebros que ordenaron el asesinato de los periodistas sean perseguidos y juzgados junto con aquellos que llevaron a cabo los homicidios”, señala el reporte especial Sin pretextos.

En el documento publicado el 3 de mayo, el CPJ exigió al presidente Enrique Peña Nieto convertir en una prioridad de su agenda la seguridad y protección de los periodistas durante lo que lo resta en el encargo y utilizar su “influencia” para garantizar que el mecanismo de protección para periodistas trabaje de manera efectiva para evitar ataques a comunicadores.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS