Estiman que captura de Dámaso López, "El Licenciado", puede prevenir guerra interna en cártel de Sinaloa

Pero el analista de seguridad mexicano Alejandro Hope dijo que el arresto de López probablemente no reducirá la violencia, “no en lo inmediato”
Foto: EFE/Héctor Pérez
02/05/2017
12:51
Ciudad de México
-A +A

La policía mexicana capturó a uno de los cabecillas del cartel de Sinaloa, quien había lanzado una pugna por el control de la banda tras el nuevo arresto de Joaquín "El Chapo" Guzmán.

La Procuraduría General dijo que soldados y agentes detuvieron a un capo de la droga al que identificó como "Dámaso N".

Un funcionario federal confirmó que se trata de Dámaso López, alias “El Licenciado”, considerado durante mucho tiempo la mano derecha de Guzmán, a quien ayudó a escapar de la cárcel en 2001.

La procuraduría distribuyó fotos de soldados en uniforme de combate montando guardia en la puerta de un lujoso edificio de departamentos sobre una gran arteria de la capital mexicana, no lejos del centro.

Los soldados y agentes escoltaron luego a un hombre que parecía ser López, quien salió del edificio bajo una fuerte guardia policial.

López no sería el primer presunto capo provincial capturado en la capital. Si bien las autoridades de Ciudad de México aseguran que los carteles no controlan territorio en la capital, sí reconocen que algunos capos han vivido ocasionalmente y trasegado cargamentos de drogas a través de la ciudad.

Desde el encarcelamiento de Guzmán, el cartel de Sinaloa es controlado por Ismael "El Mayo" Zambada García y Rafael Caro Quintero, dos capos de la vieja escuela, además de López y los hijos de Guzmán, Iván Archivaldo Guzmán y Jesús Alfredo Guzmán Salazar.

“El Chapo” fue extraditado a principios de año a Estados Unidos para responder por cargos de tráfico de drogas, lavado de dinero y otros delitos. Se ha declarado inocente.

Se cree que López, de 51 años, está enfrascado en una disputa con los hijos de Guzmán por el control de los territorios del cartel, la que ha provocado un aumento de la violencia en Sinaloa y otros estados.

“Este (arresto) es importante porque puede prevenir una guerra interna en el cartel de Sinaloa”, dijo Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la agencia antidrogas estadounidense DEA. “Esto podría haber derivado fácilmente en una guerra en regla con grandes bajas y mucha violencia en México”.

“Diría que es la captura más significativa después del Chapo Guzmán”, dijo Vigil.

Pero el analista de seguridad mexicano Alejandro Hope dijo que el arresto de López probablemente no reducirá la violencia, “no en lo inmediato”.

Señaló que el hijo de López, Dámaso López Serrano, probablemente tratará de vengar el arresto de su padre.

Al igual que los hijos de Guzmán, el de López, conocido como el “minilicenciado”, se destaca por ser violento, ostentoso e indisciplinado.

Aparentemente la nueva generación del cartel de Sinaloa ha abandonado el perfil relativamente bajo, la discreción y la violencia calculada de sus mayores.

“Lo único que conocen del negocio de la droga es la violencia”, dijo Vigil.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro estadounidense calificó a López de “mano derecha” de Guzmán y “uno de los principales lugartenientes del Cartel de Sinaloa” en 2013 al anunciar sanciones por tratarse de un narcotraficante internacional de alta jerarquía.

En 2011, un jurado federal de instrucción en Alexandria, Virginia, acusó a López de asociación ilícita para distribuir cocaína y lavar dinero. De ser declarado culpable, podría ser condenado a perpetua.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS