Presidentes de comisiones, la “casta divina” de San Lázaro

Aunado a las dietas, aguinaldos y bonos que se otorgan los legisladores, los órganos de trabajo cuestan 57.1 mdp y utilizan un ejército de asesores que les auxilian en esas tareas
La Comisión de Hacienda cuenta con 21 asesores con un salario mensual aproximado de 30 mil pesos y se encargan, junto con la de Presupuesto, del paquete económico del gobierno federal. (FOTOS: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
20/04/2017
03:20
Horacio Jiménez
-A +A

El ser presidente de una comisión en la Cámara de Diputados marca la diferencia, puesto que se obtienen diversos beneficios —a diferencia del resto de los legisladores— como asesores, recursos económicos, vales de alimentos, un teléfono celular, oficinas y un coche híbrido.

De acuerdo con una solicitud de información que hizo EL UNIVERSAL, en 20 meses, los mexicanos han pagado 57 millones 120 mil pesos para mantener las 56 Comisiones Ordinarias de la Cámara de Diputados, aunque muchas de ellas sean poco productivas.

Diagrama. Apoyos extraordinarios

(clic aquí)

Según los documentos en poder de EL UNIVERSAL, las 56 Comisiones Ordinarias tienen un ejército de 713 asesores para apoyar el trabajo de los diputados integrantes de dichos órganos legislativos. Además se han repartido 50 coches híbridos al mismo número de comisiones para desahogar sus tareas legislativas.

Sin embargo, en esta Legislatura hay comisiones como la del Fortalecimiento al Federalismo, la Jurisdiccional, la de Agua Potable y la de la Frontera Sur-Sureste que no se les ha turnado una sola iniciativa o minuta en 20 meses y por lo tanto no han aprobado ningún dictamen. También resalta la Comisión de Infraestructura, que en el mismo lapso de tiempo, registra un solo asunto turnado y aprobado, o la de Desarrollo Metropolitano, que tiene dos temas alternados, uno fue retirado y el otro está pendiente.

Comisiones con más carga de trabajo, como la de Hacienda, registra el grueso de los asuntos turnados, con 352 iniciativas y minutas. De estas 130 han sido aprobadas, dos desechadas, 10 retiradas y 209 están pendientes. El mismo caso es la de Presupuesto, la cual registra 52 asuntos turnados y sólo cinco han sido aprobados.

En el documento de la Secretaría General, de la Secretaría de Servicios Administrativos y Financieros y de la Dirección General de Programación, Presupuesto y Contabilidad de la Cámara de Diputados, el presupuesto mensual asignado a cada una de las Comisiones Ordinarias de la 63 Legislatura es de 51 mil pesos, es decir, 36 mil pesos son para los gastos de operación, 9 mil 500 a un fondo fijo y 5 mil 500 a vales de alimentos.

Fuentes de la Cámara de Diputados informaron que éstos son los requerimientos mínimos para el trabajo asignado a las comisiones legislativas.

Automóviles

La Cámara de Diputados asignó 50 de los 100 coches híbridos que arrendó —al principio de esta Legislatura— en 30 millones de pesos para los presidentes y personal de 50 comisiones ordinarias entre las que destacan: Hacienda, Salud, Fortalecimiento al Federalismo, Economía, Asuntos de la Frontera Sur-Sureste, Presupuesto, Radio y Televisión, Asuntos Migratorios, Seguridad Pública, Gobernación, Agricultura, Ciudad de México, Grupos Vulnerables, Cultura y Cinematografía, Educación, Recursos Hidráulicos, Ganadería, Energía y Puntos Constitucionales, entre otras.

Solamente hay seis presidentes de Comisión que no tienen coche de la Cámara de Diputados y todos son legisladores de Morena y de Movimiento Ciudadano. Quienes rechazaron este privilegio son Salvador Zamora (MC), de Desarrollo Metropolitano; Norma Hernández (Morena), de Fomento Cooperativo; Gustavo Adolfo Cárdenas (MC), de Marina; Jesús Serrano (Morena), de Reforma Agraria; Araceli Damián (Morena), de Seguridad Social y Rogerio Castro (Morena), de Transparencia y Anticorrupción.

Asesores

El presidente de cada comisión tiene la facultad de contratar a un secretario técnico con salario de alrededor 40 mil pesos al mes; dos asesores “A” con un salario de aproximadamente 30 mil pesos, cada uno. Además de los recursos humanos, también se le otorga una oficina independiente a la que les asigna su grupo parlamentario y un teléfono celular (propiedad de la Cámara).

En el ejército de 713 asesores que tienen las 56 comisiones ordinarias destacan los casos de Hacienda, que encabeza la panista Gina Cruz Blackledge, con 21 colaboradores, le sigue la Comisión de Presupuesto, que preside el priísta Jorge Estefan Chidiac, con 20; posteriormente Desarrollo Social, que lidera el priísta Víctor Manuel Silva, con 17, y Salud, del panista Octavio Íñiguez Mejía, con 16.

Hay otras que tienen 15 asesores, como Gobernación, la de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, de la Niñez y la de Recursos Hidráulicos; o 14 como la de Igualdad de Género, Radio y Televisión, Vivienda, Relaciones Exteriores, Indígenas, Ciudad de México, Economía, Educación y Fomento Cooperativo, entre otras.

Las plazas de asesores tienen diferentes sueldos, desde los 21 mil pesos al mes que gana un “asistente parlamentario” hasta los casi 40 mil pesos que gana un “secretario técnico”. El alto número de asesores se debe a que cada diputado que es secretario de cada comisión tiene la potestad de contratar un “asesor b” con cargo a cada comisión.

EL UNIVERSAL publicó el 8 de mayo de 2014 que anualmente se pagaron 377 millones para solventar las 56 comisiones ordinarias de la pasada legislatura, que contaba con un ejército de mil 18 asesores.

Gastos

Según la Normatividad Administrativa de la Cámara de Diputados, aprobada desde julio de 2009, los gastos de operación de cada comisión podrán destinarse a la realización de eventos como: foros, seminarios, consultas públicas, reuniones de trabajo o de evaluación, siempre y cuando éstos sean de carácter legislativo.

La contratación de asesorías es por obra y tiempo determinado, siempre y cuando correspondan a los asuntos materia de atención del Órgano de Apoyo Legislativo y se cuente con suficiencia presupuestal, precisando el objetivo, programa o producto a obtener.

También se puede cargar al presupuesto de cada comisión los cursos y seminarios de actualización o capacitación de los legisladores integrantes del Órgano de Apoyo Legislativo, así como del personal técnico especializado, adscrito al mismo, los cuales deberán ser autorizados a través de acuerdo, suscrito por la mayoría de los integrantes de la Mesa Directiva de dicho órgano legislativo.

Los gastos de operación relativos a la realización de los eventos comprenden alquiler de salones, papelería, renta de vehículos, impresiones (trípticos, folletos y carteles, entre otros). Los alimentos que se requieran para la realización del evento, la contratación de personal de apoyo, tales como edecanes, expositores especialistas, técnicos, entre otros, y la impresión de memorias del acto.

Asimismo, en el caso de comisiones y comités podrán autorizar la contratación en forma directa de prestadores de servicios profesionales de consultoría y asesorías, estudios e investigaciones no asimilados a sueldos con cargo a su techo presupuestal. Dicho contrato deberá ser elaborado por la Unidad Legal y deberán garantizar que se cumpla con el objeto de la contratación. Para lo anterior se deberá contar con la aprobación de su Mesa Directiva y de conformidad a las formalidades que establece la norma para su suscripción.

Comisiones especiales

En la Cámara de Diputados también existen 45 comisiones especiales que fueron creadas y que también registran bajos niveles de productividad, pues muchas de ellas no tienen ni si quiera temas turnados para opinión o puntos de acuerdo, como la de Minería, Alerta de Género, de Alimentación, de Citricultura, de la Industria Automotriz, entre otras.

EL UNIVERSAL publicó en febrero de 2015 que a pesar de que muchas comisiones especiales y de Investigación no sesionan regularmente, ni tampoco registran dictámenes turnados para opinión, la Cámara de Diputados destinó más de 70 millones de pesos para mantener éstos 39 órganos legislativos durante todo 2014 en la 62 Legislatura.

De los 70 millones de pesos que se pagaron en 2014, la Cámara de Diputados pagó aproximadamente 54 millones de pesos para solventar el salario de los 39 secretarios técnicos y 106 asesores “b”, que tienen las comisiones especiales y de investigación.

Cabe recordar que a cada diputado se le depositan cada mes 73 mil 910 pesos por concepto de dieta, 45 mil 786 por asistencia legislativa y 28 mil 772 por atención ciudadana, así como 2 mil 780 pesos de vales de despensa.

El pasado mes de marzo, EL UNIVERSAL informó que a cada uno de los diputados federales el Palacio Legislativo de San Lázaro les otorga una tarjeta para el Servicio de Telepeaje por el Uso de Carreteras y Autopistas (IAVE) por los tres años por los que fueron electos y así puedan recorrer las carreteras del país para sus tareas legislativas sin costo alguno para ellos y en este dispositivo se han gastado más de 16 millones de pesos.

El Gran Diario de México también informó que los diputados federales mantuvieron el récord de viajes por el mundo para asistir a diversas reuniones internacionales, y en tan sólo 17 meses gastaron más de 30 millones de pesos para cubrir los boletos de avión y viáticos de sus legisladores.

EL UNIVERSAL informó, desde el pasado 1 de marzo, que el “bono secreto” de 150 mil pesos que se autoaprobaron en diciembre pasado los diputados federales de la 63 Legislatura fue recibido por 411 legisladores y solamente 88 lo rechazaron. De acuerdo con las comprobaciones sin valor fiscal entregadas a la Cámara de Diputados de cada legislador que recibió éstos recursos, fueron utilizados en remuneraciones adicionales a personal no adscrito a Cámara Baja, donaciones, posadas, juguetes, aguinaldos, cobijas, entre otros.

Según las relaciones de cada una de las fracciones parlamentarias, fueron 194 los diputados del PRI que sí aceptaron el bono secreto y 13 que lo rechazaron. 102 legisladores del PAN lo aceptaron y siete declinaron su depósito. Además, 56 integrantes del PRD lo aceptaron y sólo cinco declinaron su otorgamiento.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios