Una fundación, lo que une a Narro y a Colosio

El titular de la Secretaría de Salud participó este jueves en el homenaje luctuoso a Luis Donaldo Colosio
Fotografía de Germán Espinosa EL UNIVERSAL
23/03/2017
21:50
-A +A

El doctor especialista en medicina sanitaria, José Narro Robles, un coahuilense educado en la educación pública, y con posgrado en Inglaterra, reforzó en el pasado el cuadro directivo del PRI al hacerse cargo de la Fundación Cambio XXI, de la que salían líneas de pensamiento para el partido, así como para uno de los cuadros más sólidos, Luis Donaldo Colosio Murrieta.
La Fundación Cambio XXI tuvo como antecedente al Instituto de Investigaciones Políticas, Económicas y Sociales (IEPES), que hasta la década de los ochentas era el vínculo de la relación del PRI con académicos y profesionales del país.
En 1991, el presidente del PRI cerró el ciclo del instituto y abrió el de la fundación que recibió su nombre, tras su asesinato en Tijuana.
Al encabezar la Fundación Cambio XXI, Narro desplegó la tarea de articular a los profesionales de diversas disciplinas, que aportaban análisis y propuestas a los problemas del país, en insumos para el Partido Revolucionario Institucional.
En 1974 Narro se incorporó al claustro académico de la Facultad de Medicina, y con ello inició una trayectoria en la que alcanzó la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
A partir de ello desempeñó responsabilidades en la estructura de gobierno de la Faculta de Medicina  y luego en la estructura central de la UNAM. Ocupó cargos desde jefe de Departamento de Medicina General Familiar y Comunitaria; la dirección general de Extensión Académica; director General de Planeación, Secretario General de la Universidad.
También fue coordinador general de la Reforma Universitaria de la Comisión Especial Para el Congreso Universitario, proceso de intensa actividad que puso a prueba su capacidad de conciliación y que le ganó reconocimiento y respeto de la comunidad universitaria.
Narro alcanzó la rectoría en 2007 y obtuvo la reelección en 2015, y al cabo de ello registró un alto nivel de aprobación social, no sólo de la comunidad universitaria, y se le ha considerado uno de los pocos personajes públicos que puede acceder a los campus de instituciones de estudios superiores y lograr interlocución productiva con académicos, estudiantes y autoridades.
En el servicio público, el coahuilense, antes de ser designado secretario de Salud por Enrique Peña Nieto, ocupó puestos en la rama de ese sector en el Distrito Federal, en el IMSS e Instituto Nacional de Ecología.
También fue subsecretario de Población y Servicios Migratorios, y de Gobierno en la Segob.
Una vez que fue nombrado secretario de Salud, el 8 de febrero de 2016, en una reunión con senadores del PRI, recordó su militancia priísta, que data de los setentas, de la cual, dijo, se siente profundamente orgulloso.

ml

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS