Ante banqueros, Peña Nieto critica populismo

El mandatario encabeza la inauguración de la 80 Convención Bancaria; destaca la labor de Agustín Carstens
Fotografía de Yadin Xolalpa EL UNIVERSAL
22/03/2017
20:09
Francisco Reséndiz / Enviado
Acapulco
-A +A

[email protected]

Esta noche, el presidente Enrique Peña Nieto realizó una enérgica crítica contra el populismo al que acusó que esgrimir posiciones dogmáticas e ilusorias, de plantear soluciones aparentemente fáciles y mágicas, y de cerrar espacios de libertad y participación a la ciudadanía.

Hace unos momentos, al inaugurar la 80 Convención Bancaria -que lleva el título de "El dilema mundial: liberalismo vs populismo", aceptó que la desaceleración económica, la caída del precio de las materias primas, notablemente el petróleo, y un entorno de volatilidad financiera y aversión al riesgo, además de una creciente desigualdad cuestionan al liberalismo.

"Incluyendo el libre mercado y generando un descontento ciudadano hacia las instituciones", dijo el mandatario. Aceptó que ante este panorama, el riesgo de que las sociedades opten por salidas ilusoriamente rápidas va en aumento.

Indicó que este escenario no es del todo desconocido, pues en la historia del mundo existen ejemplos de cómo la llegada de doctrinas extremas terminan lastimando las condiciones de vida de la población, profundizando aún más el descontento ciudadano.

"La lección que nos dejaron estos episodios es que no hay salidas fáciles ni soluciones mágicas, por el contrario, la mejor ruta para superar los retos de un país es asegurando las condiciones para que cada persona pueda desarrollar todas sus capacidades", puntualizó.

En su disertación, el  Jefe del Estado Mexicano dijo: "¿A qué me refiero cuando hablo de populismo?, a posiciones dogmáticas que postulan soluciones aparentemente fáciles pero que en realidad cierran espacios de libertad y participación a la ciudadanía.

"Esto en contraposición a la sociedad de ciudadanos libres que hemos logrado como país en la que el papel del Estado es ser garante de esta libertad abriendo oportunidades para el desarrollo", indicó.

Sostuvo que México ha dejado atrás el modelo "de supuesto desarrollo" que cerraba espacios a la realización personal, a los espacios de libertad que los ciudadanos deben de tener para encontrar su realización y optado por el liberalismo.

Advirtió que en el pasado, el gobierno dictaba las condiciones de crédito a la banca, indicando en que sectores prestar y a qué tasas eventualmente hacerlo.

"Un modelo en el que el gobierno prácticamente era el único proveedor, o el principal proveedor de bienes que iban desde el papel con el que proveían a la elaboración de los periódicos que diariamente circulaban. El Estado era fabricante hasta de bicicletas pasando por una serie de empresas en las que eventualmente incursionaba y cerrando espacios a la participación de la iniciativa privada", dijo.

Subrayó que el populismo era un modelo en el que la libertad de expresión era privilegio solamente "de los alineados".

Tras defender el liberalismo como modelo de desarrollo económico y social de una nación, indicó que México optó en el Siglo 20 por éste al igual que otras naciones  y hoy está se encuentra en la ruta correcta para asegurar mejores condiciones y más oportunidades para los mexicanos del mañana.

Asentó: "la transformación desde las instituciones debe ser el camino a seguir en los siguientes años. El proyecto de transformación que sociedad y gobierno emprendimos juntos debe continuar, esas es nuestra mejor alternativa si queremos obtener resultados duraderos y de amplio alcance".

Hizo notar que en 2012 el país enfrentó la disyuntiva de gobernar siguiendo la inercia o transformar la vida de los mexicanos.

"Con decisión optamos por la transformación nacional impulsando un gobierno que ha puesto en el centro de las políticas públicas al individuo y a sus libertades. Es cierto, avanzar por esta ruta no ha sido fácil. En ocasiones ha implicado tomar decisiones complejas para eliminar barreras que por largo tiempo frenaron nuestro potencial.

"Gracias a ello el México actual ya es muy distinto del México se hace cuatro años, hacia adelante la visión que tengo de México es la de un país que se modernizó para ofrecer mejores condiciones para su población", consideró Peña Nieto.

Hizo una proyección hacia los siguientes 20 años. Sostuvo que en las siguientes dos décadas México será un referente mundial en la producción y exportación de manufacturas de alta tecnología, para ubicarse como una de las primeras diez economías del mundo.

Dijo esperar ver a México durante los próximos 20 años con mejor calidad para su población por haber promovido la competencia en las telecomunicaciones, con un sector energético con mayor participación privada y con ciudadanos mejor educados.

"El Estado de derecho del México del futuro tendrá soporte en pilares modernos y eficientes que hemos consolidado en pocos años, me refiero al Sistema de Justicia Penal Acusatorio, las reformas en justicia cotidiana -donde están 90, en los sistemas naciones de Transparencia y Anticorrupción.

"Asimismo, tendremos un México más incluyente donde el conjunto de políticas públicas habrá contribuido significativamente a reducir los rezagos en educación, vivienda, salud y alimentación". 

Peña Nieto indicó que este proceso demanda esfuerzos, cambios estructurales, decisiones complejas, profundas y que entrañan cambios en los paradigmas y en los modelos a los que la sociedad mexicana ha estado acostumbrada.

 

ml

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS