“Aurelio Nuño no hacía tareas; jugaba futbol”

La madre del titular de la SEP señala que no quería ser funcionario
El titular de la SEP, Aurelio Nuño (segundo de izq. a der.), acompañado por el rector de la UNAM, Enrique Graue y su mamá, Leticia Mayer Celis (NOTIMEX)
09/02/2017
02:10
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

Leticia Mayer Celis, mamá del secretario de Educación Pública (SEP), recordó que su hijo fue un niño feliz, que cursó la educación básica en una escuela privada donde los alumnos no eran obligados a hacer tareas, ni eran sometidos a exámenes de conocimiento, por lo que utilizaba sus tardes para leer y jugar futbol.

Investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Leticia Mayer platicó que a su hijo se le facilitaban las matemáticas, materia que para muchos niños es “el coco” de la educación, puesto que no les gusta ni las entienden.

“Él fue a una escuela donde no había tareas, exámenes ni calificaciones, entonces él llegaba [a su casa] y se dedicaba a leer, a dibujar y a jugar futbol. La verdad no se le dificultaba ninguna materia en la escuela, incluso matemáticas que no suele ser la más fácil, a él no se le complicaba; siempre le gustó mucho la historia, la literatura y la antropología”.

En entrevista, la científica del Instituto de Investigaciones Matemáticas Aplicadas, Leticia Mayer destacó que de niño Aurelio Nuño hablaba de ser “tantas cosas”, como futbolista, pero nunca funcionario y menos secretario de Educación Pública.

La científica Leticia Mayer asistió ayer a un acto celebrado en la torre de Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), invitada por el rector Enrique Graue Wiechers.

Licenciada en Antropología Social por la Universidad Iberoamericana y doctora por el Colegio de México, Mayer Celis tiene una especialidad en Historia de la Ciencia y de la probabilidad y la Estadística.

Sin ahondar en los detalles, confirmó que Aurelio Nuño sí cursó parte de sus estudios en la UNAM, pero tuvo que salirse e incorporarse a una institución privada.

Concluyó sus estudios en la Universidad Iberoamericana, donde finalmente se graduó.

“Trabajo en la UNAM desde antes que él naciera y ha venido aquí desde que nació, la primera vez que salió de la casa fue para venir a la UNAM a acompañarme a firmar unos papeles. Es un gran honor poderlo tener aquí como secretario de Educación, es un puma de corazón”, destacó la señora Mayer.

“Desde que nació se le inculcó mucho amor a México, estamos muy comprometidos por el país; mucho amor al conocimiento, a la educación. Que se dedique de tiempo completo, que dedique su energía, su vida, a sacar adelante una reforma tan importante como es la reforma educativa, que va a ser muy buena para este país”, consideró Leticia Mayer Celis.

Hacia el futuro, dijo que Aurelio Nuño Mayer nunca ha manifestado sentir deseos de convertirse en presidente de México y mencionó que en privado tampoco se lo ha expresado puesto que los fines de semana, cuando se reúne la familia, el trabajo no es un tema de conversación.

El titular de la Secretaría de Educación Pública, constantemente menciona a su madre en sus discursos. Se refiere a su labor como científica e historiadora, y señala que gracias a su trabajo constante como académica, logró sacarlo adelante.

Al inicio del acto, el funcionario dijo que estaba emocionado de estar en la Rectoría de la UNAM puesto que “en lo personal, para mí representa mucho.

Mi mamá es investigadora, profesora de la Universidad desde antes que yo naciera. Desde muy chico recorrí sus jardines y sus espacios. Siempre le hemos ido a los Pumas, no hay otro”, subrayó.

Llegaron separados pero se reunieron para tomarse una fotografía al término de la ceremonia. Entre bromas, la investigadora Mayer le ayudó al titular de la Secretaría de Educación Pública a ponerse la playera de los Pumas que le regaló el rector.

Se dieron un abrazo, un beso y después corearon juntos la famosa porra del Goya que distingue a la comunidad de la máxima casa de estudios del país.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS