Defensa del "Chapo" se opone a audiencia en videoconferencia

Exige que éste se presente en el juzgado de Nueva York; Interpone una apelación a la petición del juez Brian Cogan
Desde su extradición, El Chapo Guzmán está aislado en la cárcel Metropolitan Correctional Center de Nueva York, encerrado 23 horas en una celda (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
31/01/2017
02:19
VÍCTOR SANCHO Corresponsal
-A +A

[email protected]

WASHINGTON.— Los abogados de Joaquín El Chapo Guzmán Loera se opusieron ayer a que su defendido participe en su primera audiencia judicial a través de una videoconferencia y sin estar presente en la sala del Juzgado del Distrito Este de Nueva York, el próximo viernes.

Uno de los abogados públicos que defienden a El Chapo en los primeros compases de su juicio en Estados Unidos, Michelle Gelernt, confirmó a EL UNIVERSAL que ayer, antes del límite establecido, habían presentado la apelación para que el mexicano compareciera por videoconferencia, tal y como pidió el juez del caso, Brian Cogan. La carta, de cinco páginas y a la que tuvo acceso EL UNIVERSAL, detalla las razones por las cuales los letrados se oponen a que Guzmán Loera no esté presente físicamente en la primera vista judicial en territorio estadounidense.

En un principio, el auto judicial del 25 de enero ordenaba que la aparición del líder del Cártel de Sinaloa fuera a través de videoconferencia en una audiencia “breve y no sustantiva” que no justificaba el riesgo y los problemas de transporte para un detenido considerado tan peligroso. En su carta, los abogados exponen dos razones para que El Chapo esté presente en la audiencia. La principal, la necesidad de que Guzmán Loera acuda para que se vea protegido por el derecho que le da la sexta enmienda de tener consejo legal y poder participar de su defensa en el caso.

“Dada la inusual naturaleza de su proceso de extradición en este caso, la presencia del señor Guzmán es necesaria para asegurar su confianza en la imparcialidad del proceso judicial estadounidense”, añaden.

Los abogados esgrimen que la notoriedad e importancia del caso, de interés nacional e internacional, merece que el acusado esté presente en el juicio para evitar “publicidad perjudicial”. En caso de que no se produjera, “los medios serían libres de especular cuáles son las verdaderas razones por las que no fue autorizado a viajar hasta el juzgado”, alertan.

Hacer aparecer a Guzmán Loera a través de una videoconferencia pone en riesgo la existencia de “prejuicios” del jurado que le tendrá que condenar o absolver. “Su ausencia de la sala necesariamente podría llevar al público a tener la impresión de que el señor Guzmán es demasiado peligroso para ser llevado a una sala judicial”.

Respetuoso y sin esposas. En las razones que presentan los abogados para que se acceda a su petición están el buen comportamiento “respetuoso y calmado” demostrado por El Chapo en su primera comparecencia ante el juez el 20 de enero, un día después de su extradición: “No estaba esposado durante el procedimiento, actuó respetuosamente y fue receptivo a las preguntas del tribunal”, recuerdan.

De la carta de los abogados, además, se confirma la situación en la que vive Guzmán Loera desde su extradición: está en régimen de aislamiento en la cárcel de máxima seguridad Metropolitan Correctional Center de Nueva York, encerrado durante 23 horas en una celda de la que sólo sale una hora para hacer ejercicio en solitario. En todo el tiempo no ha podido comunicarse ni por teléfono con familiares o asesores legales en México, sólo ha estado en contacto con sus abogados.

Guzmán Loera se enfrenta a un juicio por 17 delitos, por los que, si es declarado culpable, podría obtener cadena perpetua. El fin de semana, el juez Bryan M. Cogan anunció que la audiencia programada para el próximo 3 de febrero a las 9:00 horas en Brooklyn, se realizará por videoconferencia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS