Trump: buenos muros, hacen buenos vecinos

En libro expresa su ideología en torno a la migración; avala los cruces legales
En su texto “Great Again: How to Fix Our Crippled America”, Trump advierte que cruzar la frontera de forma ilegal puede ser peligroso para su país. (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
30/01/2017
02:02
Alberto Morales
-A +A

[email protected]

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, asegura que no está en contra de la migración, puesto que sus padres fueron migrantes y trabajaron para forjar, como miles, la nación estadounidense, pero advierte que la ilegal puede ser un peligro para ese país.

En su libro “Great Again: How to Fix Our Crippled America” (2015), el estadounidense reflexiona en el capítulo 3 sobre la migración y resume “buenos muros, hacen buenos vecinos”.

“Las malas personas vienen de algunos lugares como México, de todo Centro y Sudamericana y del Medio Oriente… Construiré un gran muro, de muy bajo costo, y se tiene a México para pagar por esa pared, pero lo que informaron los medios en ese discurso es que había una guerra contra los migrantes”, señala en su libro que considera como un “modelo” para hacer “grande” a esa nación.

Carlos Slim uso como referencia el libro escrito por Trump, con el objeto de demostrar que el discurso del republicano ya lo había dicho, por lo que no hay secretos en la forma de negociar con el estadounidense.

En su libro, Trump dice que el flujo de ilegales es uno de los problemas más importantes de Estados Unidos, que “los está matando. Es más fácil criticarme por ser contundente que admitir que la situación de migración es un problema que debemos enfrentar”.

Trump señala que no está en contra de la migración, que su madre emigró a Estados Unidos de Escocia y se casó con su padre, cuyos padres a su vez habían venido de Alemania.

Explica que está en contra de la inmigración ilegal, no es justo que todos los demás esperen en la frontera para entrar de manera legal, en cambio, por las fronteras entran muchas personas y eso puede ser muy peligroso.

“Las estimaciones dicen que hay 11 millones de inmigrantes ilegales, pero en la realidad nadie sabe cuántos son y no hay manera de dar seguimiento. Lo que sí sabemos es que algunos de ellos son una fuente de verdadero crimen”.

 

La barda. Para el republicano, a Estados Unidos ha llegado lo “peor” de otros países, por ello es necesario construir una muralla en la frontera sur.

“Tenemos que detener esa inundación, y la mejor manera de hacerlo es construyendo una pared. Dicen que no se puede hacer… Créanme, se puede hacer. Nadie puede construir una pared como yo. Voy a construir un muro en la frontera sur. No tiene que cubrir toda la frontera. Algunas zonas ya están aseguradas con barreras físicas”.

Para Trump sólo se tienen que asegurar mil millas en la frontera sur, así como la gran muralla china, y en todo momento insiste: México debe pagar.

El presidente de Estados Unidos deja ver de dónde sacará los recursos económicos para que México pague por la muralla en la frontera: “Podríamos aumentar las tasas en la frontera que cobramos, podríamos aumentar las tasas de visados temporales. Incluso podríamos incautar los pagos de remesas derivados de salarios ilegales”.

Señala que otra forma de financiar el muro es cortando la ayuda a México.

El libro de Trump comienza con una frase del presidente número 16 de EU, Abraham Lincoln, quien abolió la esclavitud y modernizó la economía de la nación, en la cual señala que el estudio y la preparación son la oportunidad de un mejor porvenir.

El presidente estadounidense indica que esa ha sido parte de su filosofía, puesto que como constructor siempre ha tenido que prepararse, lo mismo en su carrera por la presidencia.

Trump se define como un “patriota”, con gran dedicación, pero sobre todo, con gran pasión por hacer las cosas, como se le enseñó su padre.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS