Se encuentra usted aquí

TLC transparente, demandan ONG

Eventual renegociación debe abrirse a la sociedad, afirman; nuevo acuerdo debería beneficiar a los tres países, dicen
Víctor Suárez Carrera, integrante del Consejo Nacional de Organizaciones Campesinas y de la campaña Sin Maíz no hay País, y José Olvera, del Sindicato de Trabajadores de la UNAM, encabezaron la conferencia de prensa (DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ .CUARTOSCURO)
18/01/2017
02:18
Pedro Villa y Caña
-A +A

[email protected]

Organizaciones de México, Estados Unidos y Canadá manifestaron que ante el anuncio de Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), estos procesos deben ser transparentes y contar con la participación de la sociedad de los tres países norteamericanos.

En conferencia de prensa, organizaciones mexicanas agrupadas en México Mejor sin TPP, consideraron que el reemplazo del actual acuerdo de libre comercio debe de resultar en beneficio de la vida de la sociedad y no de las trasnacionales, además que debe de proteger el medio ambiente de los tres países.

“Todas las negociaciones comerciales deben abrirse a la participación de la sociedad civil, lo que implica la publicación previa de los textos y la construcción de mecanismos de intercambio de información, participación social y deliberación. Cualquier negociación debe dar lugar a acuerdos que refuercen la capacidad de los gobiernos para proteger los derechos económicos, sociales, culturales, ambientales y laborales, incluyendo aquellos de los migrantes”, comentó Víctor Suárez, de la organización Sin Maíz no Hay País.

En una carta firmada en conjunto, las organizaciones México Mejor sin TTP, Citizen Trade Compaign y Common Frontiers rechazan los términos xenófobos y nacionalistas con los que el magnate estadounidense ha planteado renegociar o retirar el acuerdo económico.

Alberto Arroyo aseguró que en esta renegociaciacón se debe cambiar a un acuerdo centrado en la cooperación para el desarrollo de los tres países. Exigieron que en este acuerdo se garantice un acuerdo migratorio, además de respetar los derechos laborales, humanos y la autosuficiencia alimentaria entre los tres países.

“Nos oponemos en la reproducción de los métodos secretos, exigimos que se reemplace al TLCAN por un tratado de cooperación para el desarrollo de los tres países, el respeto a los derechos humanos, la recuperación de la soberanía nacional y de la rectoría del Estado sobre los privilegios corporativos y los monopolios. Entre los temas centrales justamente debe incorporarse un acuerdo migratorio, los derechos laborales y el derecho a salarios dignos para los trabajadores, así como recuperar la autosuficiencia alimentaria”, comentó.

Aseguraron que cuando se creó el TLCAN se exageró en sus beneficios para que éste fuera vendido al público, por lo que las promesas de los tres gobiernos no se cumplieron y, al contrario, aumentaron la desigualdad, el empobrecimiento de la mayoría de los habitantes, el desempleo, la inseguridad laboral y la degradación ambiental, además de que se registró un aumento de violencia.

Indicaron que el TLCAN ha favorecido a las empresas trasnacionales y no a la sociedad de los tres países.

En México, detallaron, ha desembocado en el aumento de la economía informal, lo que ha generado más pobreza y forzado a millones de mexicanos a buscar trabajo en la Unión Americana, “donde se encuentran con discriminación”.

Héctor de la Cueva, coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), aseguró que México fue el país que perdió más en los acuerdos del tratado comercial y quitó de la mesa de negociación temas fundamentales como la migración.

“En realidad, con el TLCAN ganaron las grandes corporaciones norteamericanas, pero perdieron los trabajadores de México, Estados Unidos y Canadá. ¿Quien perdió más? México, definitivamente. Sí vinieron más inversiones, se generaron algunos empleos, pero desaparecieron otros.

“Por ejemplo, en la industria automotriz, en 1995 se perdieron casi medio millón, más de 400 mil puestos de trabajos sólo en la industria de autopartes. Esta industria en México fue desmantelada frente a la cohesión de las inversiones de las grandes compañías que importaban todo. El gobierno mexicano negoció de rodillas y quitó de la mesa temas fundamentales como la migración con tal de negociar de rodillas”, aseguraron.

Informaron que participarán junto con otras organizaciones en la movilización contra el nuevo presidente de Estados Unidos el próximo 20 de enero en la embajada estadounidense.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS