Historia. “Me siento vulnerable; el asalto es constante”

En espectaculares instalados en la capital de Tabasco denuncian el clima de zozobra que se vive y exigen a las autoridades tomar medidas para garantizar el bienestar de la población (LEOBARDO PÉREZ. EL UNIVERSAL)
17/01/2017
02:18
Leobardo Pérez Marín / Corresponsal
Tabasco
-A +A

[email protected]

Villahermosa, Tab.— “Soy padre y me preocupa la seguridad de mis hijos, porque lo que estamos viviendo no es una percepción sino una realidad”, afirma Santiago Wilson, quien vivió de cerca la inseguridad porque intentaron secuestrar a uno de sus hermanos.

En platica con EL UNIVERSAL, Wilson Pérez aseguró que la delincuencia ha hecho que los ciudadanos cambien su forma de vida, horarios, hábitos y hasta las amistades: “Me siento inseguro; la inseguridad conlleva a la preocupación por los tuyos, sales al trabajo, dejas a tus hijos en la escuela, a otros en la universidad y de ahí emana esa preocupación, sobre todo porque cada vez los asaltos son con mayor violencia, me preocupa y me siento inseguro, desprotegido”.

Es originario del municipio de Cárdenas, pero su empleo está en Villahermosa, ciudad que desde hace mucho perdió su tranquilidad, debido a que todos los días se tienen noticias de robos a gasolineras, a tiendas de conveniencia y casas habitación: “Los asaltos son constantes, hace falta mucho por reforzar la seguridad en todo el estado; hemos visto como van y vienen secretarios de seguridad pública y cada vez esta peor la situación. Cada vez hay más violencia en el robo común, ahorita te lesionan hasta por un teléfono”, relata Wilson Pérez.

La inseguridad le es cercana, hace unos meses intentaron plagiar a un familiar: “Nosotros vivimos el intento de secuestro de un hermano; en casa de mi padre robaron una tarde y en la madrugada, pese a que había detenidos, uno de los ladrones regreso e intentó meterse otra vez, de ese tamaño es la inseguridad”.

A raíz de eso cambió su forma de vida. Ahora es más precavido, abre el portón de su casa y antes de sacar su carro observa hacia los dos lados para ver que no haya nadie: “No dudo en ningún momento en ser yo quien lleve a mi hija menor a la escuela; antes le pedía el favor a mis hijos y ahora no, tienes que tomar más precauciones. Vemos que estamos en desventaja porque el delincuente esta armado y el ciudadano no”.

Sobre la llegada de la Gendarmería a Villahermosa, dice que afecta a otros municipios porque los delincuentes se repliegan: “Se da el efecto cucaracha” y eso hace que municipios como Cárdenas se llene de delincuentes, “huyen de la ciudad y se van a municipios estratégicos. La verdad no me siento seguro en Villahermosa”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS