"Triunfo de El Bronco es un voto de castigo"

Analistas: se dio un gran golpe a la clase política. Partidos pierden confianza de electores, aseguran
Expertos reconocieron la labor del INE para el desarrollo en paz y sin incidentes graves del proceso electoral el pasado 7 de junio.
09/06/2015
04:00
J. Jaime Hernández / Corresponsal
Washington
-A +A

[email protected]

Washington.— Un día después de las elecciones en Nuevo León, que trajeron consigo el triunfo de Jaime Rodríguez, mejor conocido como El Bronco, y la normalidad relativa en el resto del país, analistas de Estados Unidos coincidieron en que el desempeño del PRI y el comportamiento desigual de los otros partidos en las urnas no puede considerarse una victoria sin paliativos, sino un voto de castigo a la clase política.

“El presidente Enrique Peña Nieto parece haber logrado su meta de tener una mayoría en el Congreso, en coalición. Pero en realidad los ciudadanos emitieron un voto de castigo a todos los partidos, dando poco más de una cuarta parte de su apoyo al partido gobernante y, aún menos, a los demás partidos”, consideró Andrew Selee, vicepresidente ejecutivo del Centro Woodrow Wilson.

“Además eligieron a un candidato independiente a la gubernatura de Nuevo León”, añadió Selee en alusión a una candidatura que triunfó a pesar del cierre de filas de los partidos tradicionales en su contra.

“Si algo quedó en evidencia en estas elecciones es que los principales partidos en México enfrentan serios problemas”, aseguró a su vez, Duncan Wood, director del Instituto de México del Woodrow Wilson.

“Parece que todos ellos han perdido la confianza de miles de electores”.

Con todo y ello, el analista consideró que el hecho de que partidos como el PRI hayan sido capaces de mantener al menos un 25% del voto duro, explica su victoria.

“Los militantes del PRI, por ejemplo, el llamado voto duro, sigue estando ahí. Y creo que un partido que es capaz de controlar más de 25% del voto duro tiene muy buenas oportunidades de ganar unas elecciones. Porque a partir de esta base pueden combinar sus votos con el de otras fuerzas para controlar el Congreso”, añadió.

Tras un proceso, que generó expectativas de caos, violencia e inestabilidad en los medios internacionales, los expertos reconocen que el buen papel del Instituto Nacional Electoral (INE) jugó un papel clave en el resultado de unos comicios sin los incidentes graves de violencia que esperaba la opinión pública internacional.

En este contexto, para los analistas no pasó desapercibida la decisión de la Secretaría de Educación Pública de suspender indefinidamente la evaluación de docentes.

“La reacción de la CNTE fue menos violenta quizá porque el gobierno suspendió la realización de los examenes previstos para evaluarlos. Creo que esta decisión jugó un papel importante”, consideró Wood al celebrar el hecho de que la violencia no haya desbordado las calles o plazas de estados como Oaxaca, Guerrero o Michoacán.

“Es difícil decir con precisión por qué razón, al final, el perro no ladró o mordió”, añadió.

Por lo que toca al caso de El Bronco, la mayoría de observadores coincidieron en señalar que su victoria no sólo consiguió poner en tela de juicio al tradicional sistema de partidos en México, sino también a la vieja estructura del Estado clientelar y sus intereses.

“Sin duda Jaime Rodríguez fue capaz de capturar la imaginación de los electores y, al mismo tiempo, beneficiarse de la desconfianza de los ciudadanos en la clase política. Su ejemplo seguramente será muy importante en los próximos ciclos donde otros candidatos independientes podrían animarse a desafiar a las grandes formaciones políticas", señaló Wood.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS