"Romperé el círculo vicioso de los grupos que dañan al PAN"

Afirma que a Madero le tiene "mucha gratitud", pero se desmarcará y será independiente
El coordinador de los diputados en San Lázaro ofrece que, cuando haya pruebas, actuará con absoluta firmeza y determinación frente a actos de corrupción de los militantes del PAN. Afirma que respeta la decisión de Margarita Zavala de buscar la candidatura presidencial panista y le garantiza  “piso parejo”. Germán Espinosa/El Universal
17/06/2015
03:02
Horacio Jiménez y Suzzete Alcántara
México, DF
-A +A

[email protected]

El coordinador del PAN en la Cámara de Diputados y aspirante a la dirigencia del blanquiazul, Ricardo Anaya Cortés, rechaza que Gustavo Madero vaya a estar detrás de él en la presidencia nacional de Acción Nacional y adelantó que en caso de ser electo, la única deuda que tendrá será con los militantes que le den su voto el próximo 16 de agosto.

En entrevista con EL UNIVERSAL en su oficina recién remozada en la Cámara de Diputados, Anaya dice que le tiene “mucha gratitud” a Gustavo Madero porque gracias a él tuvo la oportunidad de ser presidente de la Cámara de Diputados, pero se desmarca y apunta que será un presidente independiente y le imprimirá sello propio a su administración.

Con dibujos de sus hijos enmarcados en las paredes y una foto con su esposa sobre el escritorio de madera, Anaya dice que en el PAN están obligados a una renovación de fondo y a cambiar porque si no el blanquiazul le dejará de ser útil a México.

Acepta que él se veía compitiendo con Margarita Zavala por la dirigencia nacional, sin embargo, ahora que la ex primera dama anunció su aspiración presidencial, Anaya dice que la respeta y ofreció a todos los aspirantes piso parejo, reglas claras, legalidad y transparencia en el proceso; y ser un árbitro confiable. Dice que es libre y no tiene dueños, por eso al interior del PAN va a “romper” con el círculo vicioso que le generan los grupos porque dañan al partido y generan polarización.

Señala que, en caso de llegar a la dirigencia nacional, aún no decide si será Gustavo Madero su sucesor en la Cámara de Diputados, pero sí debe tener buen diálogo, pero también talento para oponerse con firmeza, valentía y determinación a las desviaciones del PRI-gobierno. Asegura que Felipe Calderón fue un presidente extraordinario y sólo le tiene afecto y gratitud y espera que el michoacano permanezca como militante del blanquiazul.

¿Por qué ir por la dirigencia en este momento de crisis interna?

—Tengo muy claro el PAN que quiero y que queremos los panistas, quiero un PAN fresco, renovado, con visión de futuro y que mira hacia adelante. Un PAN abierto a los ciudadanos, que haga lo que hicimos en Miguel Hidalgo, que dé la oportunidad a ciudadanos valiosos como Xóchitl Gálvez. Un PAN que vuelva a sus principios, rayando en la honestidad y unido. La inmensa mayoría estamos cansados y hartos de pleitos internos, estoy convencido de que unidos somos muchísimo más fuertes. La unidad no se puede conseguir por decreto, y ello implica un trabajo serio, de diálogo, de sentarse a la mesa —el tiempo que sea necesario— con absoluta sensatez y serenidad a intercambiar posiciones, dialogar y a decidir lo que mejor convenga.

Va solo en esta contienda, sería un suicidio que alguien más se pusiera enfrente, ¿no?

—El PAN es un partido democrático, ya hay fecha para la elección y será el 16 de agosto, es una decisión tomada y me voy a postular a la presidencia nacional del PAN. Respeto si alguien más decide contender, de hecho yo creía, como la gran mayoría, que Margarita Zavala se iba a postular como candidata a la dirigencia, yo imaginaba una contienda de altura, civilizada y respetuosa; finalmente ella decidió tomar otro camino, lo que es absolutamente respetable.

¿Le tuvo miedo Margarita?

—No, yo no creo que esa haya sido la razón.

¿Ve potencial en la candidatura de Margarita hacia 2018?

—Yo respeto su aspiración, celebro que la plantee con franqueza y yo le ofrezco a Margarita y a cualquiera otro compañero que aspire a esa candidatura piso parejo, es decir, reglas claras, legalidad, transparencia en el proceso; y ser un árbitro confiable que pueda sentar a la mesa a los distintos aspirantes para construir acuerdos, eso es lo que ofrezco y respeto su aspiración como la de cualquier otro compañero del partido que la haga pública.

Piso parejo hacia 2018, ¿no acabará en una lucha fratricida por Rafael Moreno Valle, Margarita Zavala y el propio Gustavo Madero?

—Quiero romper justamente ese círculo vicioso de los grupos. Tengo gratitud con muchas y muchos compañeros del partido, agradezco su apoyo de hoy y de ayer. Pero yo no tengo dueños, yo quiero ser un presidente nacional del PAN con la independencia que se necesita para hacer lo correcto y decidir lo mejor para México.

¿Hay riesgos de ir solo en esta contienda por la dirigencia?

—Es una decisión de la militancia, lo que es un hecho es que tendremos una elección, tienen derecho a votar aproximadamente medio millón de militantes de Acción Nacional, he tomado una decisión libre, lo consulté en su momento con mi familia, es una decisión tomada y voy a estar atento para saber si hay alguien más en esta contienda democrática.

Cuando renunció Germán Martínez, sólo César Nava fue candidato y lo persiguió en toda su dirigencia el señalamiento de que lo impuso Felipe Calderón, ¿a usted no lo está imponiendo el maderismo?

—Me parece que no hay correlación entre un suceso y el otro, en aquél entonces quien elegía al presidente era el Consejo Nacional, un grupo muy pequeño y efectivamente éramos gobierno de la República y el Presidente tenía una influencia muy importante en el partido, César venía de ser su secretario particular, pero ahora es muy diferente, ahora tienen derecho a participar casi medio millón de panistas y está abierto el proceso para quien desee participar, en cualquier caso mi única deuda será con los militantes que salgan a votar el 16 de agosto y mi objetivo será trabajar por el país.

¿Pinta su raya con Madero?

—No se trata de pintar raya, es un asunto de hablar con claridad y no lo personalizo a él (Madero), lo digo en general, no sólo aplica a él, aplica en general, soy libre… no tengo dueños y quiero ser un presidente con la independencia que se necesita para poder tomar las decisiones correctas.

¿Hacia 2018 cómo ve al PAN?

—Unido y fuerte, las elecciones son lecciones. La que acaba de ocurrir nos dejó dos grandes lecciones: que los ciudadanos están absolutamente hartos de los políticos y de la política de siempre e incluye a los independientes, pues en el PAN estamos obligados a una profunda renovación: o nos renovamos y cambiamos a fondo o vamos a dejar de ser útiles a México.

¿Acabará con grupos internos?

—Los seres humanos por naturaleza siempre nos agruparemos por intereses, por afinidades, lo que es fundamental es que entendamos que hay un objetivo por encima de cualquier lógica de grupo o individual. Estoy convencido de que voy a romper este círculo vicioso de grupos que hoy está dañando al PAN y han entrado a una polarización que por supuesto está dañando al partido.

Muchos hablan de sus capacidades, pero el miedo de todos es si detrás de usted estarán los hilos de Madero, ¿estará detrás de usted?

—Yo a él (Madero) le tengo gratitud, he recibido enormes oportunidades, tuve la oportunidad de ser presidente de la Cámara de Diputados y del Congreso por la oportunidad que él me dio, pero no tengo dueños. Voy a ser un presidente del PAN independiente y tomaré las decisiones que yo considere correctas; le imprimiré mi propio sello a la gestión y siempre buscaré poner, por encima de cualquier interés personal, el interés superior del país.

¿Ve a Madero como el próximo coordinador en San Lázaro?

—Esa es una decisión que en lo personal no he tomado, de resultar electo como presidente del partido, lo primero que haré es consultar a todos y cada uno de los integrantes de la bancada, de lo que sí tengo certeza es que buscaré como coordinador a quien pueda unir y cohesionar al grupo parlamentario porque un grupo que no está unido no tiene fuerza para construir acuerdos, ni para oponerse como se necesita ante el priísmo autoritario. Un coordinador que tenga la capacidad de dialogar con otras fuerzas políticas para construir acuerdos y que tenga el talento de oponerse con firmeza, con valentía y determinación ante las desviaciones del PRI-gobierno.

¿Y Madero cubre esos requisitos?

—Eso lo veremos más adelante, por supuesto que a él lo tengo en un muy buen concepto, pero es una decisión que no he tomado, que no quiero adelantar y que tomaré en su momento.

En la Cámara de Senadores no tiene una bancada unida, ¿cómo le hará para trabajar ahí?

—Ese es sin duda uno de los retos fundamentales y tengo confianza absoluta de que vamos a lograr unidad en el grupo parlamentario del Senado.

Es fundamental para que el PAN tenga una presencia mucho más robusta frente al PRI-gobierno para que seamos una fuerza mucho mayor en detener los abusos del PRI-gobierno, sin duda será una altísima prioridad la cohesión del grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Senadores.

¿Tiene todo el apoyo?

Siempre he sido alguien abierto al diálogo, no me detienen las barreras grupales, estoy dispuesto a platicar con todos, estoy dispuesto a tener un PAN en el que quepan todos… bueno casi todos, todos, menos los corruptos.

¿Con usted se acabaron los ‘moches’ y los actos de corrupción?

—Sin duda ahí hay un reto muy importante, me remito a los hechos y no a las palabras. Cuando yo fui presidente del partido hubo un solo escándalo, por cierto de un diputado local en funciones, yo mismo inicié el procedimiento de expulsión y el señor está expulsado del PAN, esa va a ser mi línea, cuando haya pruebas voy a actuar con absoluta firmeza y determinación, eso sí cuando haya elementos de prueba.

¿Ve una reedición del Pacto por México que firmaron los partidos?

—No veo yo en el corto plazo la reedición del Pacto por México.

¿Hará un esfuerzo para que Calderón no se vaya del PAN?

—Felipe Calderón es muy importante para el PAN, es parte de la historia del PAN; él fue presidente del PAN y fue un extraordinario Presidente de la República emanado del PAN, de tal manera que lo que hay en el PAN hacia Calderón es gratitud, afecto, él lo ha sentido en las giras y en eventos con panistas y espero seguir viendo a Felipe Calderón Hinojosa en el PAN.

¿Le haría un llamado para que ni siquiera piense en irse del PAN?

—Más que un llamado, es el concepto en el que yo lo tengo y espero que Calderón permanezca en el PAN.

¿Solamente se ve como presidente del partido o está pensando en algo hacia el futuro?

—No, lo digo con toda claridad, en este momento estoy concentrado en ser el presidente del PAN, esa es mi meta, tengo muy claro el PAN que quiero, quiero primero un PAN fresco, moderno y con visión de futuro. Quiero un PAN abierto a la sociedad. En este momento estoy concentrado en ser presidente nacional del PAN.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS