9

"Calderón no será un lastre en mi campaña; será una fortaleza"

Es importante que Madero platique, dialogue; voy a esperar a que rinda las cuentas, afirma
La ex primera dama del país, Margarita Zavala, afirma que el mensaje es claro para el PAN: “o nos acercamos a los ciudadanos o no seremos opción de los ciudadanos. Y lo he venido diciendo desde antes”
16/06/2015
04:00
Jorge Ramos Pérez
Ciudad de México
-A +A

[email protected]

En una de las zonas más tranquilas de San Ángel se graba una telenovela. En el restaurante pululan estrellas de la televisión que fingen desayunar. De pronto aparece Margarita Zavala, quien saluda a todos a su paso. Recibe y regala sonrisas.

En octubre del año pasado dijo que su idea era ser diputada federal este año. Se mostraba reacia a admitir interés por la presidencia de su partido y menos candidata presidencial en 2018. Pero ocho meses después se quita la capucha y se destapa.

Adelanta que espera que el actual presidente del PAN, Gustavo Madero, rinda cuentas. Sostiene que no ha dialogado con él, porque “es muy difícil”, pero confía en que es alguien importante que debe platicar, dialogar…

¡Sorpresa!

—¿Sí, de verdad sorpresa? No, yo no veo exactamente sorpresa. La jornada electoral dejó un mensaje: hay que voltear a ver a la ciudadanía y yo lo que quería era ser clara. En México debe haber la prudencia pero no doble lenguaje, sobre todo en términos políticos, parte del éxito de las candidaturas independientes fue la claridad con la que se presentaron y eso es un mensaje para todos los políticos y para todos los que creemos que este país se transforma a través de la política…

¿Significa que va a ser candidata independiente?

—Noooo, no… yo, estee, pertenezco al PAN.

¿Hubo un pacto con Gustavo Madero y con Ricardo Anaya para seguir esta ruta?

—No, no. Realmente yo sabía que él quería ser candidato a la presidencia del PAN. Lo que unió los anuncios fueron las circunstancias del PAN…

¿Qué circunstancias?

—El mensaje ciudadano del 7 de junio. Hubo cambios, sobre todo a nivel local. A nivel federal sí tenemos la peor votación desde 1991. Y el mensaje es claro para el PAN: o nos acercamos a los ciudadanos o no seremos opción de los ciudadanos. Y lo he venido diciendo desde antes. No sólo son las candidaturas independientes. El mensaje lo dan a los partidos. En la política en México es importante ser claros….

¿Ningún acuerdo con (Ricardo) Anaya?

—De ‘vas tú en la mañana, luego yo acá’...

No así, pero sí un acuerdo para decir ‘vas por la presidencia del PAN y yo por la presidencial en 2018’…

—No, esas decisiones son personales. Independientes y personales.

¿Qué opinión tiene de Madero?

—(Silencio) Me parece que es alguien que es importante que platique, dialogue y voy a esperar a que rinda las cuentas…

¿Ha hablado usted con él?

—No.

¿Por qué?

—No; es muy difícil lograr hablar con Gustavo Madero. Deseo que las dirigencias del PAN busquen, sobre todo, consensuar e incluir.

¿Ricardo Anaya es esa persona que dialogue, escuche?

—Depende de la persona y de cómo se presente. Depende mucho. Pero es lo que necesita el PAN, consensuar, escuchar, no mentirse. Necesita muchas cosas, revisar su padrón y ver si es cierto lo que tiene o sujeto, rehén, de rebaños. Me parece que con esto no abono a la confrontación.

¿Ve en la actual dirigencia abono por la unidad?

—No, lo veo en varios liderazgos para que se ejerza eso…

¿Espera que los liderazgos en Acción Nacional exijan eso?

—Sí.

Ustedes van en autopista a 120 kilómetros por hora y Madero le mete cerrón, ¿no cree que va a seguir en la misma de cerrarle el paso?

—Sí, la decisión puede ser si nos dedicamos todos hacia dentro pues esto no va a parar. Si volteamos hacia afuera, a los ciudadanos, eso mejorará.

No me ha contestado si le parece que Anaya garantiza diálogo y no de cerrar el paso..

—Todos los liderazgos del PAN, los que pueden ser jefes del PAN, pues darán confianza en la medida de sus decisiones. A esperar.

¿Le da voto de confianza?

—Yo tengo voto de confianza a todo el proceso, a las personas y por supuesto lo incluyo.

¿Ve a alguien más disputando a Ricardo Anaya?

—Pues con el tiempo…

¿Qué es mejor, que Anaya tenga un adversario interno o mejor candidato de unidad?

—Son las cosas que se tienen que platicar en el PAN.

¿Nada está descartado?

—Nada es descartable ahorita. Tiene que platicarse. Estamos en una circunstancia muy grave. Nos obliga a tomar decisiones. Muchos liderazgos tienen que participar, que digan. Tiene algunas complicaciones, está en la Comisión Permanente que no es la principal, pero no es precisamente un órgano que delibere mucho porque normalmente está con una posición, pero creo que hay liderazgos que tienen que pedir que hablemos, como Pancho Barrio, Ernesto Ruffo, Alberto Cárdenas, Francisco Ramírez Acuña, incluyendo a Felipe Calderón como ex presidente, o los que están por terminar y los que llegan como Carlos Mendoza en Baja California Sur o Francisco Domínguez en Querétaro.

Margarita ya está enrrachada como precandidata, ¿le pediría a otros que también tengan intención que se quiten la máscara?

—No pido, si lo quieren hacer, bien. Son decisiones personales. Obedecen a muchas cosas. La ciudadanía pide claridad en las cosas y no quiere doble lenguaje. Eso no significa iniciar una campaña. Eso significa ser claro, pero son decisiones personales. Ojalá lo hagan, pero no lo pido, ojalá lo hagan.

Indudablemente Andrés Manuel López Obrador va a ser candidato.

—Sí, no hay ninguna duda y lo ha dicho. Todos sabemos que está Miguel Ángel Mancera (jefe de gobierno del Distrito Federal) y otros los que quieren seguramente, y también en el PRI y en el gobierno los hay. Bueno, son temas personales.

¿No vamos a ver a los “Amigos de Margarita” juntando lana para su campaña electoral?

—Desde luego voy a tener un financiamiento transparente. Hay cosas que se hacen con organizaciones sociales, que los puede pagar una asociación. No hay ningún problema…

Pero los “Amigos de Margarita”…

—No, no, no, pero sí por supuesto tengo mi página y ahí se sumen a aportar. Pero la campaña es otra cosa… es otro momento.

Yo consulto en casa, ¿usted consultó con el señor Felipe Calderón?

—Cada quien en las casas debe tener sus propias decisiones y yo soy responsable de ésta. Por supuesto sé que cuento con su apoyo.

El ex presidente dijo en Twitter que era una gran noticia su anuncio, como si se hubiera enterado a través de las redes sociales…

—No, no exactamente, pero le gustó el video. Mi familia se enteró un poco antes, con mis hijos.

¿Felipe Calderón no será un lastre para Margarita Zavala?

—En la historia hay cosas que pesan y cosas que ayudan. Es un tema también de fortaleza. Tener cerca a un ex presidente en momentos tan importantes del país es una fortaleza. Con el transcurso del tiempo, en campaña habrá momentos en que aunque no quiera va a ser tema. Pero también el hecho de que haya pasado tiempo, pues se toma distancia de muchas cosas, hasta del país que tenemos. El país cambia.

¿No cree que vaya a pesar?

—No, es fortaleza. Además una familia es familia pero no es la anulación de personalidades ni de decisiones.

En México la esposa de un gobernador del PAN en Nayarit, no prosperó; en Tlaxcala a la esposa de un gobernador del PRD, le fue muy mal. A menos que quiera ser la Hillary Clinton mexicana, pero México es distinto, ¿no es heredarse el poder entre marido y mujer?

—Las historias que me contaste son inmediatas. Este tipo de decisiones, si son tomadas en términos democráticos y no de ventaja, no hay problema. Creo que es mi caso. Si hubiese sido algo inmediato, pues sí. O desde el poder, pues sí. Pero cuando se toma una decisión desde la ciudadanía y el piso parejo no hay problema. En la vida he demostrado tener mis propias decisiones y no somos ‘mamá, hija o esposa de’. El ruido que pudiera ocasionar es por tiempo y lo que ocasiona ese ruido es la ventaja, que no existe en mi caso.

¿Replicaría la política de seguridad de Calderón?

—Todas las políticas públicas tienen su circunstancia y momento, y (también) sus precedentes.

¿No le pesará también el caso de la guardería ABC, por algunos parientes suyos involucrados?

—Es de los pendientes que tenemos que trabajar cuando no hay confianza en las instituciones, en el sistema judicial, pues no ayuda ni la reconciliación ni armonía. Cuando ocurrió estuve más cerca de lo que imaginan.

¿Usted está tranquila con su conciencia?

—Vaya, con mi vida en ese sentido. Pero sí creo que en toda la vida pueden utilizar cosas a favor o en contra y habrá quien abuse de ello y también habrá quien sepa distinguir.

¿Margarita Zavala no tiene cola que le pisen?

—Yo estoy muy clara. Estoy convencida de que en política se puede vivir honestamente y lo saben muchos políticos y lo sabe la ciudadanía y hacen bien en exigirlo.

¿Se verá Felipe Calderón como el primer caballero del país?

—(Risas) es un hombre muy inteligente, sabrá estar en el lugar… jajajaja.

Cerca de ahí, en un café, una conductora de otra televisora y una actriz afinan otra telenovela.

Por ahí anda el senador del PRD, Armando Ríos Piter, quien antes de tomar su saco sonríe cuando se le dice que Zavala afirma que no será candidata independiente: “Eso dice Margarita. Habrá que creerle (risas)”. Las telenovelas siguen su curso.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS