"Ciudadanía castigará la corrupción en comicios"

Iglesia católica asegura que hay un desencanto social y pide reconocer a los promotores de la transparencia, a una semana de las elecciones
01/06/2015
03:08
Ruth Rodríguez
-A +A

La Iglesia católica afirmó que se terminaron las campañas electorales y en una semana México vivirá una jornada difícil por el desencanto social, las amenazas de violencia, el boicot electoral y el enojo popular hacia la clase política, marcada de corrupta, opaca y, en general, vacía de ideas y propuestas específicas en orden a los cambios urgentes en el país.

“La ciudadanía testimonia el poder desmedido de partidos, clanes y familias, corrientes y nepotismo que secuestran la democracia y, con razón, se pronostica un castigo para estos políticos indignos y sus partidos, ya sea mediante el voto nulo o el abstencionismo”, expone en su editorial titulada “La mejor Arma” del semanario católico Desde la Fe.

La jerarquía católica considera que la mejor arma para la sociedad, después del sufragio, será la organización.

“Sólo así podremos exigir los resultados concretos para hacer posible la democracia y liberarla del secuestro partidista”.

Indica que el compromiso de los ciudadanos implica el trabajo responsable y cotidiano para vencer las desigualdades sociales y la corrupción del sistema político de partidos.

Desde su análisis, lo importante es ganarle al miedo y a la apatía. “Los políticos inmorales y corruptos tienen un límite que por desgracia no es la ley, que violan sistemática y cínicamente, sino la exigencia y el rendimiento de cuentas que debe hacer la sociedad, y el castigo a quienes han hecho de un oficio noble, la política, el más despreciable de los trabajos”, señala.

A una semana de que se llevena a cabo los comicios electorales, la Arquidiócesis afirma que a contracorriente, la ciudadanía realiza actividades importantes, “pero se antojan insuficientes ante la trama de corrupción y el poderío absoluto de partidos que han demostrado una y otra vez estar por encima de la ley”.

En su opinión, deben reconocerse los esfuerzos de organizaciones civiles y universitarias promotoras de la transparencia, al invitar a los contendientes y sumarse a plataformas electrónicas para dar cuenta real de sus patrimonios, actividades fiscales y posibles conflictos de intereses.

Sin embargo, asegura el editorial, los esfuerzos de los ciudadanos de a pie deben rendir más frutos.

A raíz del desencanto político, diversos estudios indican un elevado desinterés de los electores por la atención de las cosas públicas, establece.

“No hay compromiso para seguir el desempeño y resultados de quienes serán electos a los cargos populares y, en la participación hacia el interior de los partidos, el rechazo es evidente; en general, el ciudadano cree que el trabajo político no le corresponde, y que por naturaleza es corrupto”, indica.

Durante las campañas, comenta, la Iglesia católica otorgó lineamientos para el ejercicio del voto responsable, dejando a los fieles la elección que, en conciencia, pudiera ser mejor para lograr el bien común.

No obstante las orientaciones, reconoce la iglesia a través de la editorial, en general los católicos adolecen del compromiso arraigado en actividades públicas, considerando que la cuestión social es ajena a la fe, empero parece despuntar un amanecer distinto.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS