Prepara SRE nueva respuesta a relator

Relaciones Exteriores analiza la decisión que se tomará de mantener o no la relación con el relator especial sobre la Tortura de la ONU, Juan Méndez, ante el "uso político y mediático" que dio a su mandato y que derivó en un diferendo
04/04/2015
07:18
Natalia Gómez Quintero
-A +A

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) analiza la decisión que se tomará de terminar o no la relación con el relator especial sobre la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Juan Méndez, ante el “uso político y mediático” que dio a su mandato y que derivó en un diferendo, que aún no está cerrado, ante el contenido de su informe que es alejado de la realidad que impera en el país.

“Este no es un tema personal, como él argumentó, es una cuestión de fondo, pues no estamos de acuerdo con el uso político y mediático que ha hecho Juan Méndez de su mandato”, señalaron autoridades de la cancillería.

Indicaron que la dependencia analiza cuáles serán los procedimientos a seguir luego de que consideró que el relator violó el Código de Conducta de los relatores, y que fue poco profesional y ético en su trabajo al señalar en su informe final, que presentó el pasado 9 de marzo, que en México la tortura es una práctica generalizada.

En la cancillería mexicana existe molestia por la forma en la que Méndez contravino el Código de Conducta del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La SRE evalúa si hará oficial lo dicho por el subsecretario de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Juan Manuel Gómez Robledo —y respaldado por el canciller José Antonio Meade—, en el sentido de que ya no trabajarían con el relator. Se prevé que la posición de la cancillería se haga pública en los próximos días.

No obstante este diferendo, la política exterior de México, señalaron los funcionarios, se mantiene intacta de permitir el escrutinio internacional y de colaborar con las diversas relatorías de Naciones Unidas. Esta apertura, como en ningún otro país, se traduce en que durante los últimos 15 años, México ha recibido 41 visitas de relatores a iniciativa del gobierno federal.

El 9 de marzo pasado, Méndez presentó su informe en el 28 periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, donde afirmó que la tortura en México es generalizada. De inmediato el gobierno mexicano rechazó esta afirmación porque sólo se habían documentado 14 casos.

El 26 de marzo trascendieron declaraciones del embajador Gómez Robledo, quien acusó al relator de irresponsable y de falta de ética al señalar a México como un país donde existe tortura de manera generalizada. El canciller lo respaldó.

En una carta enviada el pasado 13 de marzo por el representante mexicano ante Organismos Internacionales, Jorge Lomónaco, a la presidencia del Consejo de Derechos Humanos, México acusó al relator de violar el Código de Conducta en sus artículos 12 y 13.

La misiva indica que los titulares de los mandatos deberán asegurarse que sus declaraciones sobre la situación de los derechos humanos en el país “puedan promover un diálogo constructivo entre los interesados, así como la cooperación en la promoción y protección de los derechos humanos”.

Además, en sus declaraciones públicas de violaciones de derechos humanos deben indicar con imparcialidad las respuestas dadas por el Estado.

Juan Méndez rechazó en una carta del pasado 1 de abril que haya violado de alguna forma estos códigos. Se dijo sorprendido de que México haya hecho esta acusación y porque lo hayan atacado de manera personal.

Recurso legal. México podría recurrir al Comité de Coordinación de Procedimientos Especiales para solicitar que llame la atención al relator Méndez por no haber cumplido el Código de Conducta o invocar parte del manual de procedimientos internos que deben seguir los responsables de mandatos.

La acusación que México ha hecho contra el relator de violar los artículos 12 y 13 del Código de Conducta no tendrá ningún efecto hasta que envíe una nota oficial al Comité.

De acuerdo con documentos de la ONU, el propio relator Méndez puede solicitar al Comité una valoración respecto a si violó el Código de Conducta o algún procedimiento indicado.

De 2009 a la fecha sólo dos veces se ha activado un mecanismo de este tipo y a petición de los relatores, no de los Estados, en los que se concluyó que los relatores no violaron procedimientos.

Lo que sí se tiene de precedente es una polémica similar a la que existe hoy entre México y el relator.

España desacreditó en 2004 el trabajo del relator contra tortura, Theo Van Boven, quien aseguró que miembros de la organización vasca ETA eran torturados.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS