“Robo de camarón debe tener mayor castigo”

Urge a disminuir cifras de hurto por medio de penas más severas. Propone hasta 15 años de prisión y que no salgan confianza
Foto: ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL
14/04/2017
02:35
-A +A

[email protected]

El camarón es el oro del agua y hay que protegerlo del saqueo por parte del crimen organizado, señala el secretario de la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, Efraín Arellano Núñez (PRI). El legislador propone que el robo de este marisco sea considerado como abigeato y que alcance penas mayores a 10 años de prisión.

Arellano Núñez alerta que toneladas de camarón son robadas de manera impune por bandas criminales, en una incidencia delictiva que crece sin freno y que atenta contra la economía de los participantes en el sector, incluso, dice, contra la sustentabilidad de las especies en altamar, como en estuarios.

Entrevistado en su oficina en la Cámara de Diputados, el legislador del Partido Revolucionario Institucional dice que es urgente dotar a los jueces de disposiciones legales que les permitan aplicar penas de cárcel y que desincentiven el robo del marisco, que es ya una de las actividades a las que recurren sistemáticamente las bandas del crimen organizado.

El priísta ha sido presidente municipal de Acaponeta, Nayarit, en dos ocasiones; en el ámbito legislativo ha sido diputado local, y en el Palacio de San Lázaro, además de ser secretario de la Comisión de Pesca, es integrante de las comisiones de Desarrollo Rural, Reforma Agraria y Agua Potable y Saneamiento.

Con más de 20 años de experiencia en el sector camaronícola, es empresario productor y además ha incursionado en la distribución y comercialización del producto en los mercados nacional e internacional.

¿Se agrava el problema del robo de camarón?

—El saqueo de camarón, que antes era en las grandes embarcaciones, ahora también ocurre en las granjas de camarón y en las zonas estuarinas. Las sanciones son menores y por eso proponemos que se califique como abigeato. Se afecta hasta al pequeño productor de acuacultura.

Lamentablemente resentimos la enfermedad del camarón: primero, la mancha blanca; después, el Síndrome de la Muerte Temprana, y ya tenemos la otra plaga, el robo. Hay daños a la economía de los productores, pero también a la reproducción en los estuarios por el saqueo en zonas y temporadas de veda.

¿Qué propone usted al Congreso?

—Unas reformas al Código Penal Federal, para que en su artículo 381 Bis se señale que el robo de productos acuícolas, de uno a 49 kilogramos, sea considerado al equivalente de abigeato de ganado menor y que por cada 50 kilogramos se considere abigeato equivalente a una cabeza de ganado mayor. Proponemos que la sanción sea de cuatro a 10 años por cada 50 kilogramos y de dos a seis años por robos de menor peso.

¿El éxito de esta iniciativa apoyaría a los productores?

—Castigando a los delincuentes podríamos tener una mejor producción, sobre todo en las zonas estuarinas. Apoyaría que se vaya repoblando ese hábitat a partir de que se respete el tiempo de vida de las especies.

¿De qué magnitud son los daños a los productores?

—Deben considerarse castigos severos para todo aquel que se dedica a estas acciones que afectan la producción, la economía y el bolsillo de cada uno de los productores.

Estoy seguro de que esta reforma ayudará a que tengan confianza, tanto los productores de grandes embarcaciones como los de la acuacultura, en que se puede detener ese saqueo que hoy se registra en las granjas, a las que llegan grupos de encapuchados y van con todo preparado, llevan todo lo necesario para extraer el camarón de los estanques acuícolas.

Son grandes pérdidas. A una granja que le saquen dos toneladas, tres toneladas, se trata de robos equivalentes a 2 mil, 300 mil pesos en una noche. Por eso decimos que a quien robe toneladas de camarón se le den castigos más severos: 15 años de prisión y que no salgan con fianza.

¿La iniciativa cuenta con el respaldo del sector?

—Yo lo he planteado con algunos productores, con comités de la región norte de Nayarit, del sur de Sinaloa. están emocionados Dicen que ojalá sea ley para tener un respaldo jurídico que garantice que va a ser protección para su producto y se castigue a quien se dedique a este tipo de ilícito.

¿Ya es un robo del catálogo del crimen organizado?

—Empezó con el robo de grandes embarcaciones, luego con los tráileres y ya llegamos hasta los mínimos productores que se dedican a la acuacultura, quienes hacen un gran esfuerzo para poder sobrevivir. A, ellos cuando van a levantar tres toneladas, cuatro toneladas, cinco toneladas, que se las quiten, con esas grandes pérdidas pueden quebrar sus empresas.

Las bandas criminales, cuando se roban un tráiler o una embarcación y se llevan ocho toneladas o 10 toneladas, el botín es de un millón de pesos, sólo por el producto.

¿La atención en la Cámara de Diputados es acorde con la importancia del sector?

—Se debe poner mucha atención, porque la acuacultura está en crecimiento, si antes era un consumo de 3 kilogramos por persona, hoy rebasamos los 12 kilogramos per cápita que propuso el gobierno federal.

¿En la economía regional puede contribuir la producción camaronera protegida?

—El impacto es por generación de empleos y se puede dar valor agregado en procesamiento, pues la descabezada es a mano y se requiere de congelación para su conservación, para transportarlo y exportarlo.

¿El camarón de mar y de granja es un producto noble?

—La verdad, el camarón es un oro dentro del agua que debemos conservar y cuidar; si hablamos de convertir el producto en pesos, a lo mejor la agricultura no lo puede dar de utilidad. Tiene una derrama económica de miles de millones de pesos.

Una hectárea de granja camaronícola sin tecnificar genera 2 mil o 3 mil pesos cada cuatro o cinco meses, mientras que cuando la siembra del estanque alcanza rendimientos de 75%, 80%, puede dar hasta medio millón de pesos al año.

¿Es por eso que se debe cuidar a los camarones?

—La Conapesca ha hecho lo propio, pero no ha sido suficiente. Falta que le invirtamos más en infraestructura para ser mejores productores y exportar a otros países. Si yo hablo de producir 300 mil pesos de camarón en una hectárea rústica, si es tecnificada habremos de producir un millón o 2 millones de pesos por hectárea.

¿Avanza en la promoción del camarón en la Cámara?

—Definitivamente, porque conozco el rubro. Soy acuacultor hace 20 años. No es lo mismo platicar desde un escrito a cuando lo vivimos en los hechos. Un tiempo me he dedicado a la comercialización y hoy me dedico a la producción de camarón.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS