Detecta ASF posible daño a erario por 165 mil mdp

Monto observado para las entidades federativas es de más de 65 mdp; Edomex, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Jalisco, estados con más irregularidades
Al entregar el Informe General de la Cuenta Pública 2015, Juan Manuel Portal, titular de la Auditoría Superior de la Federación, dijo que no es su responsabilidad “agarrar peces gordos” (JUAN CARLOS REYES. EL UNIVERSAL)
16/02/2017
02:11
Horacio Jiménez y Suzzete Alcántara
Yanet Aguilar, Sonia Sierra, José Pablo Espíndola y Alida Piñón
-A +A

[email protected]

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) registró en diversas instituciones del sector cultural irregularidades en la comprobación de gastos. Por ejemplo, en el presupuesto ejercido por los beneficiarios de Apoyos y Donativos, en las entidades del país dentro del Programa Instituciones Estatales de Cultura y en INAH. Mientras que en el INBA se hizo énfasis en que no actualizó planes de estudio ni planta docente.

La ASF detectó que en los recursos entregados por el entonces Conaculta, hoy Secretaría de Cultura, a los beneficiarios de los Apoyos y Donativos hubo falta de mecanismos de control, además no se realizaron los procesos debidos del presupuesto etiquetado desde la Cámara de Diputados. Por ejemplo, en el informe se detalla que no se llevó a cabo el seguimiento de aplicación de recursos en algunos casos y especifica que más de 22 millones no se aplicaron, hubo incumplimiento de objetivos en el uso de casi 3 millones y medio, se erogaron 9 millones a proyectos que no tenían fines culturales, hubo un gasto no autorizado por 1 millón de 619 mil pesos y se incumplió la normatividad en el uso de casi un millón y medio de pesos.

En el documento se detalla cuáles fueron los proyectos que presentaron irregularidades en la comprobación de gastos, entre entre ellos el Festival Internacional de Cine de Morelia, el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, la segunda etapa del proyecto Coro y Orquesta Miguel Ángel Granados Chapa, de la Fundación de Mujeres de Comunidad en Movimiento Nezahulacóyotl, entre otros.

Derivado de esta Auditoría, se presumen probables daños o perjuicios, o ambos, a la Hacienda Pública en distintos contratos celebrados con los beneficiarios de estos apoyos, que van de los 13 millones a los 267 mil pesos. Y se realizaron 8 observaciones, 9 recomendaciones, una promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria y 5 pliegos de observaciones.

En el programa Instituciones Estatales de Cultura, donde se auditaron recursos por 962.1 millones de pesos, que fueron aprobados por la Cámara de Diputados y que se entregaron a las 32 entidades federativas, la ASF señaló que no fueron devengados recursos por 356 millones de pesos, de los cuales 233 millones representan el subejercicio. Demandó a 23 de las 32 entidades demostrar la aplicación de los recursos no devengados o reintegrarlos a la Tesorería; estos recursos, en algunos casos son cantidades muy elevadas: por ejemplo en Durango son 81 millones, en Oaxaca son 49 millones y en Quintana Roo son 18 millones. El informe concluye que a excepción de Conaculta (hoy Secretaría de Cultura) las Instituciones Estatales de Cultura no realizaron una gestión eficiente y transparente del programa.

Asimismo, la ASF realizó tres auditorías al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); dos fueron auditorías de desempeño y una fue financiera. Ésta última determinó recuperaciones probables por 42.7 millones de pesos. Lo anterior porque en el INAH se auditaron 29.1% de los recursos del capítulo 3000 de “Servicios generales”, esto es por 306.3 millones de pesos, y 100% de sus ingresos, que fueron por 434.2 millones de pesos (por acceso a museos y zonas arqueológicas, concesiones y permisos de filmación, reproducción y construcción).

En el INAH, la ASF encontró pagos irregulares por 23.9 millones; que 18 proyectos de mantenimiento y conservación no tuvieron documentación justificativa y comprobatoria por 18.7 millones. Indicó que no se llevó a cabo la regularización y actualización de 279 espacios que el INAH otorgó como concesiones. Cuestionó además que no se ha emitido el reglamento de la ley orgánica del INAH ni que se ha publicado en el DOF la actualización de su manual general de organización autorizado en 2015. En una auditoría de desempeño, encontró que en el INAH persiste la insuficiente atención a la demanda de alumnos y que precisa de revertir la baja tasa de egresados de educación superior y posgrado.

Mientras que en el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) se auditaron más de millones pesos otorgados para “Servicios educativos culturales” destinados a capacitación docente, actualización de planes de estudio y atención a la alta demanda a sus escuelas. Luego de la auditoria determinó 10 observaciones y 12 recomendaciones de desempeño porque no realizó los dos planes de estudios a los que se comprometió y persistió el problema de la insuficiente atención a la demanda de educación artística.

En cuanto a Radio Educación se auditó el rubro de “Producción y transmisión de materiales educativos y culturales”, el dictamen señala que disminuyó en 1.1% el contenido de los materiales de la radiodifusora y le recomendó que implementé mecanismos de control para disponer de un sistema de planeación.

En el sector de Ciencia y Tecnología, la Auditoria Superior de la Federación realizó cinco auditorias al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), dos de desempeño y tres financieras y de cumplimientos y dictaminó que operó con deficiencia el “Programa de Fortalecimiento a Nivel Sectorial de las Capacidades

Científicas, Tecnológicas y de Innovación” y el programa de “Innovación Tecnológica para Negocios de Alto Valor Agregado, Tecnologías Precursoras y Competitividad de las Empresas”, porque se desconocían sus funcionamientos, no cumplían con sus objetivos y nunca respetaron las fechas de las convocatorias.

En cuanto a las auditorias Financieras y de Cumplimientos, la ASF encontró que el Conacyt no cumplió con las disposiciones legales del Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (FORDECYT), porque presentó recursos acumulados por mil 918 millones (que incluyen 810 mil de la Auditoría 2015), de este monto sólo el 25.1% se entregó, el resto permanece en la institución, es decir, incumplió el objetivo para el que fue creado: otorgar apoyos para actividades vinculadas al desarrollo de acciones científicas, tecnológicas y de innovación.

En materia de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) se detectaron pagos injustificados por más de 26 millones, correspondientes a los proyectos: Sistema de Becas, Curriculum Vitae Único (CVU), Fondos Mixtos (FOMIX), Fondos Sectoriales (FOSEC), Registro CONACYT para Evaluadores Acreditados (RCEA), Sistema Nacional de Investigadores (SNI), así como por los servicios de Estrategia, Planeación y Gestión de liberaciones.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS