Violencia, preocupante e inaceptable: CNDH

"Consecuencias son sumamente graves; aún es tiempo de revertir este proceso". Llama González Pérez a apostar a la vigencia de la ley, cultura y educación
A la ceremonia por el 25 aniversario de la CNDH asistieron el presidente Enrique Peña Nieto, así como los titulares de los poderes Legislativo y Judicial
05/06/2015
03:38
Ruth Rodríguez y Francisco Reséndiz
-A +A

[email protected]

Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), pidió no permitir que la violencia sea la protagonista central de la convivencia en los próximos años “ni que nuestra historia futura se manche de sangre”.

En el marco de la ceremonia por el 25 aniversario de la CNDH, González Pérez subrayó que la frecuencia e intensidad de hechos violentos, “que también se han registrado durante el proceso electoral”, resultan preocupantes y no pueden ser aceptables.

Dijo que ante la violencia no hay lugar para la indiferencia ni la insensibilidad. Llamó a fortalecer la vida y la cultura democrática pues agregó que son uno de los patrimonios más valioso y producto histórico del esfuerzo y sacrificio de muchos mexicanos.

Ante el Presidente de la República y los líderes de los poderes Legislativo y Judicial, el ómbudsman subrayó que los niveles de violencia generan una nueva realidad “a la que no nos debemos acostumbrar” y que demandan acciones responsables y compromisos inmediatos para ser atendida.

González Pérez llamó al presidente Enrique Peña Nieto, a los gobernadores y al jefe de Gobierno del Distrito Federal para generar un consenso y compromiso “por la paz en nuestro país” con sustento en la aplicación de la ley, en la justicia, la igualdad y libertades públicas que involucre a todos los órganos del Estado y a la sociedad.

“Los riesgos y consecuencias de la violencia son sumamente graves, aún estamos a tiempo de revertir este proceso. Para ello es preciso apostar, no sólo a la vigencia de la ley, sino a la cultura y a la educación, con sustento en los derechos humanos que sirva a construir la paz”, indicó.

Aceptó que los costos inherentes a la prevención de la violencia son altos pero siempre serán menores a los costos implícitos en permitir su avance.

Dijo que la educación en derechos humanos, además de ser un derecho constitucional es indispensable para la prevención de violaciones a la dignidad humana y la construcción de una sociedad más justa, democrática e incluyente. “Es una prioridad, tanto fáctica como moral, que no debe ser soslayada bajo ningún concepto”.

En el Alcázar del Castillo de Chapultepec, el ómbudsman nacional subrayó que la violencia registrada en algunas zonas del país ha puesto en riesgo la vigencia de los derechos humanos “y generado una alerta para quienes vemos por su protección y su defensa”.

Dijo que el incremento de la violencia y de la descomposición social pone a prueba a las instituciones, incluida a la CNDH, y evidencian las carencias, las profundas desigualdades, la falta de oportunidades y de respuesta por parte de las autoridades desde hace muchos años así como la debilidad del Estado de derecho en esas regiones.

“La respuesta de como Estado se dé a esta violencia debe ir más allá de acciones meramente reactivas, hay que entender y remediar factores que la generan. Una perspectiva basada sólo en la reacción lleva implícito el grave riesgo de que se avalen acciones autoritarias o alejadas de lo previsto por las normas, lo cual no podemos permitir ni como sociedad ni como país”, atajó.

Aniversario. En su mensaje, González Pérez dijo que a 25 años de la creación de la CNDH no hay motivo de celebración. Agregó que el organismo ha contribuido al desarrollo democrático del país y aceptó, en un ejercicio autocrítico, que la Comisión ha tenido ausencias, omisiones, trabas burocráticas y también ha enfrentado “la tentación de ceder a las presiones políticas”.

Advirtió: “menoscabar su autonomía o pretender politizar su función implica un daño grave a la vida democrática del país”. Y alertó que si no se logra la vigencia plena de los derechos humanos “se pone en riesgo la gobernabilidad y el sistema democrático”.

Dijo que a lo largo de sus 25 años de existencia la CNDH no ha logrado evitar casos como Aguas Blancas, Acteal, San Fernando, Chalchihuapan o Tlatlaya, pero sí ha logrado visibilizarlos, evitar que se olviden y procurar que no queden impunes.

“En ese mismo sentido se conocen hechos como los sucedidos en Iguala, en Apatzingán y, más recientemente, en Tanhuato, donde la demanda y necesidad de que se conozca la verdad imponen la realización de investigaciones exhaustivas, imparciles, diligentes y objetivas”, concluyó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS