Se encuentra usted aquí

Buscan identidad de 34 víctimas

Investigaciones de la PGR sobre restos hallados en fosas no presentan avances
La organización Los Otros Desaparecidos estima que en el municipio de Iguala se han ubicado 40 fosas clandestinas. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
26/06/2015
03:16
-A +A

[email protected]

En octubre de 2014, con signos de haber sido asesinados por el crimen organizado, las autoridades encontraron 39 cuerpos en las fosas clandestinas de La Parota y Pueblo Viejo, en el municipio de Iguala, donde en un principio la Fiscalía de Guerrero informó que ahí habían sido llevados los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos en septiembre pasado. Del total de víctimas, 34 aún están en calidad de desconocidos.

A ocho meses del hallazgo de las fosas, los familiares que buscan a su ser querido tendrán que esperar aún para saber si alguno coincide con los restos, ya que la identificación por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) ha sido parcial.

Después de exhumarlos, los servicios periciales de la PGR han determinado que 14 de las víctimas localizadas en las fosas fueron ejecutadas con disparo de arma de fuego en la cabeza; en 13 más la causa de muerte fueron severos golpes en la cabeza; uno fue asfixiado, otro presentaba quemaduras de tercer grado, uno más contusión de tórax, e incluso había un degollado; del resto se desconocen aún las causas del deceso.

La Coordinación General de Servicios Periciales de la PGR obtuvo el perfil genético de los cuerpos; al hacer el cruce con la base de datos de ADN de los familiares de las personas desaparecidas, se logró identificar que cuatro eran del estado de México.

De esos casos en particular, se sabe que fueron ejecutados en agosto de 2014 —un mes antes de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa— por policías municipales de Iguala.

Otra persona que ya fue identificada es Julio César Real Molina, levantado por policías municipales de Iguala en julio de 2014. En este caso, su padre Félix Real Alcántara fue notificado por la PGR y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que el ADN del cuerpo coincidía con su carga genética.

Información proporcionada por la Coordinación General de Servicios Periciales, vía solicitud de información, señala que de los 39 cuerpos localizados en el mes de octubre del año pasado, seis corresponden a mujeres y 33 varones. Todos presentaron características de ejecución por parte del crimen organizado.

No se ha podido determinar la fecha exacta en la que fueron asesinados, pero los estudios forenses indican que el cuerpo que tenía más tiempo databa de hace tres años, otro de dos años, tres no tenían más de un año de haber sido ultimados, seis víctimas tenían un intervalo de muerte de entre tres y seis meses, mientras que 28 tenían 15 días y un mes de haber sido ejecutados.

Los peritos estiman la edad de los 34 que aún no han sido identificados, entre 17 y 60 años.

La base de datos de la PGR de personas desaparecidas en Iguala es cotejada con los familiares que se acercan a la dependencia para denunciar la desaparición de sus seres queridos.

De acuerdo con la organización de Los Otros Desaparecidos, se estima que alrededor de 40 fosas clandestinas se han ubicado en Iguala.

En los últimos 14 años, la PGR abrió 60 averiguaciones previas por el hallazgo de fosas clandestinas en Tamaulipas, Baja California, Coahuila, Michoacán, Campeche, Durango, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Colima, estado de México, Jalisco, Morelos y Zacatecas, según su reporte.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS