Se encuentra usted aquí

Saldos de la jornada electoral

11/06/2015
01:42
Leonardo Valdés Z.
-A +A

El domingo 7 me permití compartir, en estas páginas, algunas reflexiones acerca de la dimensiones de la jornada electoral. Las tres (operativa, institucional y política) se volvieron a encontrar en la mesa del Consejo General del INE, pero también en el resto de los órganos electorales, incluidas las mesas de votación. Quienes acudimos a votar y/o seguimos la jornada en las muy diversas plataformas, asistimos a la representación de esa peculiar escena que sólo se produce en domingo y cada tres años.

La operación, como nos acostumbró el IFE, fue casi perfecta. El nivel de instalación de casillas superó las expectativas catastróficas, construidas a partir de las amenazas de boicot y de actos vandálicos contra las instalaciones del INE en algunas entidades. Su personal volvió a realizar la operación logística necesaria para que la documentación y los materiales estuvieran en manos de los funcionarios de casilla, a tiempo.

La dimensión institucional también jugó su papel. Los consejeros electorales hicieron lo que tenían que hacer. Salvo una desafortunada declaración respecto de la cancelación de la elección en Tixtla, Guerrero, los responsables de la conducción del proceso ofrecieron información y explicaciones ante las inquietudes de los partidos y de los medios de comunicación. Los sistemas de información funcionaron adecuadamente: se contó con información acerca de los incidentes; los resultados preliminares fluyeron adecuadamente y el consejero presidente salió a informar los resultados del Conteo Rápido.

La dimensión política también hizo su aparición. Con mayor o menor histrionismo, los representantes partidarios expresaron sus preocupaciones, quejas y posicionamientos. El partido que ahora ocupa el Ejecutivo no perdió tanto como se esperaba y con sus aliados, al parecer, estará cerca de tener la mayoría en la Cámara de Diputados. Eso le permitirá negociar la tarea legislativa que aún está pendiente y la aprobación de los presupuestos de la segunda mitad de esta administración. La oposición tuvo saldos múltiples. El PAN no avanzó a nivel federal, mantuvo un estado que gobernaba (Baja California Sur), recuperó otro (Querétaro) y perdió uno importante (Sonora). El PRD, dividido, recuperó un estado (Michoacán), perdió otro (Guerrero) y vivió la deconstrucción de su hegemonía en la capital de la República. Su escisión, Morena, tuvo una muy buena primera aparición y se convertirá en importante actor institucional; a menos de que su líder alegue fraude, también ahora. El triunfo de un candidato independiente en el gobierno de Nuevo León y de otro en una diputación federal, llaman la atención. Ambos, habitarán instituciones llenas de militantes de los partidos a los que rechazan sus electores y estarán obligados a negociar, a hacer política. Ojalá los votantes, que pusieron sus esperanzas en el carácter independiente de sus candidaturas, no se desilusionen cuando los vean actuar como políticos profesionales.

Los ciudadanos, en fin, se volvieron a apropiar de nuestras elecciones. Salieron a instalar las casillas y acudieron a votar. Usaron su voto para premiar y castigar. Eso, sin duda, es democracia.

Investigador asociado de El Colegio de México.
@leonardovaldesz

TAGS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS