Se encuentra usted aquí

Familias del poder buscan perpetuarse

No sólo hijos de políticos encumbrados aparecerán en las boletas electorales, también se verán "parejas colegisladoras". Analistas opinan que es válido siempre y cuando no haya habido favoritismo
Los lazos familiares en la clase política están firmes y con ello hijos de políticos encumbrados aparecerán en las boletas el 7 de junio; incluso, en la conformación d las listas de los partidos podrían perfilarse matrimonios que serán colegisladores
25/05/2015
03:16
Ricardo Gómez
-A +A

[email protected]

Los lazos familiares en la clase política no quedaron atrás en el proceso electoral en curso.

Hijos de políticos encumbrados aparecerán en las boletas electorales el próximo domingo 7 de junio, e incluso bajo la actual conformación de las listas de los partidos, podrían perfilarse matrimonios que serán colegisladores.

Varios partidos políticos postulan a hijos de gobernadores y legisladores en activo, para que lleguen por primera vez a un cargo de elección popular, como Mariana Moguel, hija de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles; Néstor Núñez, hijo del actual gobernador de Tabasco, Arturo Núñez; Sylvana Beltrones, hija del coordinador de los diputados federales del PRI, Manlio Fabio Beltrones; Pablo Gamboa, hijo del coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, y Felipe Cervera, hijo del extinto gobernador de Yucatán, Víctor Cervera Pacheco, además de Zaira Ochoa Valdivia, hija del ex senador del partido Nueva Alianza y ex brazo derecho de Elba Esther Gordillo, Rafael Ochoa Guzmán, también candidato plurinominal.

Para Alberto Aziz Nassif, politólogo y profesor investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), el problema se centra en los mecanismos que cada partido tiene para asignar candidaturas, pues son verticales y elitistas, y una parte se designa a través de redes de parentesco.

Los “dueños” de cada partido, afirma, deciden actualmente, “y los apellidos pesan”, pero si fuera otro sistema, como en Estados Unidos donde hay elecciones primarias y abiertas, estas prácticas “se diluirían mucho”. “Aquí no sucede así, por eso se vuelve más sospechoso, o menos legítimo, o ya va con la carga del apellido, ¿no? Ya por delante, antes que por el mérito de la propia persona. Tenemos un sistema elitista y menos meritocrático”, dice.

Aziz Nassif opina que esto afecta la profesionalización del trabajo en el Congreso y la imagen de políticos, junto con la inexistencia aún, aunque ya se aprobó la reforma, de la reelección.

A contraparte, el ex presidente del desaparecido Instituto Federal Electoral y ahora analista en Integralia, Luis Carlos Ugalde, considera que no hay problema en estas designaciones siempre y cuando las candidaturas se den en un ámbito de legalidad y equidad. Dice que los hijos de políticos también tienen derecho y nadie puede perderlo por ser familiar de alguien.

“Todo mundo tiene derecho a tener una carrera política al margen de si seas o no hijo de alguien. Mientras no se den apoyos indebidos todos tienen derecho”, defiende.

Sobre si esto afecta el trabajo del Congreso y la imagen de la clase política, insiste en que todo dependerá de si el legislador llegó por méritos propios, y de esa forma realiza su trabajo, o si tuvo un apoyo indebido. “Todo depende”, reitera.

En defensa del abolengo. Arturo Núñez es gobernador de Tabasco y ha sido miembro del PRI, donde fue subsecretario de Gobernación. Antes de ser mandatario fue senador del PRD.

Hoy su hijo, Néstor Núñez, busca los votos como candidato a diputado local por el partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena, a la Asamblea Legis-lativa del Distrito Federal (ALDF).

Mariana Moguel Robles, hija de Rosario Robles, titular de Sedesol y ex jefa de gobierno del Distrito Federal, busca una diputación local también a la Asamblea Legislativa del DF.

La hija de la secretaria del gobierno federal aparece en los listados del IEDF como candidata por la alianza PRI-PVEM, por el distrito 34 del Distrito Federal. No es candidata plurinominal, por lo que tendrá que ganar por votos en las urnas.

Pablo Gamboa Miner, hijo del coordinador del PRI en la Cámara de Senadores, Emilio Gamboa Patrón, contiende por una diputación federal por la vía de las urnas.

Gamboa Miner busca llegar a la Cámara de Diputados por el distrito 3 de Mérida, Yucatán, a través de una alilanza entre los partidos PRI-PVEM.

Otro caso es el del ex senador de Nueva Alianza, y ex dirigente del SNTE, Rafael Ochoa Guzmán, quien busca llegar a la Cámara de Diputados por el partido Movimiento Ciudadano, que lidera Dante Delgado.

Ochoa Guzmán está registrado en el número dos de la lista plurinominal de la tercera circunscripción.

Pero el dato singular es que la hija de Rafael Ochoa, otrora mano derecha de Elba Esther Gordillo, Zaira Ochoa Valdivia, también es candidata para llegar a la Cámara de Diputados por el distrito 13 de Veracruz, en Huatusco.

De llegar ambos, lo que es prácticamente un hecho en el caso de Rafael Ochoa Guzmán, padre e hija conformarán la bancada de Movimiento Ciudadano en San Lázaro.

Sylvana Beltrones Sánchez, hija del actual líder de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones Rivera, compite por una diputación federal rumbo al Palacio Legislativo de San Lázaro por la vía plurinominal, por lo que es casi un hecho que tendrá curul a partir del próximo 1 de septiembre.

Lo anterior porque Sylvana Beltrones aparece en la lista en el lugar ocho, de la primera circunscripción, lo que le garantiza su llegada, por lo que en el último minuto de agosto, cuando termine la actual Legislatura, Beltrones dejará de ser diputado pero su apellido no desaparecerá de los listados ni de la Gaceta Parlamentaria, pues su hija Sylvana tomará la estafeta de la familia.

De conseguir el objetivo de llegar a San Lázaro, el Congreso tendrá una pareja legislativa, pues el esposo de Sylvana Beltrones es el senador del PVEM, Pablo Escudero, quien despacha desde 2012 en la sede senatorial. Ambos serían colegisladores, pues el periodo de los senadores es de seis años, que concluye en 2018, al igual que el cargo de diputados federales que inician en septiembre y concluyen hasta ese año.

Un caso similar de matrimonios entre legisladores se podría repetir en las filas del PAN, pues aparece como candidata plurinominal, en el lugar 10 de la quinta circunscripción, Gladis López Blanco, esposa del actual senador panista Salvador Vega.

De llegar a la Cámara de Diputados, Gladis López Blanco, quien en su momento fue señalada por presuntos malos manejos como subprocuradora de Verificación de la Profeco en el sexenio de Felipe Calderón, también conformaría otra pareja legislativa, pues su esposo despachará en el Senado y ella en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

Por otro lado, Felipe Cervera Hernández pretende llegar a la Cámara de Diputados. Él es hijo del extinto gobernador de Yucatán, Víctor Cervera Pacheco, y está apuntado en la lista como candidato de mayoría por el distrito cinco de Ticul, en Yucatán.

El politólogo e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), José Antonio Crespo, no ve problema en que los hijos de los políticos vayan por cargos de elección popular — “sucede en otras profesiones”—, salvo cuando la influencia de sus padres ayuda en sus designaciones. Cuando el padre ayuda con su influencia, dice el politólogo, y se consigue el cargo a través de su aval y no por méritos propios “es nepotismo, que es favorecer a los hijos, para beneficiarlos políticamente, y esa es la parte que uno podría cuestionar”.

Crespo dice que esa práctica se da porque los partidos políticos y sus líderes saben que, hagan lo que hagan, viven en un “régimen de impunidad electoral” y la gente tiene que votar por los candidatos y sus partidos, “sean quienes sean”.

Opina que esto “debería afectar” la imagen de la clase política, y tras aclarar que se debe analizar qué méritos propios tiene cada uno, la gente, el electorado, se queda con la percepción de que se les apoya por ser familiares, y no por el trabajo realizado.

José Antonio Crespo considera que esto no afecta la profesionalización del Congreso. El punto importante, dice, será la reelección.

Sobre los “matrimonios legislativos”, coincide en que también es abiertamente un influyentismo familiar, de todos los partidos, y que propicia “la impunidad electoral”. Aunque se debe saber qué mérito tiene cada uno para llegar, apunta.

“La pregunta es ver hasta dónde su cónyuge está ahí por méritos propios, más que por influyentismo”, dice.

Otros casos. El legado familiar. La carrera por conseguir un cargo de elección popular ha arrojado evidentes lazos familiares en la clase política.

Por Movimiento Ciudadano la ex senadora del PRD, Claudia Corichi, hija de la ex gobernadora de Zacatecas, Amalia García, aparece en el listado de candidatos en el número dos de la lista plurinominal de la segunda circunscripción. Por ello aunque su madre dejará la curul, su hija ocupará otra al inicio del 1 de septiembre.

En el Partido Acción Nacional también destaca el hecho de que el padre del actual senador Fernando Yunes, Miguel Ángel Yunes Linares, aparece en el primer lugar de la lista plurinominal de la tercera circunscripción, por el PAN, por lo que es un hecho su llegada a la Cámara Baja.

Miguel Ángel Yunes ha ocupado importantes cargos en la administración pública; fue director del ISSSTE y ex subsecretario de Gobernación.

Perteneció al grupo político de la ex lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, de quien después se distanció.

Ahora, padre e hijo tendrán el carácter de colegisladores.

El hijo en el Senado de la República (le faltan tres años), y el padre en la Cámara de Diputados (tres años).

El Partido Verde Ecologista de México también incluye en sus listas plurinominales a familiares de sus cuadros más destacados.

Es el caso de Alejandro Agundis, quien está inscrito en el lugar cinco de la quinta circunscripción, como candidato a diputado federal plurinominal del PVEM, hermano de Francisco Agundis, uno de los más cercanos al senador Jorge Emilio González.

Rumbo al Congreso también hay sobrinos. En las listas del PAN destaca la inscripción de Andrés Díaz Larios, sobrino del ex coordinador del PAN en el Senado en la 60 legislatura, Héctor Larios, quien actualmente es senador.

Díaz Larios busca llegar a la Cámara de Diputados por la vía plurinominal, y aparece en el lugar número 21, de la primera circunscripción.

Otro caso es el del diputado local del PRI, Marco Antonio García Ayala, líder de los trabajadores de la Secretaría de Salud y sobrino del senador del mismo partido, Joel Ayala Almeida, dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado.

García Ayala está inscrito como candidato vía plurinominal a la Cámara de Diputados, en el lugar número siete de la primera circunscripción.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS