Se encuentra usted aquí

Paradas, reformas para frenar hurto

Para robar combustible de tomas clandestinas es necesario tener conocimiento técnico y maquinaria especializada que sólo los trabajadores de Pemex conocen, dicen expertos
18/05/2015
03:27
Silber Meza y Saúl Hernández
-A +A

[email protected]

El crecimiento de la ordeña a Pemex parece imparable. Por eso, diputados y senadores iniciaron —cada grupo por su lado— procesos de reformas legislativas que buscan castigar más severamente el robo de combustible y su comercialización, pero los proyectos están detenidos por una pugna entre las cámaras.

El coordinador de diputados del PRD, Miguel Alonso Raya, relató que primero la Cámara de Diputados envió al Senado una minuta con modificaciones legales para combatir las tomas clandestinas, pero los senadores decidieron hacerla a un lado y crear una nueva legislación a la que llamaron Ley para Prevenir y Sancionar los Delitos cometidos en Materia de Hidrocarburos.

Esto produjo el rechazo de los diputados, que advirtieron que no la avalarían porque ellos ya habían iniciado un proceso legislativo, y porque para hacerlo primero debían modificar la Constitución Mexicana.

“No le encuentro explicación al protagonismo de Omar Fayad y del Senado. El Senado pudo modificar lo que hubiese querido a la minuta que les enviamos, podía agregarle, quitarle, ponerle, sin ninguna bronca… Es un claro conflicto entre cámaras, pero es más protagonismo de alguien”, afirmó Alonso Raya.

Entre los cambios que los diputados propusieron está el de castigar a quien almacene, transporte, oculte, enajene, suministre o distribuya de manera ilícita el petróleo crudo o hidrocarburos refinados, procesados o sus derivados, con penas que van de seis meses a 11 años de prisión según la cantidad de producto. Estos delitos fueron calificados como graves y de delincuencia organizada.

“Considera la progresividad en las penas derivadas de la cantidad de litros de combustible que sean sustraídos o se posean de manera ilícita. Destaca que la cantidad de 300 litros o menor se castigará con pena de prisión de seis meses a dos años y de 100 a 500 días de multa; y si la cantidad es igual o mayor a 2 mil litros, se sancionará con pena de prisión de cuatro a 11 años y de mil 200 a 13 mil días de multa”, informó la Cámara en un comunicado.

La ley del Senado tiene modificaciones similares, y agrega sanciones penales a vendedores de litros incompletos.

Además, castiga con penas de cuatro a siete años de prisión a servidores públicos que conozcan de la posible comisión del delito y no lo denuncien, y tipifica el sabotaje a instalaciones petroleras con penas que van de los 30 a los 40 años de encierro. Los senadores también incluyeron el delito de terrorismo.

Ambas leyes especifican sanciones a los propietarios de empresas relacionadas con la sustracción del producto. Las multas incluyen la suspensión de actividades y la disolución y liquidación de la sociedad.

“A fuerza quiere que aprobemos su ley porque le llaman la Ley Omar Fayad. Es demasiado ego”, criticó el perredista.

Para Fayad, ambas modificaciones pueden ser aprobadas sin que se contrapongan, por eso criticó que el proceso se haya atorado en la Cámara baja: “Lo útil para el país, lo sano, es que ambas cámaras aprueben ambas minutas”, afirmó el presidente de la Comisión de Seguridad. El legislador priísta negó que la iniciativa sea un capricho suyo o un tema de ego, y aclaró que si la han denominado Ley Fayad es porque él la ha defendido.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS