Crecen voces en Asia a favor de refuerzo armado

Guerra verbal entre Washington y Pyongyang inquieta a países; mandatario estadounidense advierte que si Norcorea ataca “lo lamentará”
Varias personas se manifestaron ayer en la Embajada estadounidense en Londres con motivo de las tensiones entre EU y Corea del Norte (WILL OLIVER. EFE)
12/08/2017
03:21
Agencias
Washington.
-A +A

Mientras en Estados Unidos el presidente Donald Trump advertía vía Twitter que “las soluciones militares están totalmente listas, preparadas, por si Corea del Norte actúa de forma poco inteligente”, y Rusia alertaba del “muy alto” riesgo de un choque militar entre los dos países, en el noreste de Asia, una pregunta se formula con cada vez más vigor: ¿Llegó el momento de reforzar las fuerzas militares?.

Seúl no tiene derecho a fabricar sus propias armas nucleares desde la firma en 1974 de un tratado sobre la energía atómica con Washington que, a cambio, protege a los surcoreanos con su “paraguas nuclear”.

Pero Pyongyang amenaza a menudo con transformar Seúl en un “mar de llamas”, y son cada vez más las dudas sobre la voluntad real de Washington de defender Corea del Sur, aun a riesgo de poner en peligro algunas ciudades estadounidenses.

“Ha llegado la hora de evaluar las armas nucleares”, señaló ayer el Korea Herald en un editorial. Japón está considerando el despliegue de interceptores de misiles a lo largo del posible camino de los misiles balísticos norcoreanos disparados hacia Guam.

Trump tuiteó que esperaba que Norcorea “encuentre otro camino” que no sea el de un ataque.

Posteriormente, en declaraciones a la prensa desde su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey, subrayó que si el régimen de Kim Jong-un “hace algo respecto a Guam o a otro lugar que sea territorio estadounidense o contra algún aliado de EU, lo lamentará verdaderamente y lo lamentará rápido”.

De ese modo, el mandatario estadounidense mantuvo la escalada de su retórica nuclear con el régimen norcoreano, que no se quedó atrás y aseguró, a través de la agencia oficial KCNA, que “Trump está llevando la situación en la península coreana al borde de una guerra nuclear” y que “Estados Unidos es, de hecho, el cerebro de la amenaza nuclear, el atroz fanático de la guerra nuclear”.

Esta serie de declaraciones tienen bajo alerta a diversos países, incluyendo Rusia, China y Alemania. Sin tomar partido, Beijing instó ayer a “dar muestras de prudencia” en vez de recurrir a “demostraciones de fuerza”.

El canciller ruso, Sergei Lavrov, dijo que los riesgos de un conflicto militar entre EU y Norcorea son muy altos e instó a ambos países a aceptar un plan elaborado en conjunto por Rusia y China para rebajar la tensión, que contempla la renuncia de Corea del Norte a nuevas pruebas de misiles a cambio de que EU y Corea del Sur dejen de realizar maniobras militares a gran escala en la región.

La canciller alemana, Angela Merkel, en tanto, se opuso a cualquier “solución militar”, una afirmación a la que Trump respondió diciendo que “ella habla por Alemania”.

En medio de los dimes y diretes, países como Surcorea y Japón, que serían de los primeros afectados en caso de un ataque norcoreano, evalúan su situación. “La confianza en el paraguas estadounidense puede tambalearse”, advirtió el Korea Herald, que animó a Washington a desplegar armas nucleares en Corea del Sur si no quiere que Seúl desarrolle su propio arsenal nuclear. EU desplegó en el país un sistema THAAD (defensa de alta altitud) capaz de interceptar misiles balísticos de alcance medio.

“La catástrofe ronda”, señaló el diario Chosun. “Todas las opciones, incluso las que parecían impensables, deben ponerse sobre la mesa”. El régimen norcoreano ha hecho cinco ensayos nucleares, tres de ellos después de la llegada de Kim Jong-un al poder, en diciembre de 2011, y en julio realizó con éxito pruebas de misiles balísticos intercontinentales (ICBM), que podrían alcanzar territorio estadounidense.

Japón, cuyas fuerzas armadas tienen restringido actuar excepto en caso de autodefensa y que también se encuentra bajo el paraguas atómico de EU, se prepara para desplegar el sistema de defensa antimisiles aire-tierra en el oeste del país, después de que Corea del Norte dijo que está “examinando seriamente” un plan para disparar simultáneamente cuatro misiles balísticos de rango intermedio sobre Guam. Tokio quiere estar preparado en el caso de que los misiles norcoreanos fallen mientras atraviesan Japón.

Guam, donde EU tiene estacionados más de 5 mil soldados, comenzó a distribuir un manual en caso de ataque nuclear. “No miren al destello... busquen refugio”, indica. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS