G20 arranca cumbre; temen fractura por EU

Mandatario estadounidense difiere de Europa en clima y comercio; manifestaciones previas dejan más de 70 policías lesionados
07/07/2017
02:44
Inder Bugarin / Corresponsal
Bruselas.
Con información de AFP
-A +A

En Hamburgo se juega hoy y mañana sábado la legitimidad del G20, un foro informal creado para enfrentar retos comunes y compuesto por los países más industrializados del planeta que en conjunto representan dos tercios de la población mundial, más de 85% del Producto Interno Bruto (PIB) global y 80% del comercio exterior.

Previo al arranque del G20, unas 12 mil personas se manifestaron ayer en Hamburgo, en una protesta denominada “Bienvenidos al infierno” y se enfrentaron con la policía, que reportó 76 efectivos lesionados.

El riesgo de que la plataforma pierda la justificación para seguir existiendo es elevado, ante la fractura causada en las filas del club por el drástico giro de la política exterior estadounidense bajo el presidente Donald Trump. “[La canciller alemana Angela] Merkel no va a tratar de aislar a Trump, intentará involucrarlo en el grupo, porque realmente quiere unidad entre los 20 socios. Pero de no lograr un compromiso con EU sobre cambio climático y libre comercio recurrirá al último recurso: la aprobación de una declaración a 19”, dice a EL UNIVERSAL Claudia Schmucker, responsable del programa sobre globalización del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores (DGAP, por sus siglas en alemán).

“Las consecuencias de esto serán severas. Siendo un foro informal necesita justificación para existir. Si no logras un acuerdo entre los 20, la gente se preguntará para qué lo necesitamos, para qué tanto derroche de recursos para reunir a todos estos líderes que no pueden ponerse de acuerdo. La legitimidad del G20 se verá severamente cuestionada si terminas la reunión con un G19”. La ministerial contiene todos los elementos para convertirse en un campo de batalla con múltiples frentes. Los países miembros de la Unión Europea (UE) asisten formando un sólido bloque. Defenderán el Acuerdo de París como único camino para combatir el calentamiento global y el libre comercio como vía para el crecimiento y el desarrollo sostenible.

Francia, Reino Unido, Italia, España y Holanda presumirán el principio de acuerdo entre la UE y Japón para crear una zona comercial que eliminará derechos arancelarios equivalentes a mil millones de euros al año para las empresas europeas. Intentarán presentarlo como un mensaje contra el proteccionismo.

Washington, por su parte, asiste dando la impresión de aislamiento. Su posición respecto al cambio climático es distinta a la del resto. “Fui electo para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no a los de París”, ha dicho Trump. Igual de opuesta es la visión de la Casa Blanca en materia comercial, el otro explosivo tema de la ministerial.

Se espera que Trump demande “comercio justo” para el mercado siderúrgico y pida acciones concretas para abordar el problema del exceso de producción mundial de acero. La administración estadounidense amenaza con frenar la importación de acero imponiendo aranceles punitivos, una medida que desencadenaría una guerra comercial.

“Si impone aranceles al acero de manera unilateral, Trump estará poniendo las relaciones trasatlánticas bajo gran estrés, particularmente entre Alemania y EU”, advierte Schmucker.

China, a su vez, se presentará en la reunión como el nuevo campeón del libre comercio y defensor del Acuerdo de París. “Los chinos desempeñarán un papel muy activo para mostrarse como los sucesores de EU tras abandonar la arena internacional”, asegura la analista. “Los rusos también buscarán sacar ventaja. Para Moscú es una oportunidad para mostrar su influencia en el G20 y restarle importancia al G8, del que fueron excluidos”.

En el ámbito climático, Europa, China y Rusia figuran en la misma cancha. En materia comercial, esta semana, en Moscú, el presidente chino Xi Jinping y el presidente ruso Vladimir Putin, pactaron profundizar la inversión y la cooperación económica.

El tercer punto sensible de la agenda es migración. Mientras que Europa se inclina por impulsar programas de apoyo para los países emisores y de tránsito para migrantes y refugiados, EU sólo habla de patrullaje y control fronterizo.

“Con o sin Estados Unidos habrá un comunicado final, la pregunta está en si hay avances o sólo es copia de la pasada cumbre”, señala la analista.

Schmucker no prevé que el resultado de la reunión tenga impacto en las aspiraciones electorales de Merkel. “Podrá echarle la culpa a Trump de los fracasos”. La canciller alemana intentará renovar su mandato en las elecciones federales que tendrán lugar en septiembre entrante. Schmucker sostiene que la popularidad de Trump entre los alemanes no supera 11%.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS