Putin expulsa de Rusia a 755 empleados de Estados Unidos

Advierte que “por el momento” no se tomarán más acciones; la medida es en represalia por las sanciones impuestas por Washington
El presidente ruso, Vladimir Putin, habla con el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, en la celebración de Día de la Armada, en San Petersburgo, Rusia. (ALEXANDER ZEMLIANICHENKO. EFE)
31/07/2017
01:28
Reuters y DPA
Moscú.
-A +A

El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció ayer que expulsará a 755 diplomáticos estadounidenses del país, la medida es una respuesta a la aprobación de una serie de sanciones contra Moscú por parte del Congreso de Estados Unidos.

“Debido a que más de mil personas, entre diplomáticos y personal de respaldo, están trabajando en Rusia, 755 deben poner fin a sus actividades en la Federación Rusa”, sostuvo Putin.

“Hemos estado esperando durante un largo tiempo por cambios positivos [en la actitud de Washington hacia Moscú], esperamos que la situación cambie”, señaló Putin en una entrevista con la emisora estatal VGTRK.

“Creí que debíamos demostrar que nosotros tampoco dejaremos nada sin responder”, añadió en la entrevista, citada por la agencia TASS.

El mandatario señaló que Rusia podría imponer otras medidas contra Estados Unidos, pero apuntó que “por el momento” está en contra de hacerlo.

El viernes, el Ministerio de Exteriores ruso había anticipado la expulsión de diplomáticos estadounidenses de su territorio.

En ese momento se informó que hasta el 1 de septiembre Washington debía reducir su personal diplomático en Rusia a 455 personas, pero en principio no se sabía cuántos debían salir del país.

La cifra de 455 es igual a la diplomáticos rusos que hay en la actualidad en Estados Unidos, después de que la Casa Blanca expulsara en diciembre pasado a 35 diplomáticos rusos, en una de las últimas medidas adoptadas por el ex presidente Barack Obama.

 

Además, se estableció que a partir del 1 de agosto se cerrarán dos viviendas en Moscú que son utilizadas por personal diplomático de Estados Unidos.

Moscú y Washington llevan meses enzarzados en una disputa por dos propiedades rusas en EU. Las autoridades estadounidenses creen que desde allí se llevaban a cabo operaciones de inteligencia y ataques de hackers, algo que Rusia niega. Los edificios, situados en Nueva York y Maryland, fueron cerrados.

El Congreso de Estados Unidos aprobó la semana pasada nuevas sanciones contra Rusia, Irán y Corea del Norte. Las medidas, aprobadas por abrumadora mayoría, serán enviada ahora al presidente Donald Trump para que las firme y convierta en ley.

La Casa Blanca señaló en la noche del viernes que el mandatario tiene previsto firmarla, pese a que miembros de su equipo habían hablado de un posible veto.

Las sanciones contra Moscú apuntan a los principales sectores económicos, entre ellos el energético, fundamental para Rusia.

Los legisladores castigan así el papel ruso en el conflicto en Ucrania, así como la presunta intervención de Moscú en las elecciones estadounidenses. Las sanciones ya existentes desde 2014 serán ampliadas y se aplicarán nuevas por el apoyo ruso al gobierno sirio.

Además, pusieron barreras a la política de Trump hacia Rusia, pues se aseguraron de que el presidente no pueda levantar las sanciones sin aprobación del Congreso. Los demócratas, pero también los republicanos, ven con suspicacia la cercanía entre su gobierno y el Kremlin.

El anuncio de Putin sobre la cantidad exacta de diplomáticos que deberán salir de Rusia se da al inicio de una gira de tres días del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, por países de Europa del Este.

En Estonia, donde se reunió con el primer ministro Juri Ratas, Pence dijo que EU está comprometido con la OTAN y con la defensa común del Este de Europa.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS