Maduro, con mayor número de presos políticos en 60 años en Venezuela

Un informe difundido por la Organización de Estados Americanos (OEA) reveló que la cifra aumentó de 117 prisioneros políticos en abril pasado a 498 el 25 de julio
Luis Almagro, secretario general de la OEA (Foto: EFE)
26/07/2017
20:15
José Meléndez/enviado
San José, Venezuela
-A +A

La Organización de Estados Americanos (OEA) certificó hoy que el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, alcanzó un récord sin precedentes en los últimos 60 años en Venezuela: llegó a 498 presos políticos, el número más alto desde la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, gobernante de 1952 a 1958.

El diplomático uruguayo Luis Almagro, secretario general de la OEA, recibió hoy en Washington una lista de prisioneros políticos que le presentó el Foro Penal Venezolano, una organización no estatal de defensa de los derechos humanos.

La OEA informó que, de acuerdo con el listado, antes de que el pasado primero de abril comenzaran las protestas de la oposición antichavista en contra del chavismo por las alteraciones del orden democrático, “el régimen en Venezuela contaba con 117 presos políticos”. “Esa cifra ha aumentado de manera exponencial durante las protestas hasta llegar a 498 presos políticos al 25 de julio; el número más alto desde la dictadura de Marcos Pérez Jiménez”, puntualizó.

Tras ser una pieza militar clave en los golpes de Estado ejecutados en 1945 y 1948, Pérez Jiménez se convirtió en miembro de las juntas que gobernaron en Venezuela y en diciembre de 1952 se convirtió en presidente con poderes dictatoriales hasta que fue depuesto en enero de 1958.

Almagro relató que “hoy recibimos la lista de presos políticos encarcelados en Venezuela que permanentemente actualiza la organización el Foro Penal Venezolano, la cual hemos certificado a los efectos del seguimiento de la situación de los mismos”.

El gobierno de Venezuela utiliza de manera sistemática la simultánea y periódica liberación y detención de presos políticos, conocido como efecto de “puerta giratoria”, subrayó.

“Se trata de una táctica para sembrar terror, silenciar voces disidentes o para sugerir su disposición a negociar, cuando en realidad lo ha hecho para aliviar la presión internacional, al mismo tiempo que sigue arrollando derechos y violando la constitución”, acusó.

Los principios democráticos, prosiguió, “simplemente no permiten el arresto ni la detención de una persona por sus ideas. La criminalización de las protestas, el hostigamiento, encarcelamiento y tortura de los opositores son prácticas típicas de un Estado dictatorial y las personas detenidas por el Gobierno venezolano por estas razones son presos de conciencia”.

“Acordamos con el Foro Penal Venezolano certificar periódicamente la lista, la cual será de referencia absoluta para impulsar el seguimiento de la liberación de todos los presos políticos, así como para el seguimiento de cualquier proceso que lleve adelante el régimen y que afecte la condición de éstos”, informó, al exigir la inmediata liberación de todos los reos políticos en Venezuela.

Aunque el venezolano Leopoldo López, una de las figuras emblemáticas del antichavismo y líder del partido Voluntad Popular, fue enviado a arresto domiciliario el pasado 8 de julio, en una decisión unilateral del chavismo, se mantiene como prisionero político. López, de 46 años, fue encarcelado en febrero de 2014 y condenado en octubre de 2015 a 13 años y nueve meses de cárcel por instigación pública y otros delitos.

Almagro ha sido en los últimos años un fuerte crítico en contra del gobierno chavista y denunciado con intensidad las violaciones a los derechos humanos en Venezuela y las que catalogó como rupturas del orden democrático en ese país. El 26 de abril pasado, el gobierno de Maduro decidió el retiro de Venezuela de la OEA y acusó a ese organismo de servir a los intereses imperialistas de Estados Unidos y de la oposición venezolana para atacar a la revolución bolivariana que comenzó a ser instalada en 1999 por Hugo Chávez, fallecido en 2013.

Maduro desconoce las resoluciones de la OEA sobre Venezuela, hundida en la más grave crisis política, institucional y socioeconómica desde la caída de Pérez Jiménez en 1958.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS