FBI y Europol desmantelan dos grandes webs criminales

AlphaBay y Hansa, parte de internet oscura, traficaban drogas y armas
El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció ayer en Washingto n el desmantelamiento de la red ilegal AlphaBay (AARON P. BERNSTEIN. REUTERS)
21/07/2017
01:22
EFE y DPA
Bruselas/Washington.
-A +A

La Europol anunció ayer que su colaboración con el FBI y la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA) ha permitido desmantelar dos de los principales mercados criminales en la llamada web oscura (dark web), AlphaBay y Hansa, que traficaban con drogas o armas.

Gracias a la investigación se pudo cerrar la infraestructura de una economía criminal encubierta responsable del tráfico de hasta 350 mil artículos ilegales como drogas, armas de fuego robadas, videos de pornografía infantil o software malicioso usado en ciberataques. “Este es el desmantelamiento de la internet profunda más grande de la historia”, anunció en una rueda de prensa en Washington el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions.

El titular de Justicia de Estados Unidos explicó que los dos portales, AlphaBay y Hansa, se encontraban en la dark net (web oscura), una parte de la deep web o internet profunda, a la que los simples usuarios no pueden acceder mediante los buscadores usuales, como Google o Yahoo.

AlphaBay es considerado el mercado clandestino más grande destinado a la venta de drogas, armas y otros productos ilegales que desde su creación, en 2014, ha hecho transacciones por un monto cercano a los mil millones de dólares. Previo a su cierre, esta web llegó a tener 200 mil usuarios registrados y 40 mil personas dedicadas a vender productos.

Hansa es considerado el tercer mayor mercado de la web oscura, con niveles similares a AlphaBay en el comercio de drogas y armas.

Para entrar a la internet profunda es necesario un buscador diferente: TOR, “The Onion Router”, que nació en el Laboratorio de Investigación Naval de EU como una forma de crear comunicaciones seguras para los militares. TOR está estructurado en nodos o capas (su símbolo es una cebolla roja), de forma que el usuario va saltando de una a otra, amparado por una capa de cifrado que impide que el servidor de destino conozca su IP, equivalente a un carnet de identidad en el mundo cibernético.

“Hoy algunos de los proveedores de drogas más prolíficos del mundo usan lo que se llama la web oscura, que es una colección de sitios web ocultos a los que sólo se puede acceder si uno enmascara su identidad y su ubicación”, explicó Sessions. En estos portales, mediante el pago de bitcoins, una moneda electrónica anónima, los usuarios pueden acceder a armas, drogas, identidades robadas y hasta a los manuales sobre cómo obtener un menor en países del sureste asiático.

“No se equivoquen, las fuerzas de la ley y la justicia afrontan un desafío por parte de delincuentes y organizaciones criminales transnacionales que creen que pueden cometer sus crímenes con impunidad desde las sombras”, dijo Sessions. “Este caso seguido por agentes dedicados y fiscales les dice que no están a salvo. No se pueden esconder. Los encontraremos”, agregó el fiscal.

El administrador de AlphaBay, el ciudadano canadiense Alexandre Cazes, de 25 años, fue arrestado el 5 de julio en Tailandia bajo múltiples cargos en EU por narcotráfico y lavado de dinero, entre otros delitos, pero se suicidó el 12 de julio mientras estaba detenido.

La operación involucró múltiples servidores en distintos países y cientos de millones de dólares en bitcoins y otras monedas virtuales, dijo el director interino del FBI, Andrew McCabe.

Además de cooperar con Europol, Estados Unidos recurrió a autoridades de Tailandia, Países Bajos, Lituania, Canadá y Reino Unido.

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS