El boom del porno hecho por y para mujeres gana terreno

El género suma cada vez más adeptas que se animan a mirarlo y a contarlo; según dicen, lo que más valoran son las escenas realistas y que las protagonistas ya no sean tan sólo objetos de deseo
(Foto: La Nación - Argentina - GDA / Gentileza Erika Lust)
01/07/2017
16:30
La Nación - Argentina / GDA
-A +A

La primera aproximación fue a partir de la serie de Netflix "Turned On" de la que había escuchado hablar entre amigas. Una tarde sin nada que hacer, decidió ver de qué se trataba. "La miré por curiosidad, porque me llamó la atención. Ahí había un capítulo donde hablaban de Erika Lust, la realizadora de películas de porno femenino y dije, ¿de qué se trata esto? Me dio por ver sus películas. Me gustan, tienen una estética femenina", dice Anna, de 32 años. Ella jura que nunca antes había tenido aproximación al mundo de la pornografía. Ni había sentido curiosidad.

Pero esto era distinto: acá había cuerpos sin implantes de silicón, historias un poco más interesantes, porque muchas de ellas surgían a partir de fantasías que les hacían llegar a la realizadora sueca mujeres reales. Hoy Anna confiesa que mira pornografía y lo dice con naturalidad, sin que le genere nada especial. "No es algo que ando contando por ahí. Pero soy abierta con el tema, me gusta ir corriendo límites. Considero que el porno es uno más que corrí".

El gran cambio en la industria del porno se dio con Internet: la mirada individual, privada, en un dispositivo personal, hizo que muchas mujeres accedieran a contenido hot de manera mucho más discreta. Según el observatorio de Internet en Argentina, el 64% de las personas que miran pornografía a través de un smartphone son mujeres. Y ellas permanecen más tiempo en sitios hot (poco más de 10 minutos) que los hombres (unos 9). Todo un símbolo de cómo han cambiado las cosas.

LA VISIÓN FEMENINA DEL PORNO
El otro gran cimbronazo fue el surgimiento de una mirada femenina en una industria siempre manejada por hombres, con realizadoras que cambiaron el enfoque y el rol de la mujer: de ser una mera compañera cuyo objetivo era darle placer al hombre, se empezó a contar historias donde el hombre también busca darle placer a su compañera. Además de Erika Lust, Lucie Blush y otras tantas directoras se pusieron detrás de cámara para filmar escenas de alto voltaje con estéticas cuidadas y con protagonistas "reales" que recrean una relación sexual bastante más cercana a lo que pasa dentro de las habitaciones de "la gente común", que lo que el género hecho por hombres venía mostrando.

"En el porno tradicional la mujer es vista como un objeto, existe una sumisión por el hombre a comparación del porno feminista donde las mujeres toman las riendas del asunto", dice Francesca Gnecchi, directora de Erotique Pink, una boutique erótica que es la única que tiene la licencia en Argentina para distribuir las películas de Lust.

"A las mujeres generalmente les gusta el cine erótico, que es un cine bastante más cercano a lo conocido como el porno feminista. En las películas hay una trama, está presente la famosa previa, y el relato te lleva de a poco al clímax como sucede en las relaciones sexuales reales. Esto es importante porque el porno tradicional va directo a la escena hot y la mujer en general no quiere ver directamente a un pareja teniendo sexo", dice Francesca, que se especializó en sexualidad humana en la Universidad Autónoma de Barcelona y ahora se encuentra cursando un máster en la Universidad de Chile.

Otra cuestión que genera empatía son las protagonistas: gordas, flacas, normales, madres, amas de casa, profesionales... El abanico es grande, aunque todas tienen algo en común: la búsqueda del placer. Los hombres también entran dentro de lo que puede llamarse un parámetro de normalidad: tamaños de pene promedio, con pelos en el cuerpo, pelados y con panza. "Son compañeros sexuales a los que les gusta obtener placer pero también darlo y dejan que la mujer pueda llevar las riendas de la relación".

Cnecchi sostiene que a pesar del empoderamiento femenino que se refleja en varios ámbitos de la vida, en el plano sexual falta un poco más. "Buscamos a través de la comercialización de las películas de Lust dar un empujoncito más, colaborar con el empoderamiento sexual de la mujer. Muchas mujeres encuentran en el porno femenino un nuevo mundo para compartir con sus parejas o ver solas y atreverse a ir un poco más allá".

Viviana Wapñarsky, psicóloga y sexóloga clínica, también habla del empoderamiento femenino, como motor para animarse a más: "La mujer se da más permisos que antes y habilita la posibilidad de ver porno sola o en pareja -sostiene-. Salió del lugar de cosa: decide y busca lo que le gusta y entonces empezaron a surgir realizadoras que le hablan de sus gustos, necesidades. El porno femenino es una novedad y como toda novedad explota hasta que encuentra su punto de equilibrio. También están las nuevas vías de acceso: ellas, como los hombres, también se pasan escenas por WhatsApp, se recomiendan películas. Circula y llega a todos lados, no es que hay que ir a buscarlo".

Para la sex coach Mariela Tesler, el porno femenino no sólo es una buena noticia para la mujer, que deja de estar en un lugar de objeto y pasa a ser sujeto -y muy activo- de esa relación, sino también para el hombre, que puede aprender cómo satisfacer a su pareja.

"Muchas vienen y me preguntan: ¿cómo le digo que quiero que me haga tal cosa? Además de decirlo claramente, yo les sugiero que miren porno femenino", asegura Tesler. Es un recurso no sólo para disparar el deseo, sino también para aprender. Ahí hay muchas ideas de previas, que es lo que más reclaman las mujeres a sus parejas", dice Tesler, creadora de Isabellina, una tienda online de juguetes sexuales.

"En la cama, la mujer indaga, propone. Y para proponer hay que conocer. Pero el porno tradicional enseñaba desde un lugar de falsedad porque te cuenta algo que en la vida real no existe: hombres superdotados, mujeres siempre dispuestas a tener sexo que llegan al orgasmo de su vida... La nueva pornografía plantea una imagen más real y concreta. Muestra una mujer sujeto, al natural, sin silicona, y con menos artificios", sostiene la especialista en sexualidad.

"Al consultorio venían mujeres diciendo que no tenían orgasmos. Y no era que no los tenían, sólo que no era como el de las películas", cuenta Wapñarsky. "Por eso hay que tener cuidado con eso que vemos y las (falsas) expectativas que generan. El porno tradicional está muy lejos de lo que pasa en una relación real y el femenino se acerca bastante más".

DE ESO SÍ SE HABLA
El tema del mensaje "real" que comunica este nuevo porno no es menor si se tiene en cuenta que en muchos casos la primera aproximación de los jóvenes a la sexualidad es a través de películas triple X. Lo cierto es que muchos chicos llegan al porno bastante antes de lo que un padre quisiera, a pesar de los filtros y demás recaudos que, como adulto, se intenten poner en los dispositivos móviles que los niños manejan a su antojo y fuera del radio parental.

De hecho, un reciente artículo publicado por The New York Times plantea la necesidad de que padres e hijos se sienten a hablar sobre pornografía. Entre otras cosas, porque esas imágenes explícitas (y muchas veces violentas) pueden moldear sus actitudes respecto al sexo y las relaciones de pareja.

"Cuando los adolescentes buscan material sexualmente explícito, parte de su motivación podría ser la curiosidad en torno a cómo sucede el sexo y cómo se ve. Puedes decirle a tus hijos «están actuando, hacen que las cosas luzcan placenteras pero hay una posibilidad de que no lo sean", propone uno de los especialistas consultados.

Wapñarsky reafirma la importancia de advertir a los jóvenes que eso que ven no es exactamente la realidad: "No está de más aclararlo porque si están esperando eso se van a desilusionar y frustrar -sostiene-. En este sentido el porno femenino es un avance, pero no deja de ser una ficción".

Una ficción que tiene cada vez más espectadoras y que gana audiencia gracias a que cuenta historias más reales. En definitiva, historias de sexo de gente común.

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS