Inicia juicio que podría costarle el cargo al presidente brasileño Michel Temer

El Tribunal de Brasil examina si la destituida Dilma Rousseff y el actual presidente Michel Temer, cometieron abusos de poder y si se beneficiaron de la red de corrupción de Petrobras
El presidente del Tribunal Superior Electoral, Gilma Mendes, preside una audiencia parte del proceso contra Dilma Rousseff y Michel Temer (Foto: EFE))
06/06/2017
19:18
AFP
Brasilia
-A +A

El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil empezó a juzgar el martes en Brasilia la validez de los comicios de 2014, en un caso que puede costarle el cargo al presidente Michel Temer, acosado por denuncias de corrupción.

El TSE examina si la fórmula Dilma Rousseff (PT, izquierda)-Michel Temer (PMDB, centroderecha), que resultó reelecta en esos comicios, cometió abusos de poder político y económico y se benefició de financiación ilegal procedente del megafraude a Petrobras.

Temer asumió la presidencia el año pasado, tras la destitución de Rousseff por el Congreso, acusada de manipular las cuentas públicas.

Los debates deben durar tres días, aunque muchos expertos coinciden en que hay muchas probabilidades de que se alargue por semanas si alguno de los siete magistrados del TSE pide "vista" para suspender el debate y revisar el caso.

El relator del caso, Herman Benjamin, expuso en un resumen de 24 páginas los fundamentos de las denuncias, que incluyen el "uso indebido de medios de comunicación" y la entrega de sumas "millonarias" a través de la petrolera estatal para los partidos de la coalición gobernante.

El proceso, que hasta hace poco parecía condenado al fracaso, cobró relevancia desde que el pasado 17 de mayo salió a luz una grabación en la que el presidente parece dar aval al pago de un soborno; la grabación fue entregada por ejecutivos del gigante cárnico JBS, en el marco de un acuerdo de delación premiada.

El escándalo disparó los pedidos de renuncia y de 'impeachment' contra Temer y el Supremo Tribunal Federal (STF) le abrió una investigación por presunta corrupción, organización criminal y obstrucción a la justicia.

Ante el interés suscitado por el caso, el TSE dispuso una sala especial con una pantalla e instaló otra pantalla en un pasillo, donde cerca de 100 periodistas seguían las deliberaciones.

Centenares de policías custodiaban el lugar, aunque apenas había unas decenas de manifestantes.

Después de Benjamin, comenzaron los alegatos de la acusación y de las defensas, limitados a 20 minutos.

El abogado de Rousseff, Flávio Caetano, pidió desestimar las delaciones premiadas Marcelo Odebrecht y de los expublicitarios del PT, asegurando que "mintieron". Rousseff, de ser declarada culpable, podría verse privada de derechos políticos durante ocho años.

El abogado de Temer, Marcus Vinicius Coelho, cuestionó la inclusión en el expediente de hechos que no figuraban en la acción judicial inicial.
lsm

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS