De "castigos inhumanos" a la pena de muerte, los países donde ser gay es delito

En muchos países, los homosexuales no sólo sufren acoso y discriminación, sino que enfrentan castigos -avalados por la ley- que van desde las multas y años de prisión, hasta los latigazos y la pena de muerte
(Foto: AFP)
24/06/2017
17:08
Ana Espinosa
-A +A

Multas, prisión, latigazos, cadena perpetua o incluso pena de muerte son algunos de los castigos que más de 70 países en el mundo contemplan para quienes mantienen una relación homosexual, según revela el informe “Homofobia de Estado 2017” de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILCA).

De acuerdo con el reporte, en 124 países en el mundo las relaciones entre personas adultas del mismo sexo no están criminalizadas. Algunos de estos nunca tuvieron disposiciones que penalizaran estos actos, mientras que otros las han derogado. Pese a ello, señala el organismo, en muchos de estos países, la comunidad LGBTTTI sufre una clara discriminación y estigmatización social.

LA PENA DE MUERTE
El mismo informe señala que existen 13 países en los que las relaciones entre personas del mismo sexo son castigadas con la pena de muerte.

En Arabia Saudí, Irán, Yemen y Sudán, esta condena se aplica de manera efectiva en todo su territorio bajo la ley Sharia o ley islámica. En Nigeria y Somalia sólo se aplica en algunas provincias, igualmente bajo la ley islámica.

En Irak y Siria, esta condena es implementada en los territorios ocupados en ambos países por el grupo extremista Estado Islámico (EI). Incluso se han difundido videos en las redes sociales donde yihadistas arrojan a hombres, acusados de ser gays, desde lo alto de edificios, tal como, aseguran, señala la ley islámica.

Aunque en Afganistán, Qatar, Pakistán, Mauritania y los Emiratos Árabes Unidos la pena de muerte por mantener relaciones homosexuales está codificada en la ley, esta no suele ser aplicada.

DE MULTAS A INHUMANOS CASTIGOS
En 71 países, señala el reporte, las relaciones homosexuales son consideradas ilegales y se condenan con castigos que la ONU ha señalado como “crueles, inhumanos y degradantes”.

En algunas de estas naciones, la ley sólo se aplica a hombres, pero en la mayoría se aplica también a las mujeres.

Según el informe de la ILCA, la mayoría de las naciones que castigan la homosexualidad están en África: Argelia estipula hasta 2 años de prisión; Etiopía 15 y Gambia da cadena perpetua, por poner algunos ejemplos.

Asia es el segundo continente con más países que criminalizan la homosexualidad. En India, por ejemplo, se castiga con hasta diez años de prisión “las relaciones carnales contra el orden de la naturaleza”. Aunque también hay algunos países en América que toman medidas similares, como Jamaica, Barbados, Granada o Guyana.

Además, algunos países -como Kenia, Camerún, Egipto, Uganda y Zambia- permiten, bajo ley, exámenes anales forzados y pruebas obligatorias de VIH y hepatitis B a hombres “sospechosos de conducta sexual con alguien de su mismo sexo”.

CRIMINALIZACIÓN MAQUILLADA
Por otro lado, existen al menos 19 países en el mundo que tienen leyes de promoción o propaganda y normas que regulan la moral y restringen la libertad de expresión en relación a la orientación sexual, entre ellos Rusia, Lituania, Egipto, Indonesia y Jordania.

CLÍNICAS Y TERAPIAS DE "CONVERSIÓN"
De acuerdo con la ILCA, hay algunos países donde existen las llamadas clínicas u hospitales que prometen tratamientos de "conversión" o "curar" la homosexualidad.

Aunque no están aceptados legalmente, estos sitios se manejan como clínicas contra las adicciones y llevan a cabo procedimientos no regulados, y a menudo tortuosos.

Sin embargo, en muchos países, el discurso sobre el uso de este tipo de prácticas resulta frecuentemente normalizado, sin que exista una disidencia clara e informada al respecto. 

Los casos más sonados actualmente son los de los llamados "campos de concentración de gays" en Chechenia. Pese a que las autoridades del territorio ruso que ha negado su existencia, algunos supervivientes han relatados las torturas y abusos vividos en estos lugares.
 

Artículo

“En Chechenia sólo podía mentir o morir por ser gay”

Gobierno asegura a Rusia que los dichos sobre homosexuales detenidos y asesinados en la región no tienen fundamento
“En Chechenia sólo podía mentir o morir por ser gay”“En Chechenia sólo podía mentir o morir por ser gay”

Otro caso es el de las clínicas de conversión en Ecuador que, aunque no son aceptadas por la ley, trabajan clandestinamente bajo el disfraz de tratamientos contra adicciones.

La fotógrafa Paola Paredes denunció mediante una serie de imágenes - recreadas tras entrevistar a las víctimas-, los abusos, torturas e incluso "violaciones correctivas" que sufren los internos en cientos de estos lugares que existen en el país sudamericano.
 

Artículo

Torturas y violaciones "correctivas", así son las "clínicas para gays" en Ecuador

Tras una profunda investigación, la fotógrafa Paola Paredes reveló lo que hay detrás de los cientos de "hospitales" que prometen “curar” la homosexualidad y que operan de manera clandestina en Ecuador
Torturas y violaciones "correctivas", así son las "clínicas para gays" en EcuadorTorturas y violaciones "correctivas", así son las "clínicas para gays" en Ecuador

MÉXICO
Nuestro país forma parte de las 124 naciones que no criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo.

En junio de 2015, la Corte Suprema de México declaró que era contrario a la Constitución que un Estado negara el reconocimiento de un matrimonio entre personas del mismo sexo válidamente celebrado en otro estado, pese a que no han faltado las voces, principalmente del Episcopado Mexicano, que aún se oponen al reconocimiento del matrimonio igualitario.

En el tema de la discriminación, en 2014 el artículo 9 de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación fue modificado para prohibir la incitación al odio y a la violencia. El artículo 1 de esta ley incluye las “preferencias sexuales” como uno de los motivos prohibidos. Las determinaciones federales también prohíben la discriminación laboral por estos motivos y los empleadores que incurran en ellos pueden enfrentar severas penas.

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS