Corea del Norte: ¿Cómo es la vida bajo el régimen de Kim Jong-un?

Norcorea es un país extremadamente hermético, que parece vivir en otra realidad y es considerado el más militarizado del mundo, pero también uno de los más pobres
(Foto: Reuters/Archivo)
03/05/2017
15:52
Agencias
-A +A

El día que llegó al poder, Kim Jong-un declaró que sus dos prioridades eran la carrera nuclear y un desarrollo económico que sacara a Corea del Norte de la miseria que la caracterizaba, tras la hambruna de los años 90.

En aquellos años, las sanciones internacionales, las inundaciones, la falta de ayudas externas y la mala gestión se cobraron la vida de cientos de miles de norcoreanos.

Luego de cinco años, estos son los resultados: Rascacielos, smartphones con acceso a intranet -una versión de Internet fuertemente restringida por las autoridades norcoreanas para evitar influencias externas- y tiendas abastecidas, aunque con una oferta limitada en sus productos.

En 2015, la periodista estadounidense Suki Kim logró infiltrarse en el hermético país y contó a "El Periódico" de España que los norcoreanos "no sabían que los televisores pudieran emitir más de un canal, ni qué era una tarjeta de crédito, ni qué ocurre en el resto del planeta. No sabian tampoco de las pirámides de Egipto, ni la Torre Eiffel, ni el Taj Mahal".

Y es que el hermetismo impuesto por la familia Kim desde 1948 ha provocado que ese país viva en otra realidad y haga pensar muchas veces que se ha detenido en el tiempo. Por eso resulta sorprendente cada vez que se difunden fotografías sobre el estilo de vida que llevan los norcoreanos.

Las imágenes más recientes fueron tomadas a mediados de abril del presente año, cuando el país comunista se vistió de gala para conmemorar los 105 años del nacimiento de Kim Il Sung, fundador de la actual Corea del Norte, la ideología juche y abuelo del actual dictador Kim Jong-un.

Fotógrafos de diferentes agencias noticiosas que fueron invitados para el homenaje al fallecido líder norcoreano pudieron captar postales de agricultores, pescadores, campesinos paseando en bicicleta, fábricas, soldados realizando rondas en amplias llanuras y contrastarlas con Pyongyang, la ciudad capital de altas torres residenciales, metro, un estadio de fútbol con capacidad para 70 mil espectadores (20 mil más que el Estadio Nacional peruano) y un asombroso zoológico.

En aquellos días, el dictador norcoreano inauguró el complejo habitacional de Ryomyong Street, de 5 mil viviendas, que reúne varios edificios y torres de diferentes formas, circulares, cúbicos u octagonales, dominados por un rascacielos de 70 pisos, de una altura de 234 metros. Se trata del tercer complejo de este tipo que se ha construido durante su régimen y se encuentra ubicado no lejos del Palacio del Sol Kumsusan, donde reposan los cuerpos de los dirigentes de Corea del Norte Kim Il-sung y Kim Jong-il, abuelo y padre respectivamente del actual líder.

El primer ministro Pak Pong-ju pronunció un discurso en el que elogió a Kim Jong-un y dijo que el proyecto residencial era una demostración del "espíritu de dedicación del pueblo y del ejército a aplicar, pase lo que pase, las órdenes del partido".

La vida cotidiana de los ciudadanos ha cambiado, sobre todo en las grandes ciudades. El régimen de Kim Jong-un permite ahora la venta a individuales y fábricas del excedente de la producción, una incipiente forma de capitalismo que recuerda a la implantada por China en los años 80.

El país, considerado el más militarizado del mundo por contar con cerca de 7 millones hombres entrenados entre soldados y guerrilleros, es también uno de los más pobres debido principalmente a las duras sanciones económicas impuestas sobre él. Pese a ello, el Gobierno ha asegurado haber incrementado en un 3% su presupuesto estatal el último año.

Una afirmación que no puede ser corroborada debido -nuevamente- a la negativa del Gobierno de emitir cifras oficiales. 

La tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte va en aumento.

El país liderado por Kim Jong-un acusó el martes a EU de llevar a la Península de Corea al borde de una guerra nuclear, luego de que bombarderos estratégicos del Pentágono realizaron ejercicios de entrenamiento junto a las fuerzas aéreas japonesas y surcoreanas, en otra muestra de su poderío militar.

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS