Indigentes y taxistas, los héroes del atentado en Manchester

Stephen Jones dormía en una calle adyacente al Manchester Arena cuando la explosión lo despertó y entonces corrió a ayudar a los "niños llenos de sangre que gritaban y lloraban"; como él, otros se convirtieron en héroes ante la tragedia
23/05/2017
21:11
Redacción
-A +A

Stephen Jones dormía en una calle adyacente al Manchester Arena cuando la explosión lo despertó. Chris Parker suele transitar cerca de la sala de conciertos para pedir dinero a los transeúntes. Ambos indigentes se convirtieron en héroes de la tragedia tras ayudar a las víctimas en los primeros minutos después del atentado.

"Eran niños, muchos niños llenos de sangre que gritaban y lloraban", explicó el martes a la cadena de televisión ITV, Stephen Jones, un hombre de rostro demacrado que vive en la calle desde hace más de un año.

"Tuvimos que retirar los clavos de los brazos, inclusive del rostro de una pequeña", agregó.

"El hecho de que sea un indigente, no implica que no tenga corazón", afirmó. "Es puro instinto ir a ayudar", sentenció.

Chris Parker, de 33 años, contó a la agencia británica Press Association que la fuerza de la explosión lo tumbó al suelo.

"Primero fui lanzado al suelo y después me levanté, pero en lugar de huir, mi instinto me empujó a correr e intentar ayudar", dijo al borde de las lágrimas.

Cuando llegó, el lugar estaba lleno de gente tirada en el suelo.

"Vi una niña pequeña (...) ya no tenía piernas. La envolví con una camiseta y le pregunté: '¿Dónde esta tu mamá y tu papá?", contó. La niña respondió que su papá estaba en el trabajo y que su madre estaba arriba, en la sala.

Artículo

La historia de Georgina, la joven fan de Ariana Grande que murió en Manchester

Tenía 18 años y estaba más que feliz tras el concierto de su artista favorito cuando un hombre se inmoló haciendo estallar una bomba en el Manchester Arena; Gina murió en la cama del hospital a causa de sus heridas
La historia de Georgina, la joven fan de Ariana Grande que murió en ManchesterLa historia de Georgina, la joven fan de Ariana Grande que murió en Manchester

LOS GRITOS Y EL OLOR

Muy afectado, Chris Parker contó como intentó reconfortar a una mujer, que finalmente murió en sus brazos.

"Ella murió en mis brazos. Tenía unos 60 años y me dijo que había venido con su familia", dijo.

"El suelo estaba lleno de pernos y tuercas. Algunas personas tenían agujeros en la espalda", describió. Parker contó que los recuerdos más vívidos son los gritos y el olor.

"Son los gritos lo que no consigo olvidar y también el olor (...) No quiero decir esto pero se sentía el olor de la carne chamuscada", detalló.

Stephen Jones contó que lo que vio le impide dormir, sobre todo los cuerpos sin vida de los niños en el suelo y las madres conmocionadas a su lado.

La más joven de las víctimas tenía ocho años.

El atentado suicida, reivindicado por el grupo Estado Islámico, que dejó 22 muertos y 59 heridos, se produjo en la noche del lunes a la salida de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

El martes, las colectas en internet había reunido cerca de 9 mil 400 libras (227 mil 513 pesos mexicanos) para Stephen Jones y más de 10 mil libras (242 mil 036 pesos mexicanos) para Chris.

Michael Johns, que lanzó la iniciativa para Chris, sin conocerlo, explicó en el portal que es necesario ayudar "a una de las personas más vulnerables" de la sociedad, que mostró mucho "valor y altruismo".

Artículo

¿Quiénes son las víctimas del atentado en Manchester?

Entre el público en el Arena Manchester había muchos niños y adolescentes, el perfil predominante entre los admiradores de Ariana Grande
¿Quiénes son las víctimas del atentado en Manchester?¿Quiénes son las víctimas del atentado en Manchester?

TAXISTAS CON CAPA

Pero estos valientes no fueron los únicos. Algunos taxistas ofrecieron trayectos gratuitos y provisiones de comida para facilitar las cosas. Harjinder S Kukreja, quien fue llamado “el taxista del turbante” en las redes sociales, ofreció sus servicios gratuitamente a través de su cuenta de Twitter.

"Intenté ayudar a toda la gente que lo necesitara. Había quien buscaba a su pareja, a otros les dejé en el hospital, no tenían dinero y se encontraban tirados sin nada. No había transporte público, las calles estaban cortadas, era muy difícil moverse", afirmó Kukreja.

"Vinieron taxistas de lugares tan alejados como Leeds o Yorkshire, para ayudar, para ayudar a la gente a llegar a sus destinos", explicó a la AFP Ahmad Nurein, un taxista de 50 años.

Artículo

Salman Abedi, el "chico callado" que perpetró el atentado en Manchester

Salman Abedi, un joven de 22 años, es el tercero de cuatro hijos de una familia de refugiados libios que escaparon del régimen del Coronel Muamar El Gadafi; es sospechoso de causar la muerte de 22 personas en Manchester
Salman Abedi, el "chico callado" que perpetró el atentado en ManchesterSalman Abedi, el "chico callado" que perpetró el atentado en Manchester

SOLIDARIDAD ANTE EL TERROR

Cherry Brown, responsable de un centro de donación de sangre, dijo a la AFP que la respuesta había sido "abrumadora", hasta el punto que las autoridades sanitarias salieron a afirmar que ya no necesitaban más sangre.

En las redes sociales abundaban las ofertas de alojamiento para los afectados, bajo la etiqueta "roomformanchester" (habitación para Manchester).

"A cualquiera que esté atrapado en Manchester esta noche, tengo una habitación libre y he preparado una sopa deliciosa", escribió Robyn Alexander.

Una colecta organizada por el diario Manchester Evening News para ayudar "a las familias de los muertos y los heridos" había reunido 350 mil libras (8 millones 471 mil 262 pesos mexicanos) a las seis horas de iniciarse.

*Con información de agencias

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS