Acusan a Temer de obstrucción de justicia en caso Lava Jato

En editorial, O Globo insta a mandatario de Brasil a dimitir; compañía dice que le pagó coimas por 4.6 millones de dólares
En la Avenida Paulista, en Sao Paulo, hay un muro lleno de carteles en contra del presidente de Brasil, Michel Temer, quien quedó mal parado tras nuevas confesiones en las que señalan que recibió sobornos. (FERNANDO BIZERRA JR. EFE)
20/05/2017
01:53
Agencias
Sao Paulo
-A +A

El presidente brasileño Michel Temer fue acusado ayer de obstrucción de justicia en el marco de la investigación Lava Jato sobre los sobornos en Petrobras, al tiempo que crecían las presiones para que renuncie. El diario brasileño O Globo, que filtró la grabación según la cual Temer avaló sobornos a un correligionario, afirmó en un editorial que el jefe de Estado “perdió las condiciones morales, éticas, políticas y administrativas para seguir gobernando”.

En un editorial colgado en su portal web, el rotativo, que forma parte del poderoso Grupo Globo, recuerda que “apoyó desde el primer momento el proyecto reformista” de Temer, quien llegó al poder hace un año tras la destitución de Dilma Rousseff.

“Pero la creencia en ese proyecto”, basado en medidas de austeridad como receta para sacar al país de la recesión, “no puede llevar al autoengaño, a la ceguera”, prosigue el editorial, al referirse al diálogo grabado entre Temer y el dueño del gigante de la alimentación JBS Joesley Batista, que tiene varios litigios pendientes con la justicia.

La corte suprema abrió una investigación tras la divulgación de las grabaciones, en las que Temer parece dar su anuencia al pago de sobornos para comprar el silencio del ex diputado Eduardo Cunha, encarcelado por corrupción. La justicia obtuvo el material en el marco de una delación premiada pactada con Batista y ejecutivos de JBS. Las confesiones pueden resultar tanto o más destructoras que las de ex ejecutivos de la constructora Odebrecht, implicada en el escándalo de los sobornos pagados a políticos para obtener contratos en Petrobras.

Al respecto, la fiscalía indicó: “Se verifica que [el senador suspendido] Aecio Neves, en articulación, entre otros, con el presidente Michel Temer, buscaron impedir que avancen las investigaciones de Lava Jato, sea por medio de medidas legislativas o por medio del control de nombramientos de los comisarios de la policía que conducirían las investigaciones”.

Mientras que los pormenores de la denuncia de Joesley Batista incriminaron ayer aún más a Temer.

Batista acusó a Temer ante la Justicia de haberle pedido sobornos desde 2010, según detalles publicados por varios medios brasileños, después de que el Tribunal Supremo levantara el secreto judicial a la denuncia del empresario. El monto de las coimas asciende al equivalente a 4.6 millones de dólares.

Pero Temer no es el único involucrado en esta red de corrupción: sus predecesores Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff están en la lista de presuntos beneficiarios de sobornos de JBS. Batista y Ricardo Saud, director de JBS, indicaron que la compañía pagó sobornos por alrededor de 50 millones de dólares en una cuenta en el exterior destinados a Lula y cerca de 30 millones en otra, también en el exterior, en beneficio de Rousseff. El despacho de abogados de Lula, Teixeira&Martins, afirmó que su cliente es inocente. Dilma consideró las acusaciones “improcedentes e inverosímiles”.

Saud aseguró que JBS financió las campañas de mil 829 candidatos de 28 partidos políticos en Brasil. En su declaración dijo que las donaciones suman cerca de 600 millones de reales (unos 184 millones de dólares) y que “todo son coimas”, salvo unos 4.5 millones de dólares. Destacó que de ese dinero de los sobornos, Temer se guardó unos 301 mil dólares para uso personal.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció ayer que mantiene “por ahora” su previsión de crecimiento de 0.2% este año en Brasil, pero que acompaña de cerca la aguda inestabilidad política que vive.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS