Trump defiende orden de despedir a jefe de FBI

Afirma que hace meses tenía dudas sobre desempeño de Comey; revelan que el funcionario pidió ampliar pesquisa sobre Rusia
11/05/2017
01:58
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington
Con información de agencias
-A +A

Ante la tormenta política que desató en Washington, la Casa Blanca dedicó la jornada de ayer a defender la decisión del presidente Donald Trump de despedir de forma fulminante al director del FBI, James Comey, y rechazó los reclamos para designar un fiscal especial que supervise la investigación sobre la presunta injerencia rusa en la campaña presidencial estadounidense, que estaba en manos de Comey.

El caso se complicó más cuando varios medios estadounidenses, entre ellos The New York Times y el Wall Street Journal, aseguraron que funcionarios públicos confirmaron que, una semana antes del despido, Comey pidió al Departamento de Justicia más recursos para profundizar en la investigación.

Ayer, CNN publicó una carta de despedida de Comey a sus amigos y agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) en la que dijo que no iba a “gastar tiempo en la decisión —de su despido— ni en la forma que se ejecutó”, y pidió a sus ex colegas seguir con el trabajo realizado hasta el momento. “Siempre he creído que el presidente puede despedir a un director del FBI por cualquier razón o sin razón”, empieza la misiva. “Como les dije antes, en tiempos turbulentos la población estadounidense debería ver el FBI como una roca de competencia, honestidad e independencia”, remarcó.

La administración Trump niega que las pesquisas sobre el papel que habría jugado Moscú para favorecer al magnate hayan tenido que ver con el despido y aseguró que la decisión no fue súbita, sino algo que se meditó durante meses, aunque todavía dos días antes de su toma de posesión, Trump alabó el trabajo de Comey.

Pero ayer, Sarah Huckabee Sanders, una de las portavoces de la Casa Blanca, subrayó que las dudas sobre el desempeño de Comey eran profundas en el presidente y que tras una reunión con el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, pidió que se redactara un informe sobre las dudas que existían en el sentido de si Comey era adecuado para el cargo. Esa sería la carta que el presidente usó como base para despedirlo . Huckabee señaló que el ex director del FBI cometió “una gran cantidad de errores” e incluso habló de supuestas “atrocidades” ligadas a que Comey habría pasado por alto jerarquías del Departamento de Justicia. “Fue una erosión de confianza”, insistió.

“No estaba haciendo un buen trabajo. Simplemente. No estaba haciendo un buen trabajo”, dijo Trump sobre el despido, frases que pronunció desde el Despacho Oval antes de reunirse con Henry Kissinger, ex secretario de Estado del gobierno de Richard Nixon, protagonista del escándalo Watergate que le costó el cargo y que muchos comparan ya con la trama rusa que afecta al actual gobierno. “Cuando se calmen las cosas, me lo van a agradecer”, dijo Trump vía Twitter.

Enojado porque la investigación de la trama rusa sigue vigente, Trump supuso que despedir a Comey iba a recibir el espaldarazo de los demócratas, quienes desde noviembre acusan al ahora ex director del FBI de hacer que Hillary Clinton perdiera las presidenciales al reabrir la pesquisa sobre su uso del correo electrónico. “Los demócratas se han quejado durante meses de Comey y ahora que está despedido pretenden estar ofendidos. ¡Falsos hipócritas!”, tuiteó Trump.

Pero los ataques han sido duros y la petición de profundizar en la investigación de forma independiente resuena cada vez más fuerte. Ni los republicanos han cerrado filas en torno al mandatario, y más de una docena de senadores de este partido expresaron su preocupación ante la decisión del magnate.

“El momento en que ocurre esto y las razones no tienen sentido para mí”, dijo el senador Ricard Burr, presidente del Comité de Inteligencia del Senado, que al igual que el FBI investiga los lazos de Rusia con la campaña de Trump. Dicho comité invitó al funcionario despedido Comey a comparecer en una audiencia pública para que explique en qué situación dejó la investigación. La administración rechaza que se requiera, como exigen los demócratas, nombrar un fiscal especial que investigue los presuntos lazos entre el entorno de Trump y Moscú. “No hay evidencia de colusión entre la campaña de Trump y Rusia... No pensamos que sea necesario”, dijo Huckabee.

Por la tarde, el presidente se reunió con el director interino del FBI, Andrew McCabe, mientras se empieza a hacer la selección de los candidatos a liderar la agencia de inteligencia.

El huracán coincidió con el anuncio, por parte del mismo Comité de Inteligencia del Senado, de que ordenó al general retirado Michael Flynn, ex asesor de seguridad nacional de Trump, comparecer para entregar documentos relacionados con Rusia que ya le habían sido solicitados en abril, pero él se negó a entregar. Hasta ahora, todas las comparecencias habían sido voluntarias.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS