Polémica en Italia por actuar de autoridades en naufragio

Grabaciones revelan que funcionarios de ese país y de Malta perdieron tiempo discutiendo quién iría al rescate
11/05/2017
02:11
AP y AFP
Roma.
-A +A

Una revista italiana obtuvo las grabaciones de llamadas telefónicas en el momento de un naufragio ocurrido en 2013, en que escucha a un padre sirio pidiendo ayuda desesperadamente durante horas mientras las autoridades Italia y Malta discutían sobre quién debía ir al rescate.

Unas 221 personas sobrevivieron al naufragio ocurrido el 11 de octubre del 2013 y 27 muertos fueron sacados del mar. No se sabe cuántos desaparecieron. El naufragio fue uno de dos ocurridos en el lapso de una semana y que llevaron al gobierno italiano a lanzar el operativo de rescate Mare Nostrum, que fue alabado a nivel internacional y que eventualmente engendró una iniciativa más amplia por parte de toda la Unión Europea.

Las grabaciones comienzan a las 12:39 p.m. del 11 de octubre con una llamada de Mohanad Jammo a la Guardia Costera italiana para reportar que su embarcación, con unas 300 personas, se hundía, y dio sus coordenadas. La Guardia le respondió que el barco estaba más cerca de Malta y le pidió llamarles a las autoridades maltesas.

Jammo les ruega ayudarle porque la batería de su teléfono se agotaba. “¡Nos vamos a hundir!”, se le oye gritar. Luego, las autoridades italianas y maltesas inician una discusión sobre quién está más cerca de la embarcación. Las grabaciones concluyen con los malteses llamando a los italianos a las 5:07 p.m. y diciéndoles que un avión suyo detectó el naufragio, y que había gente en el agua. “El buque se ha hundido”, dice la voz.

La Guardia Costera italiana respondió al artículo publicado el miércoles por la revista L’Espresso señalando que el suceso ocurrió en aguas de responsabilidad de Malta. Recordó además que fiscales italianos investigaron el caso y recomendaron descartarlo ya que no se cometió ningún crimen. L’Espresso dijo que Jammo fue rescatado junto con su esposa y uno de sus hijos, pero otros dos perecieron.

Ayer, casi 500 migrantes, hacinados en una embarcación que se hundía, fueron interceptados por los guardacostas libios cerca de la ciudad de Sabratha (oeste) cuando zarpaban en dirección a Italia. Entre los migrantes había 20 mujeres y un niño. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS